srcset

Pocos Metros

Monoambiente. Se agrandó tras una reforma a distancia basada en la confianza

Viviana Alvarez
Carolina Otero
(0)
6 de junio de 2019  

La arquitecta Daiana Wolff salió airosa de un triple desafío: encarar una reforma integral, lograr una ambientación de impronta masculina y tener como cliente a un colega, el arquitecto correntino Oliverio Caprioglio, que compró un monoambiente poco atractivo pero muy bien ubicado como su pied à terre en Buenos Aires. La clave del éxito: confianza mutua y solvencia profesional.

En lugar de puerta tradicional, el baño hoy tiene una galponera sobre rieles.
En lugar de puerta tradicional, el baño hoy tiene una galponera sobre rieles. Crédito: Daniel Karp

El proyecto, que se prolongó durante casi tres meses, abarco la búsqueda del departamento, la reforma y la ambientación.

El arquitecto Oliverio Caprioglio, dueño de casa, y la arquitecta Daiana Wolff, a cargo de la reforma.
El arquitecto Oliverio Caprioglio, dueño de casa, y la arquitecta Daiana Wolff, a cargo de la reforma. Crédito: Daniel Karp

"Durante la obra fui una sola vez al departamento: seguí el proceso a través de las fotos que Daiana subía a Instagram. Para hacer un trabajo a distancia, es fundamental elegir en base a referencias confiables de amigos y conocidos".

Crédito: Daniel Karp

ANTES: La cocina estaba cerrada, y su puerta daba al pasillo de entrada. DESPUÉS: se tiró la pared y se puso en su lugar un mueble que, de un lado, funciona como recibidor y, del otro, como espacio de guardado (contiene incluso la heladera). De allí surge una barra con banquetas 'Tólix' (JB Lacroux Restoration) y lámparas colgantes 'Crux' (Ambos Lighting).

Crédito: Daniel Karp

ANTES: Viejos azulejos con dibujos, muebles de madera oscura y ventiluz. DESPUÉS: Se eliminó la conexión de gas para instalar una cocina eléctrica y se reemplazó el ventiluz por un paño con marco de aluminio oscuro. Se sumó un bajomesada y alacenas de madera laqueada con alzada de petiribí (Estudio Antología).

Qué se hizo

El departamento estaba muy deteriorado, excesivamente compartimentado y tenía problemas de humedad. Sin embargo, vimos que tenía potencial: una ventana a la calle y la ubicación perfecta
Arq. Daiana Wolff, del Estudio Antología

ANTES: estufa de tiro balanceado y AA de los viejos. Pintura de años con marcas de hollín y humedad por toda seña de identidad. DESPUÉS: se cambió la ventana por una con vidrio doble, cortinas de PVC con motor, marco de aluminio y sistema oscilobatiente de 3 posiciones.

La pared que quedó libre tras sacar el placard se pintó de 'Misty Moors', del catálogo de Pratt Lambert (Prestigio) para darle más profundidad a este nuevo espacio. Mesas de hierro con acabado brillante y mate (Estudio Antología).
La pared que quedó libre tras sacar el placard se pintó de 'Misty Moors', del catálogo de Pratt Lambert (Prestigio) para darle más profundidad a este nuevo espacio. Mesas de hierro con acabado brillante y mate (Estudio Antología). Crédito: Daniel Karp

El hueco que dejó el placard resultó perfecto para el sillón de 3,20m en forma de L de cuero color suela con patas de hierro roscado (diseño y ejecución de Estudio Antología) que pasa por debajo de la ventana y llega hasta la mocheta. En el techo generaron una moldura a la misma altura que la de la ventana con artefactos embutidos (Studio Luce).

Después de analizar alternativas, me decidí por un monoambiente, más abierto y funcional. También hice bastante hincapié en el diseño, el color y los materiales del sillón, una pieza fundamental
Arq. Oliverio Caprioglio, dueño de casa

El mueble sirve como respaldo y lugar de apoyo y guardado. En vez de lámparas de mesa, apliques con brazo móvil para ahorrar espacio y direccionar la luz a piacere. La puerta galponera (Estudio Antología) marca el acceso al vestidor y al baño. Apliques (Studio Luce). Manta (Casa Almacén).
El mueble sirve como respaldo y lugar de apoyo y guardado. En vez de lámparas de mesa, apliques con brazo móvil para ahorrar espacio y direccionar la luz a piacere. La puerta galponera (Estudio Antología) marca el acceso al vestidor y al baño. Apliques (Studio Luce). Manta (Casa Almacén). Crédito: Daniel Karp

El mueble-respaldo de petiribí, de 27cm de profundidad, tiene una garganta donde se colocó una tira de leds cuya luz realza la textura del ladrillo a la vista.

Crédito: Daniel Karp

ANTES: el baño tenía revestimientos de azulejos, pileta y ventiluz vertical. DESPUÉS: Se revestió de porcelanato (San Pietro) y se invirtió el orden de los sanitarios y la bañadera, que se reemplazó por un box de ducha. La mesada de Silestone ocupa toda la pared y tiene 23cm de profundidad, la medida que hay entre el marco de la puerta y la pared. El ventiluz se reemplazó por una raja horizontal con marco de aluminio negro.

Tanto las griferías como las luces se pintaron de negro mate para acentuar el toque sobrio del departamento.
Tanto las griferías como las luces se pintaron de negro mate para acentuar el toque sobrio del departamento. Crédito: Daniel Karp

Crédito: Daniel Karp

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.