"No puedo dormir": causas del insomnio, que es más recurrente en cuarentena

Más de un 30% de la población mundial padece insomnio, el conocido trastorno que dificulta el inicio y mantenimiento del sueño
Más de un 30% de la población mundial padece insomnio, el conocido trastorno que dificulta el inicio y mantenimiento del sueño Crédito: Shutterstock
(0)
27 de abril de 2020  • 16:10

"No puedo dormir", "Me despierto por la madrugada y no puedo volver a conciliar el sueño", "Tengo el sueño cambiado", son algunas de las frases más comunes cuando las personas se refieren al insomnio.

Aunque en ocasiones se le resta valor, el insomnio es un trastorno con el mismo nivel de complejidad que muchos otros. Por lo tanto, cada vez que uno mismo o un ser querido comentan con frecuencia "no puedo dormir", es prudente prestar especial atención y recordar algunas recomendaciones.

Población afectada por el insomnio

Si bien la frase "no puedo dormir" se escucha en personas de cualquier sexo y edad, como todo trastorno y enfermedad existe un público más propenso a padecerlo.

Las personas con enfermedades psiquiátricas o en pleno tratamiento psicológico en curso (trabajando sobre cuestiones de ansiedad, estrés, o incluso depresión), podrían sufrir como consecuencia el insomnio.

Los ancianos, mayores de 70 años, también pueden manifestar insomnio y dormir menos horas que el resto de la población.

Algunos estudios indican que las mujeres son más propensas al famoso "no puedo dormir", por distintas cuestiones hormonales.

El 60% de los casos de insomnio tiene una tendencia a cronificarse, y generalmente este hecho ocurre por factores psicológicos como el temor a no poder dormir nunca más y otras ideas frecuentes.

¿Qué es el insomnio y cuáles son sus síntomas?

Este trastorno del sueño repercute en muchas funciones vitales del organismo humano: disminuye la concentración y los niveles de energía física, se presentan algunas alteraciones en el comportamiento como la irritabilidad, y disminuye la calidad de vida.

De forma indirecta, cuando una persona expresa al menos tres veces por semana "no puedo dormir", se encuentra expuesta a un peligro.

Por ejemplo, si conduce un auto, sostiene una rutina deportiva o trabaja en contacto con el público, el riesgo a padecer accidentes es mayor que en las personas que duermen con normalidad, al menos 8 horas diarias.

Para identificar el insomnio es importante considerar algunos síntomas:

  • Expresión de cansancio en el rostro, palidez y ojeras.
  • En algunos casos, piel reseca.
  • Alteraciones severas del comportamiento: violencia, irritabilidad, agresividad.

Causas del insomnio

El insomnio puede derivar de muchas causas:

  • Alteraciones emocionales, causas psicológicas o psiquiátricas, tensiones, angustias y temores.
  • Alteraciones orgánicas y físicas, que derivan en estrés o incomodidad para dormir. Por ejemplo, si una persona padece una enfermedad que le genera dolor extremo, es probable que como consecuencia también padezca insomnio.
  • Ingesta de sustancias como la cafeína, el alcohol, o algunas bebidas con componentes estimulantes como las gaseosas y los tragos saborizados.
  • Condiciones ambientales que no dependen del individuo, como por ejemplo la temperatura (excesivo calor o frío), o algún fenómeno externo que produzca ruidos o molestias para lograr el sueño.

A través de todos estos síntomas y el adecuado seguimiento de un profesional de la salud es posible diagnosticar el insomnio y proceder al tratamiento correspondiente para ayudar al paciente.

¿Qué tratamiento seguir si no puedo dormir?

La buena noticia para todas las personas que padecen insomnio es que: existe un tratamiento. Hay solución para este molesto trastorno que en muchos casos puede durar por meses y años.

Lo ideal y más saludable es detectar la causa y trabajar contra ella.

Tratar las alteraciones emocionales con un plan psicológico, atacar la enfermedad de base que tiene como consecuencia el insomnio, evitar y si es necesario erradicar por completo la ingesta de las sustancias estimulantes, y considerar resolver las condiciones ambientales externas que perjudican el buen descanso.

Pero cuando todas estas alternativas no son posibles y el paciente sigue expresando "no puedo dormir", existen algunas soluciones naturales como las infusiones de tilo y otras sustancias relajantes y calmantes, o bien la ingesta de un fármaco recetado por el profesional responsable.

Algunas personas consideran otro tipo de terapias como la hipnosis, que se encuentran fuera del alcance de la medicina.

"No puedo dormir": una de las frases más recurrentes de la cuarentena

En tiempos de pandemia por el coronavirus, un gran porcentaje de la población modificó drásticamente su rutina y, con ella, sus horarios de sueño.

Además, según explican estudios de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, una situación como la actual, totalmente atípica e inusual, despierta en las personas emociones como la ansiedad, angustia, depresión y ambivalencia.

Todas ellas indicadas como causantes y síntomas del insomnio, y cuya repercusión en el bienestar físico y mental de las personas no es positivo en absoluto.

No obstante, el entretenimiento parece ser la mejor solución para el insomnio en cuarentena.

Los especialistas indican que el contenido audiovisual (películas, series, shows de televisión) y el entrenamiento físico "en casa" (yoga, pilates, bicicleta fija), son los caminos más efectivos para lograr cansancio durante el día y distracción al momento de dormir.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.