srcset

Bienestar

Malos hábitos. Era RRPP de un boliche, hizo un pequeño cambio y obtuvo un gran beneficio

Jimena Barrionuevo
(0)
12 de mayo de 2020  • 00:55

Como todos los domingos, eran más de las doce del mediodía cuando un rayo de sol que se coló por la ventana le hizo abrir los ojos . Le costó levantarse, pero quería aprovechar el día. Sus amigos habían organizado un almuerzo y una jornada bajo el sol relajada en la pileta era un plan que le atraía.

La noche anterior, como tantas otras, había trabajado hasta las 4 de la madrugada . Si bien tenía un puesto como administrativa en una empresa importante de la zona comercial de Rosario, había aceptado la propuesta para ser Relaciones Públicas de un reconocido boliche de Santa Fe . "Siempre fui muy social y conozco mucha gente de diferentes ámbitos, por eso una vez me contactaron con los dueños de un boliche muy conocido en Rosario y me propusieron trabajar como relaciones públicas, invitando a gente conocida al VIP a cenar o tomar algo", recuerda Evelin Frugoli.

Pero, más allá de que realmente le divertía el aspecto social del trabajo, había un costado del asunto que comenzó a preocuparla. " No existía para mí levantarme un sábado o domingo antes de las 12 del mediodía. Y más adelante, a eso se sumaron las fiestas electrónicas . Cualquiera que haya estado en una, sabe de lo que hablo".

Por eso, con es carga encima, ese domingo, cuando la despertó el sol, sintió que había tocado fondo. Necesitaba hacer un cambio. Y sintió que en el deporte podía encontrar ese camino . "Me crié en Rosario y mis padres siempre hicieron hincapié en que mis dos hermanos y yo hiciéramos deporte. Por eso desde los ocho mi mamá me llevaba a las clases de tenis, que era el deporte que yo había elegido".

En la adolescencia continuó con ese estilo de vida. En la escuela jugaba al vóley y, por las tardes, también asistía a clases de tenis, natación y se movía en bicicleta a todos lados. Ya de adulta, en su época de agente de relaciones públicas, iba al gimnasio unas dos o tres veces por semana. "El click lo hice un domingo a la tarde, charlando con una amiga. Le conté que ya hacía un tiempo buscaba alguna actividad que realmente me apasionara pero que no la encontraba. Quería encontrar algo que me gustara tanto que me ayudara a vivir una vida más de día, en vez de una tan nocturna . Ella me sugirió que me anotara en un grupo de running y al otro día lo hice".

Paso a paso

Al principio, Evelin solo corría tres veces por semana. Y aunque el cansancio comenzó a notarse, con su base deportiva, pronto llegaron los fondos a su plan de entrenamiento. "Veía como una locura levantarse un domingo a las ocho de la mañana para salir a correr. Hasta que después de dos años de sostener el hábito, decidí dejar de trabajar como públicas y empecé a acostarme temprano. Así, sin buscarlo, el fondo de domingo se convirtió en una de las cosas que más disfrutaba en la semana . Salía a correr temprano, volvía a casa y me preparaba un rico desayuno".

Comenzó participando en carreras de 10k, luego 21k, hasta que un día se animó a la distancia madre: los 42k. "Así fue como a los dos años y medio de haber empezado a correr, debuté y me convertí en maratonista en una de las maratones más soñadas de los runners: los 42k de Nueva York. Actualmente soy embajadora de la marca Asics, entreno en Atenas Running Team de Rosario y he ganado mi medalla de Finisher en más de 30 carreras, incluyendo 3 maratones". Además, sin duda alguna, las experiencias que ha vivido sobre sus zapatillas la han llevado a conocer lugares increíbles dentro del país y alrededor del mundo.

Desde su cuenta en Instagram, Evelin inspira a runners y a los que aún no empezaron a correr, para que se animen al cambio. "Desde que comenzó la cuarentena, en un principio me propuse entrenar en mi casa 3 o 4 veces por semana con ejercicios de YouTube, pero al final no dejé de moverme ni siquiera un día. Hago clases en vivo de funcional, Body Attack y diferentes ejercicios para mantenerme en forma, con las endorfinas a tope y motivada para seguir en estado. La prioridad en este momento es cuidarnos entre todos, manteniendo la salud física y mental, y una gran ayuda para eso es seguir activos. Creo que un deporte te puede cambiar la vida y para bien. En mi caso la cambió rotundamente".

Compartí tu experiencia

Si viviste alguna experiencia que mejoró tu bienestar y calidad de vida (puede ser médica, alimenticia, deportiva, un viaje, sentimental, profesional o de otra índole), y querés compartirla en esta columna, escribí a bienestarlanacion@gmail.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.