srcset

Decoración

Estilo francés. Un depto clásico para vivir como en una suite cinco estrellas

Arq. Eugenia Cides
Elena Tavelli
(0)
25 de marzo de 2019  • 16:02

Buenos Aires es la capital latinoamericana con más ejemplos de arquitectura francesa, y el barrio de Recoleta, su mayor reservorio. El arquitecto Marcelo Williams se dedica desde hace más de 30 años a reformarlos y ambientarlos. "Los departamentos de este estilo me apasionan, porque es donde mejor se puede jugar con los contrastes entre lo antiguo y lo nuevo", comenta.

El desafío particular en este piso sobre Avenida Alvear fue convertir una vivienda tradicional en un hogar de fin de semana con las comodidades de una verdadera suite de lujo con todas las comodidades de un hotel cinco estrellas. Es que sus dueños, que viven a 50km del Centro, buscaban un pied-à-terre que les permitiera asistir a eventos sociales y agasajar a sus amigos en grande sin que nadie tuviera que volverse manejando de noche.

En todos los ambientes, las cortinas -en este caso confeccionadas a mano en lino y seda (De Levie)- cuelgan de barrales de bronce niquelado de Milgrom, que se especializa, entre otras cosas, en reproducir herrajes tradicionales.
En todos los ambientes, las cortinas -en este caso confeccionadas a mano en lino y seda (De Levie)- cuelgan de barrales de bronce niquelado de Milgrom, que se especializa, entre otras cosas, en reproducir herrajes tradicionales. Crédito: Javier Picerno

"La intención fue lograr que el conjunto se pareciera lo máximo posible a una habitación importante de un hotel cinco estrellas. Que contara con bar, una recepción amplia y uno o más dormitorios en suite", explica el arq. Marcelo Williams

Durante la reforma, se pusieron a punto las aberturas originales, se restauraron y corrigieron las guardas del parquet de roble de Eslavonia, se completaron molduras y se mandaron a hacer los herrajes faltantes por especialistas, a imagen y semejanza de los originales en existencia. Todo para acentuar el encanto de época y favorecer, de ese modo, el contrapunto con el mobiliario y el arte contemporáneo.

"Con mis clientes siempre termino bien, y hasta entablando amistad: para ellos soy 'el negro Williams'. Me encanta trabajar así, porque llego a conocer sus gustos, estilo de vida y dinámicas familiares. Entiendo lo que buscan y, a partir de ahí, diseño".
"Con mis clientes siempre termino bien, y hasta entablando amistad: para ellos soy 'el negro Williams'. Me encanta trabajar así, porque llego a conocer sus gustos, estilo de vida y dinámicas familiares. Entiendo lo que buscan y, a partir de ahí, diseño". Crédito: Javier Picerno

El color de las paredes definió el resto de la paleta cromática: gris claro o negro para muebles y textiles; amarillo mostaza o cobre para los detalles
Arq. Marcelo Williams

El sofá en L hecho a medida por el Estudio se tapizó con un lino gris de Compañía del Comercio. Al fondo y dominando la escena, obra de Juan Ranieri hecha con la técnica de esgrafiado. Además, mesas de apoyo laqueadas en negro (Habito), mesa ratona y pufs giratorios (Habito). El tono elegido para toda el área social es el gris 'Despeñadero' (Alba). Las mantas rayadas (Home & Harmony) y los cómodos almohadones ofrecen un espacio ideal para hojear los libros de arte, moda, diseño y fotografía.

La alfombra en escala de grises (Habito) ofrece la posibilidad de jugar con su forma y disposición, ya que está compuesta por módulos intercambiables de 40x40cm.
La alfombra en escala de grises (Habito) ofrece la posibilidad de jugar con su forma y disposición, ya que está compuesta por módulos intercambiables de 40x40cm. Crédito: Javier Picerno

"Una de las ideas fundamentales fue armar una casa donde el arte estuviera presente en cada ambiente. Asesoré a mis clientes junto con entendidos como la artista Camila O'Gorman y el art dealer Roberto García, que organiza exposiciones en la galería del Palacio Duhau".

En el sector de la mesa no se colocó una lámpara colgante para evitar que interfiera con la pintura de Eduardo Hoffmann.
En el sector de la mesa no se colocó una lámpara colgante para evitar que interfiera con la pintura de Eduardo Hoffmann. Crédito: Javier Picerno

Este tipo de departamento suelen tener un living chico y un gran comedor. Siendo un proyecto pensado para recibir, se unificaron y, en vez de tomar el espacio con una mesa larga, se priorizó la nueva zona de bar.

En la barra de mármol Bardiglio (De Stefano) se empotró una cava. Banquetas en pana negra con tachas cromadas sobre el respaldo (Estudio Williams). Lámparas colgantes (Fábrica de Luz).
En la barra de mármol Bardiglio (De Stefano) se empotró una cava. Banquetas en pana negra con tachas cromadas sobre el respaldo (Estudio Williams). Lámparas colgantes (Fábrica de Luz). Crédito: Javier Picerno

"Mimetizamos las bibliotecas con la pared para destacar sus objetos -explica el arquitecto-. Además de libros, buscamos elementos que actuaran como hilos conductores de alguna temática en particular. En el living, relojes art déco; en el bar, mármol y botellas de colección".

Centro de mesa color mostaza (Habito). Sillas con apoyabrazos (Habito) tapizadas en cuero gris elefante. Frente al ventanal, escultura de Pablo Fracchia
Centro de mesa color mostaza (Habito). Sillas con apoyabrazos (Habito) tapizadas en cuero gris elefante. Frente al ventanal, escultura de Pablo Fracchia Crédito: Javier Picerno

La mesa de madera de lapacho teñida de negro y planchuelas de cobre es un diseño del arquitecto realizado por Pablo Ledesma. Una franja despojada separa el living del comedor, llamando la atención con pocas piezas de mucho carácter como la araña de cristal (George Home Couture) y la alfombra de seda (Mihran).

En el hall de entrada, lámpara estilo Midcentury (Fábrica de Luz).
En el hall de entrada, lámpara estilo Midcentury (Fábrica de Luz). Crédito: Javier Picerno

"Visitamos talleres y galerías en busca de obras con las que la pareja se sintiera identificada y las traíamos para probarlas in situ. Algunas no funcionaban y teníamos que volver a mirar. Los dueños de casa terminaron descubriendo una faceta de comprar arte que les encantó".

El gran espejo con marco de hierro (Paul French Gallery) refleja el par de banquetas negras (Habito), parte de las pinturas de Silvia Rubinson y la escultura en acero inoxidable de Eric Franco. Enfrente, sobre el mueble bajo de ébano de Macassar con detalles en bronce (Estudio Williams), obra de Juan Ranieri.

En el pasillo, lámparas colgantes tipo opalinas antiguas de Fábrica de Luz, que es de donde provienen todos los artefactos lumínicos de la casa.
En el pasillo, lámparas colgantes tipo opalinas antiguas de Fábrica de Luz, que es de donde provienen todos los artefactos lumínicos de la casa. Crédito: Javier Picerno

Para el sector privado y la cocina, se utilizó un tono más pálido, el 'Pájaro de Invierno' (Alba), con la idea de crear un clima más calmo. El amoblamiento de estilo clásico en laca off white con herrajes de cromo fue diseñado especialmente para este espacio, igual que la isla, más minimalista, de mármol de Carrara.

Electrodomésticos de Smeg y vajilla de Claudia Adorno. Las banquetas son un diseño del arquitecto.
Electrodomésticos de Smeg y vajilla de Claudia Adorno. Las banquetas son un diseño del arquitecto. Crédito: Javier Picerno

"En las paredes de las cocinas intento no usar revestimientos para dar mayor calidez, pero acá usé un machimbre laqueado del mismo color que los muebles, y lo repetí tanto en el pasillo como en el lavadero porque resultó muy bien".

En el baño de la derecha, espejo con marco de cristales cóncavos (Georges Home Couture).
En el baño de la derecha, espejo con marco de cristales cóncavos (Georges Home Couture). Crédito: Javier Picerno

En el baño de la izquierda, se cerró la ventana contigua al área de tocador con un espejo corredizo, que permite su apertura o la de un botiquín. Además, para una visión de cuerpo entero, las puertas originales se espejaron del lado que da hacia el dormitorio. Las paredes se revistieron con porcelanato gris de gran tamaño (SBG) que, al prescindir de juntas, da mayor sensación de amplitud. Sobre ambas mesadas de mármol, accesorios (Claudia Adorno).

Para darle calidez a este ambiente de techos tan altos, los pisos se cubrieron con una moquette 'Magnifika' de pura lana (Kalpakian).
Para darle calidez a este ambiente de techos tan altos, los pisos se cubrieron con una moquette 'Magnifika' de pura lana (Kalpakian). Crédito: Javier Picerno

El arquitecto aprovechó la altura del cielo raso para diseñar una cama con baldaquino de madera laqueada de negro y detalles en pana gris sobre su respaldo y larguero. Las mesas de luz y la cómoda son diseños del arquitecto realizados en cedro y paneles laqueados de negro. Frente a la cama, pintura con reminiscencias prerrafaelistas del artista Ricardo Celma. Además, almohadones y ropa de cama (Home & Harmony), y lámpara negra (Fábrica de Luz).

"Disfruto hacer la parte estética de una remodelación arquitectónica en conjunto con el cliente, porque muchas veces termino cuestionando esos preconceptos que sin darnos cuenta vamos construyendo con el paso de los años. Y eso está buenísimo".

Crédito: Javier Picerno

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?