srcset

Lifestyle

No son mascotas. Aves, por qué siempre mejor libres que enjauladas

(0)
25 de octubre de 2020  • 00:00

En época de pandemia, nuestros jardines, balcones e incluso ventanas están siendo nuestro contacto con el mundo exterior. Las aves siempre están presentes, aunque sea una paloma, y es probable que en estos tiempos las observemos con más detalle.

El hombre por sí solo no puede sobrevivir en este planeta, necesita del equilibrio entre su flora y fauna, de ecosistemas saludables. En este momento tan especial, nuestra salud depende de nuestros afectos y de la naturaleza que nos rodea. Por eso disfrutamos tanto las permitidas salidas a caminar, a correr, a pasear por una plaza al aire libre. Todas esas necesidades me llevan a pensar en lo terrible que debe ser para un animal silvestre estar encerrado y, en el caso de un ave, incluso en una jaula espaciosa donde cada día se recibe comida y agua.

Cardenal común (Paroaria coronata). Como al resto de las aves, al encerrarlas, ven limitadas su capacidad de reproducción y otras tantas actividades vitales.
Cardenal común (Paroaria coronata). Como al resto de las aves, al encerrarlas, ven limitadas su capacidad de reproducción y otras tantas actividades vitales. Fuente: Jardín - Crédito: Susana Gómez

Les estaremos cortando la posibilidad de intercambio con miembros de su especie, su reproducción. Muchas hacen danzas nupciales, cortejos, marcan territorios, incluso algunas forman parejas de por vida, se acicalan las plumas juntos, se bañan, arman sus nidos -que deben ser seguros para soportar las inclemencias del tiempo y los depredadores-, la incubación de los huevos puede ser realizada por uno o los dos padres, comparten el cuidado de los pichones, un trabajo arduo que va desde la limpieza del nido hasta la alimentación y protección de la cría.

Cardenal Amarillo (Gubernatrix cristata). Está en extinción y es víctima de su utilización para la venta por su hermoso canto y colores.
Cardenal Amarillo (Gubernatrix cristata). Está en extinción y es víctima de su utilización para la venta por su hermoso canto y colores. Fuente: Jardín - Crédito: Susana Gómez

Todas estas acciones que se dan naturalmente son interrumpidas al encerrarlas. Muchas veces pienso que los cantos de las aves enjauladas son lamentos por su situación. Y para llegar ahí, en general, son capturadas con métodos crueles -como trampas, redes y hasta pegamento-, transportadas en pésimas condiciones, sufren estrés, miedo. Además, la mayoría no sobrevive: se dice que de diez aves atrapadas solo una llega a ser vendida.

Si vemos especies autóctonas a la venta en una feria o en la calle debemos denunciar. No hay que comprar y pensar en liberarlas, por dos razones: la primera, el vendedor seguirá cazando para hacer su negocio; y la segunda, es probable que ese animal no esté preparado para sobrevivir en el medio ambiente si no tiene una adaptación previa.

Cabecitanegra común (Spinus magellanicus), otra de las aves que suele capturarse en Argentina para ser enjaulada y vendida.
Cabecitanegra común (Spinus magellanicus), otra de las aves que suele capturarse en Argentina para ser enjaulada y vendida. Fuente: Jardín - Crédito: Susana Gómez

Hay muchas especies que sufren por tener cantos y colores hermosos, como por ejemplo el cardenal amarillo (Gubernatrix cristata), que está en extinción, el cardenal común, jilgueros, loros, cotorras, pepiteros, cabecitanegra común, y la lista sigue.

También debe tenerse en cuenta que los animales silvestres transmiten enfermedades al ser humano, que pueden ser virus, parásitos, hongos, bacterias. En el caso de las aves silvestres, una vez encerradas, pueden sufrir una zoonosis, la psitacosis, causada por un tipo de bacteria que se encuentra en los excrementos, especialmente de especies como loros y cotorras.

Cotorra (Myiopsitta monachus). Una especie que es habitual ver en muchas viviendas utilizada como mascota.
Cotorra (Myiopsitta monachus). Una especie que es habitual ver en muchas viviendas utilizada como mascota. Fuente: Jardín - Crédito: Susana Gómez

En estos tiempos de cuarentena, nosotros nos encerramos y dimos lugar a que distintas especies aparecieran donde antes no se veían. Por ejemplo,en el barrio de Olivos, provincia de Buenos Aires, apareció un hocó colorado (Tigrisoma lineatum). En libertad.

Por Susana Gómez, médica veterinaria, UNICEN, Tandil. Especialista en registros de fauna autóctona.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.