Fiestas virtuales. La reinvención de la noche se vive puertas adentro

Fuente: LA NACION
Laura Marajofsky
(0)
8 de mayo de 2020  

"Los humanos somos una especie tan musical como lingüística", dijo alguna vez Oliver Sachs, y lo cierto es que el baile es una parte integral no solo de ser humanos, sino también de sentirnos conectados con un todo, en sincronía con otros. No extraña que en un momento como éste haga más falta que nunca juntarse, aunque sea virtualmente, a compartir con otros, y además, beneficiarnos de todas las sensaciones placenteras que el baile y la música nos conceden. "La decisión de llevarla online tuvo que ver con no tener muchos más canales para transmitir lo que transmite la Bresh", dispara Juan Ernesto Rodriguez Gravina Productor Artístico y DJ de la popular fiesta que en su pasaje al terreno virtual se ha vuelto un gran y sorpresivo éxito hasta para sus organizadores. "Empezamos a ser conscientes de la magnitud y de lo importante que es tener el espacio que da la BRESH el sábado a la noche; que hay gente que está sola y que le permite sentirse acompañada, gente que le hace olvidarse un ratito del contexto y ser un poco más feliz. Inclusive hay gente que la usa para cosas como un casamiento, el otro día hubo uno en el que usaron la música de la Bresh. Nos llegan mensajes de madres que lo ven con sus hijes más chicos, con sus abuelos, sus tíos, se pone también en circunstancias familiares, que es algo que antes no pasaba, y es muy loco".

La fiesta arrancó convocando 150 mil personas en la primera edición, con un pico de 25 mil visualizaciones en simultáneo y cerró el último fin de semana con 850 mil autoconvocados y con un pico de 84 mil visualizaciones. Las mismas se transmiten desde la comodidad del living de los distintos DJ, con un mínimo set decorado que evoca la estética de la fiesta. Pasaron más de un millón de personas por los vivos de la Bresh y sus organizadores además dan cuenta de un fenómeno que tiene que ver con trascender edades y territorios, ya que el evento es visto desde Uruguay, Ecuador Colombia y España entre otros países.

Pero los breshites no son los únicos devotos de las fiestas virtuales, contando las horas para el viernes o sábado, lookeándose para el dancing o armando previas por zoom. Una miríada de opciones se desarrolla en plena cuarentena, donde también hay eventos privados con invitación directa (y algunos espacios más calientes donde la consigna es "liberarse y jugar en espacios cuidados"). A Pura Cuarentena, por ejemplo, convoca desde la consiga de apertura y tiene como diferencial su comunidad en la que se promueve que todos sean protagonistas, invitando a la audiencia a disfrazarse y dar su mejor show. "Surgió el primer fin de semana de cuarentena cuando invitamos a nuestras personas conocidas. La difundimos por Instagram y Whatsapp para divertirnos ese sábado y probar llevar a la virtualidad lo que tanto nos gusta: la fiesta. A Pura Cuarentena, así la bautizamos, es una fiesta abierta, inclusiva, interactiva y gratuita en la que todos los participantes que estamos en la misma sala, y desde distintas partes del mundo, bailamos con disfraces, maquillaje, glitter y perfos", cuenta Pablo Redes, factotum de la fiesta.

Fuente: LA NACION

#APuraCuarentena se organiza por Zoom, ya van por su sexta edición y están superando las 100 personas simultáneas. Para unirse hay que escribir a @apuracuarentena. "Los participantes se fueron sumando de forma progresiva: empezamos con 30 y ahora promediamos las 250 personas por noche. La capacidad máxima de participantes simultáneos es 100. A medida que se libere la sala, van ingresando nuevos participantes. Hasta ahora, Cupido formó 20 parejas virtuales y recibió más de 100 consultas por noche. El sábado 9 de mayo vamos por nuestra séptima edición."

Bailar en los videos juegos

Existen otros formatos y lógicas de eventos bailables y hay quienes llevaron la celebración a las simulaciones o videojuegos. "La fiesta surgió básicamente del hecho de que nos aburrían mucho los formatos existentes de fiestas digitales, el livestream nos parece algo que no termina de simular la experiencia de un show o una fiesta porque existe solo como una bajada unilateral del artista hacia la gente y se pierde el contacto entre el público que conforma gran parte de la experiencia. Sentimos que Minecraft nos daba la posibilidad de diseñar experiencias para que la gente pueda 'pasar tiempo' con sus amigos en cuarentena, no simplemente mirándose las caras en un Zoom sino haciendo cosas juntos", relata Julián Príncipe creador de la Raventena, el primer festival de música argentino que se realiza dentro del videojuego Minecraft y que lleva unas 100 personas por edición con picos de 200 personas en shows populares y alrededor de 2500 visualizaciones por edición en Twitch (el servicio de streaming de videojuegos más popular).

Príncipe también enfatiza la complejidad en el armado de un festival virtual de estas características. "Cada edición del festival toma entre 2 o 3 semanas de laburo constante, somos 6 personas en el equipo y nos encargamos de construir desde cero el universo de cada edición. Trabajando alrededor de 8 horas por día en el servidor y planeando hasta el más mínimo detalle, desde construir las distintas estructuras explorables dentro del juego hasta programar la infraestructura del servidor".

Por su parte Julia Sbriller comenzó con el experimento danzado #BEC (BailarEnCasa) el primer fin de semana del aislamiento con la consigna de "Tiempos difíciles requieren danzas furiosas". "Cuando empezó esto pensé en la necesidad de movernos y buscar formas de encontrarnos. Propuse en redes mandarnos canciones para armar una playlist colectiva y colaborativa para bailar en casa. Recibí muchísimas canciones y generamos una lista larguísima y ecléctica de canciones. Después empecé a recibir videos de amigxs bailando en sus casas y me pareció un gesto hermoso". Hasta ahora llevan 4 ediciones, a cada una se sumaron entre 60 y 100 personas.

"Entiendo este momento de la humanidad como un momento muy extraño y al mismo tiempo cargado de belleza-cierra Julia-. Creo en la danza como una fuerza sanadora y comunicadora, muchos cuerpos bailando juntxs pueden mover muchísima energía".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.