Fermentos, los hongos que están de moda

Miso, kéfir, kombucha, las nuevas palabras entre los cultores de la alimentacón natural.
Miso, kéfir, kombucha, las nuevas palabras entre los cultores de la alimentacón natural.
Einat Rozenwasser
(0)
5 de junio de 2019  • 12:48

Son esos nombres raros que aparecen cada vez más seguido entre los que buscan aliados para la salud en la alimentación . No es que sean preparaciones nuevas, más bien todo lo contrario: los alimentos fermentados forman parte de nuestra dieta desde hace miles de años.

Para iniciar esta lista basta con nombrar al pan y a la cerveza, además de quesos y yogures y, sí, al vino.

Son el resultado de una transformación que se da a partir de microorganismos como bacterias y hongos , que se generan de forma natural o se añaden durante la preparación. Los azúcares presentes en cada alimento son los encargados de "empujar" este proceso cuando se convierten en alcohol y en dióxido de carbono.

¿El objetivo? Alargar la vida útil, transformar su textura o sabor y así mejorar su valor nutritivo y digestivo. A continuación, una pequeña guía para saber qué es cada uno.

Kimchi, el protagonista de la cocina coreana
Kimchi, el protagonista de la cocina coreana

Kimchi: Un plato tradicional de la cocina coreana. Se estima que se empezó a preparar en la frontera chino-coreana alrededor de los siglos XI-XII como una alternativa para poder preservar los vegetales durante los meses fríos. Era un trabajo compartido en familia y cada una tenía su receta. En la base, hortalizas como coles, pepinos y rábanos bien sazonados. Se sirve para acompañar distintos platos o se utiliza como base de guisos y sopas.

Miso: El resultado de la transformación de las semillas de soja por la acción del Koji, un hongo. Blanco, rojo o negro, lo que varía es la intensidad. Es un condimento que se consideraba curativo tanto en China como en Japón. Una vez cocidas, las semillas de soja se dejan fermentar solas o con otros cereales como cebada, mijo, trigo y arroz. Se puede sumar como saborizante a distintas carnes, pescados o usar como base de caldos y guisos.

Kombucha
Kombucha

Kombucha: Así se conoce a la preparación que es el resultado de la acción del hongo del té. De sabor ácido y levemente efervescente, se puede preparar con distintos sabores, siembre sobre la base de té, agua y azúcar. La fermentación lleva entre 10 y 20 días y el resultado es esa masa aglutinada que se conoce como kombucha o scoby, la comunidad de hongos propiamente dicha.

Kéfir: "Bendición", en turco. Es un fermentado a partir de la leche, muy parecido al yogur. Se le atribuyen beneficios para el intestino y también sobre las emociones. La diferencia con el yogur son, justamente, los gránulos característicos del kefir, un fermento vivo. Son los que se agregan a la leche para lograr el alimento final. Y ahí el punto clave de esta preparación: estos gránulos se consiguen en forma de donación de personas que los cultivan para consumo individual o de redes que buscan difundir este alimento.

El mundo bacteriano
El mundo bacteriano

También entran en esta categoría preparaciones como el Chucrut (ensalada de verduras fermentadas en salmuera, típica de Europa Central), el Tempeh (pastel de semillas de soja de la cocina del Sudeste Asiático) y el Kvass (bebida a base de remolacha o pan de centeno muy popular en Rusia).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.