Los miserables

El segundo gran musical del año, inspirado en la novela de Victor Hugo, acaba de lanzarse al ruedo con la misma puesta en escena que en Londres y Nueva York, pero con elenco argentino
El segundo gran musical del año, inspirado en la novela de Victor Hugo, acaba de lanzarse al ruedo con la misma puesta en escena que en Londres y Nueva York, pero con elenco argentino
(0)
24 de marzo de 2000  

Todo indica que éste será un año musical para la calle Corrientes, que de ser la que nunca duerme pasaría a ser la que siempre baila y canta.

Abrió el fuego la producción de Alejandro Romay, Mi bella dama, en El Nacional, y ahora le sigue los pasos la de Daniel Grinbank, Los miserables, en el Opera. Ambos siguen ese modelo de montaje que trae consigo a directores europeos o estadounidenses, aunque sus elencos se nutren de artistas argentinos.

Las cifras del éxito

Para el caso de Los miserables, que lleva trece años en cartel, bien vale un análisis de las cifras del espectáculo suministradas por la producción y acumuladas antes de su estreno local: se presentó en 30 países y 188 ciudades. Fue traducida a 18 idiomas. Fue vista por alrededor de 52 millones de personas. Ganó más de 50 premios, incluyendo un Grammy por el álbum de la versión de Broadway y un disco de platino por la grabación de la versión londinense. Más de cien personas se ven involucradas en las áreas artística y de producción en torno de cada puesta en escena.

La versión porteña es la misma que la londinense y la neoyorquina, pero con un elenco íntegramente nacional.

Francés de origen

El musical fue creado por Alain Boublil y Claude-Michel Schönberg basándose en la compleja, monumental novela de Victor Hugo (1802-1878), quien la escribió cuando tenía apenas 30 años.

El proyecto nació en París, en 1980, pero el éxito rotundo llegó con la producción del inglés Cameron Macintosh, quien les propuso trasladarlo a Londres. Desde 1985, Los miserables ocupa el escenario del Palace Theatre, donde se instaló luego de su estreno en el Barbican Theatre.

La historia se desarrolla en un París envuelto en aires revolucionarios, y concentra su relato en personajes de los márgenes sociales.

Entre los actores que los interpretarán hay algunos conocidos, como Juan Rodó, que será Javert en la ficción, o Rodolfo Valss, que asumirá el rol de Thernardier, y otros no tanto.

El papel de Jean Valjean, otro de los protagonistas, será interpretado por Carlos Víttori, quien, si bien no es todavía una estrella, trae consigo la curiosidad de haber asumido un riesgo en su vida. De publicista que era, un día dejó todo para dedicarse a cantar y ésta es una importante oportunidad en su carrera tardía.

Adaptada al español

Como ya anticipó a LA NACION en el suplemento de Espectáculos el director inglés Ken Caswell, responsable de la puesta, el hecho de que se seleccione un elenco sin figuras no es un asunto fortuito.

"Para Los miserables nunca se formaron elencos con figuras famosas -dice el director- porque la estrella es la música y la estructura del elenco es un ensamble. Lo que usualmente hacemos -agregó Caswell- es tranformar estas personas en estrellas. No necesitamos nombres famosos para esta obra."

La música, compuesta por Claude-Michel Schönberg y fundamental en el desarrollo del drama, será ejecutada por una orquesta de diecinueve músicos dirigidos por David White junto con Alberto Favero, que oficia de director musical residente.

En lo referente al texto, no se tratará solamente de una traducción del original en inglés, dada la dificultad de este trabajo, sino de una adaptación realizada por el jovencísimo Mariano Detri (25), imprescindible cuando se trata de traer al español un texto nacido en la lengua de William Shakespeare.

Los Miserables. Sobre la novela homónima de Víctor Hugo. Se presenta de martes a viernes, a las 20.30; sábados a las 21.30; y los domingos a las 19.30. Entradas desde los $15 hasta $50. Quienes necesiten adquirir entradas para concurrir en grupo pueden hacerlo comunicándose con Beatriz Acevedo poe el (15) 4170-3040

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.