srcset

Tragos

Qué tragos podés preparar con amaro, la bebida que nos legaron los italianos

Rodolfo Reich
(0)
25 de septiembre de 2018  

"El renacimiento de los amari", tituló en enero de 2018 el sitio Ultimate Beverage. "El amaro suma dimensión a todo tipo de cócteles", aseguró en abril la revista Feast Magazine. "Tendencia americana por el amaro" fue la nota de la prestigiosa Wine Enthusiast, mientras el blog All the Swirl la catalogó como "trend de 2018". Incluso un diario masivo como The New York Times ya pronosticaba a finales de 2016: "¡Amaro para todo el mundo!". Tan solo una pequeña muestra de cómo algunos de los medios más influyentes en materia de bebidas y modas vienen alertando de un crecimiento que hoy es palpable en las mejores barras de todo el planeta: los amari (el plural de amaro), esas tradicionales bebidas nacidas originalmente en Italia y desparramadas por el mundo, con siglos de historia a sus espaldas, son hoy una de las estrellas de la coctelería moderna. Sabores herbales y complejos, desde los amargos más extremos a los dulces más equilibrados, les dan nueva vida a recetas clásicas y de autor.

Fuente: Archivo - Crédito: Xavier Martín

No es fácil definir qué es y qué no es un amaro. Para muchos, hay dos grandes interpretaciones. La más amplia y permisiva refiere al significado de la palabra, en italiano, "amargo". Y ahí entran bebidas muy conocidas para los argentinos, desde el consabido Fernet Branca a un listado que suma Campari, Jäggermeister, Cynar y los nacionales Amargo Obrero y Pineral, entre otros.

"Estos amari italianos se separan del resto por tener un perfecto equilibrio entre lo dulce y lo amargo, con una complejidad de sabores inmensa. En un cóctel aportan muchísimo, pero a la vez, y a diferencia de los otros, son también deliciosos cuando se los bebe solos, como digestivos", cuenta Emanuel Dobryden, bartender de Vico Wine Bar.

Luego, hay una definición más estricta, que incluye en exclusiva esas hermosas y algo misteriosas botellas italianas que llevan impresa la palabra "amaro" en la etiqueta. "Estos amari italianos se separan del resto por tener un perfecto equilibrio entre lo dulce y lo amargo, con una complejidad de sabores inmensa. En un cóctel aportan muchísimo, pero a la vez, y a diferencia de los otros, son también deliciosos cuando se los bebe solos, como digestivos", cuenta Emanuel Dobryden, bartender de Vico Wine Bar. Allí, en esta barra de Villa Crespo, conviven buenos amari italianos con marcas como Averna, Vecchio del Capo y Montenegro.

A diferencia de lo que pasa en otros países, en especial Estados Unidos, para Argentina los sabores amargos son parte de nuestra idiosincrasia. Y qué mejor que un buen amaro para comprobarlo.

Cuatro cócteles

Negroni Amber

Fuente: Archivo

Versión propia de un Negroni que sirve Emanuel Dobryden en Vico Wine Bar: "Es más fresca y fácil de beber que el original", explica.

• 30 ml de gin

• 30 ml de amaro Montenegro

• 45 ml de Cocchi Americano

Refrescar los tres ingredientes en un vaso de composición con abundante hielo entero. Colar en un vaso corto con una roca grande de hielo y decorar con hojas de lima kaffir.

Ancho Peucelle

Fuente: Archivo

Si hay un bar que, consecuentemente, ha demostrado su amor por los amargos, ese lugar es Doppel, en San Telmo. Allí, Ariel Figueroa sirve delicias que mezclan desde Fernet a Jäggermeister y Amargo Obrero.

• 22,5 ml de Amargo Obrero

• 22,5 ml de moscato

• 15 ml de Martini Bitter

• 7,5 ml de jugo de limón

• Extra Brut para completar

Servir en el orden descripto directamente en un vaso de trago largo con abundante hielo. Integrar con una cuchara larga y decorar con rodajas de naranja.

Black Manhattan

Fuente: Archivo

Uno de los nuevos clásicos mundiales que más bares ofrecen en el mundo. Un pequeño cambio en un ingrediente clave que logra una completa nueva expresión del famoso cóctel a base de whiskey.

• 60 ml de rye / bourbon whiskey

• 30 ml de amaro

• 1 golpe de Angostura Bitters

• 1 golpe de Orange Bitters

Refrescar todos los ingredientes en un vaso de composición con abundante hielo. Colar en una copa cóctel previamente refrescada. Decorar con una cereza.

Paper Plane

Fuente: Archivo - Crédito: Xavier Martín

En el genial bar nacido en Canadá y extrapolado a Palermo, el bartender Santiago Pérez ofrece esta versión de la receta creada originalmente por Sam Ross cuando estaba en el famoso Milk & Honey de Nueva York.

• 22,5 ml de Canadian Club Whiskey

• 22,5 ml de Aperol

• 22,5 ml de Amaro Montenegro

• 22,5 ml de jugo de limón

Batir todos los ingredientes con hielo. Colar en un vaso corto con hielo nuevo. Decorar con piel de pomelo rosado.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.