Todo lo recaudado por la venta será a beneficio de Fundación Si y de La Casa de Ronald McDonald
Todo lo recaudado por la venta será a beneficio de Fundación Si y de La Casa de Ronald McDonald
(0)
15 de noviembre de 2019  • 00:00

Si hablamos de solidaridad, la Fundación Sí y La Casa de Ronald McDonald siempre aparecen entre aquellos lugares de referencia. Y este viernes 15 ambos serán los grandes destinatarios del Gran Día de McDonald's, la jornada anual en la que miles de argentinos demuestran sus ganas de ayudar al que más lo necesita comprando un Big Mac porque saben que el dinero recaudado será donado a esas dos grandes causas.

Hoy los más 200 locales que tiene McDonald´s en todo el país se vestirán de fiesta y celebrarán al ritmo de "Gran Día", la canción que compuso Florencia Bertotti y que este año tuvo como intérpretes a Germán Tripel, El Polaco, Maia Reficco, Sofía Morandi, Florencia Otero, Mallena Allegretta y Darío Barassi.

Además, bajo el hashtag #MiMejorVersión artistas consagrados formaron duetos para también darse el gusto de cantarla: Fernando Dente y Vanesa Butera, Milagros Masini y Chule Von Wernich, Gege Neumann junto a su familia, la banda MyA integrada por Maxi Espíndola y Agustín Bernasconi, y Pili Pascual y José "El Purre" Giménez Zapiola.

Todos ellos se sumaron a la iniciativa con el único objetivo de ayudar, como lo harán los argentinos que elijan disfrutar hoy de un Big Mac. Muchos de ellos ya lo compraron por anticipado a través de la app de McDonald´s gracias a la alianza con Mercado Pago que estuvo vigente desde principios de mes hasta ayer.

"Por ahí uno no se imagina que con un acto tan sencillo como ir un día a comprarte una hamburguesa podemos cambiar la realidad de un montón de chicos", dijo Flor Bertotti en la previa a este Gran Día. Y no es para menos: las dos instituciones elegidas llevan años haciéndolo a puro corazón.

Grandes Causas

Uno de los programas de ayuda más reconocidos de la Fundación Si, dirigida por Manu Lozano, es el de sus Residencias Universitarias. Ubicadas en distintas ciudades del país, están destinadas a jóvenes egresados de secundarios rurales o alejados de los centros urbanos, donde se encuentra la oferta educativa universitaria y terciaria. Muchos de ellos ven dificultadas sus posibilidades de seguir estudiando para progresar.

Es el caso de Enzo, quien cuando terminó el secundario en Tucumán veía lejana la chance de poder ir a la universidad para estudiar psicología. Hasta que se enteró de las Residencias Universitarias, que brindan alojamiento, alimentos y una ayuda económica para la adquisición de material de estudio y viáticos, así como también asistencia médica, psicológica, psicopedagógica y de apoyo a quienes lo necesiten. "Cuando me presenté a la entrevista para ingresar a una residencia no dimensioné jamás poder estar donde estoy y estudiando lo que realmente amo que es la psicología", cuenta mientras cursa el primer año de la carrera. Hacia este proyecto de la Fundación Sí irá parte del dinero recaudado por la venta del Big Mac en el Gran Día.

Otra parte de lo que se recaude durante el Gran Día será a beneficio de La Casa Ronald, Asociación Argentina de Ayuda a la Infancia, que lleva más de 25 años trabajando en la Argentina con la misión de mantener a la familia cerca en un momento tan duro como lo es la enfermedad de un hijo.

Ludmila llegó a la Casa Ronald desde Ushuaia con tan solo 5 años junto a su mamá, Luciana, en julio de 2018 y después de un año de tratamiento oncológico. Los doctores locales le habían recomendado que lo mejor sería seguirlo en Buenos Aires, lo que significó que tengan que dejar su hogar. Sin embargo, encontraron un lugar de contención en la Casa Ronald de Almagro.

"No sabíamos cómo manejarnos en Capital, además, de los costos de enfrentar los tratamientos y el alojamiento. Entonces la oncóloga de Ludmila nos contó de La Casa Ronald, nos dijo que estaríamos mejor y cómo se podría beneficiar Ludmi estando con otros chicos, sentirse acompañada y abrirse al mundo. Así fue como llegamos a La Casita. Al principio nos costó adaptarnos, pero las voluntarias nos ayudaron un montón. A Ludmila, sobre todo, porque estaba triste y negada pero de a poco fue entrando en confianza, empezó a sumarse a los talleres y a hacerse de amiguitos. Todo eso nos hizo mucho más llevadero el tratamiento", detalla Luciana con mucha fuerza.

Son historias de vida y de esfuerzo que encuentran un apoyo importante. Y cada año, este se multiplica gracias a la solidaridad de todos los que un día como hoy eligen comprar un Big Mac.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.