Fue a sacar una gaseosa de una máquina expendedora y descubrió que un par de ojos lo miraban desde adentro