Diciembre es temporada de brindis y para no fallar a la hora de los descorches los expertos de Club BONVIVIR nos cuentan qué vinos tener en cuenta
Diciembre es temporada de brindis y para no fallar a la hora de los descorches los expertos de Club BONVIVIR nos cuentan qué vinos tener en cuenta
(0)
21 de noviembre de 2019  • 15:17

"Los argentinos no nos permitimos llegar a una reunión con las manos vacías y mucho menos recibir amigos o familiares sin algo rico para ofrecerles", comenta Alejandro Iglesias, sommelier de Club BONVIVIR. Por esto mismo, durante diciembre el encargado de elegir las etiquetas del club de vinos más importante del país recibe infinitas consultas de quiénes esperan dar con la botella ideal para una despedida de año con compañeros del trabajo o saber cuáles son los vinos que no deben faltar en la mesa navideña.

"Elegir un vino puede ser más difícil de lo que imaginamos pero siempre propongo romper con la rutina. Alguien va a llevar espumosos o tintos así que lo más divertido es animarse a caer con algo diferente. Hay miles de vinos para elegir, aún entre los clásicos, pero pocos se atreven a llegar con un rosado, por ejemplo, y estos vinos son geniales", completa el sommelier. Veamos entonces cuáles son las sugerencias de los expertos de Club BONVIVIR para lucirnos en cada choque de copas hasta el 1 de enero.

Espumantes, una fija no tan sencilla

Todos sabemos que en época de fiestas y celebraciones los vinos espumosos no pueden faltar. Pero saber qué tipo de burbujas es ideal para cada momento exige considerar algunos tips. Estos vinos ofrecen infinitas posibilidades de sabores. Por ejemplo, si la reunión es distendida, al mediodía, a la hora del brunch o para el aperitivo podemos lucirnos con algún espumoso Demi Sec o dulce y proponer cocteles frescos y sencillos con frutas frescas y hielo. Sin dudas sorprenderemos a muchos. Ahora si queremos mantenernos clásicos quizás convenga considerar un Extra Brut. Con su estilo versátil, seco pero no al extremo, siempre resulta amigable para todos los paladares y fácil de acompañar con los platos de estación. Pero si tenemos un encuentro más serio donde quizás el brindis llegue después de una cena, la mejor apuesta será un Brut Nature, el estilo más seco de todos los espumosos y también uno de los más complejos. Obvio que los espumosos además son ideales si deseamos lucirnos ante nuestros amigos o invitados, para este caso lo ideal será buscar alguna etiqueta ícono elaborada mediante el método tradicional, estas botellas siempre se reservan la expresión más elegante en materia de burbujas. Importante: no olvidemos enfriarlas antes del servirlas, preferentemente a unos 6 grados.

¿Brindamos con blancos?

¡Obvio que sí! Sobretodo con la calidad de vinos blancos que podemos encontrar hoy en el país. Al igual que con los espumosos dependerá mucho de la clase de reunión que tengamos pero diciembre es época de platos ligeros y muchos de éstos para comer fríos, tanto las entradas como los principales. Si es algo informal, tipo after office, lo mejor serán los blancos refrescantes y fáciles de beber como los Sauvignon Blanc, Pinot Gris y hasta Torrontés. Ahora si se trata de un almuerzo, caer con una botella de blanco hará la diferencia ya que seguro otros hayan llevado burbujas o tintos. Para este caso las cepas antes mencionadas funcionarán al igual que algún Viognier que por ofrecer más estructura siempre se acomoda mejor con la comida. Pero si el plan es una cena, la fija son los Chardonnay y de acuerdo a la intensidad o complejidad del menú podemos buscar aquellos más jóvenes o bien alguno añejado en roble. Como mencionábamos antes, en Argentina somos reacios a los vinos blancos y la verdad es que hoy están mejor que nunca y vale la pena aprovecharlos. Importante: buscar los más jóvenes del mercado nos asegura la mejor calidad y expresión.

Rosados, el brindis más cool

Así como los blancos pasan por su momento de gloria, los rosados marcan tendencia a nivel global. Proponer un brindis con una botella de algún rosé en la mano marcará la diferencia y por suerte estos vinos bien pueden reemplazar un espumoso, un blanco y hasta un tinto. Además, son la propuesta más cool, tanto por sabor como por imagen. Muchos de éstos llegan en botellas llamativas con diseños cautivantes. Si quisiéramos proponer un perfil elegante y sutil lo ideal es buscar entre los elaborados con Pinot Noir, Criolla o Cabernet Franc mientras que si vamos a acompañar algunos bocados quizás funcione mejor uno de Malbec. Importante: elegir vinos del año y buscar entre los que ofrecen colores sutiles, casi asalmonados. Ahí esta el secreto del mejor sabor y frescura de estos vinos.

Tintos para no equivocarnos

Por cada diez botellas de vino que se venden en Argentina, siete son de vino tinto y el Malbec es el preferido. Por esto mismo, quizás se hora de alternar con otras cepas o estilos. Sabemos que los tintos son lo mejor que ofrece nuestra vitivinicultura y el riesgo a equivocarnos es mínimo, pero elegir una vino para una despedida de año o para una cena familiar no es lo mismo. Para un plan con amigos o compañeros podemos pensar en un Pinot Noir, patagónico o mendocino, varietal ideal para acompañar tablas de fiambres, quesos o platos ligeros. Otros que se adaptan a esta situación son los de Bonarda o Syrah, vinos que gustan a muchos pero pocos eligen por lo que una buena botellas de ellos asombrará a más de uno. Lo más sofisticado en materia de tintos por estos días son los Cabernet Franc, cepa que se posiciona entre las de mayor potencial en el país. Con su perfil fresco, complejo y elegante es un vino que gusta con facilidad y bien puede acompañar clásicos de la cena navideña como un buen asado o un lechón pero también carnes magras y hasta platos fríos.

Los vinos de corte, mezcla de variedades son otra alternativa que muchos agradecerán y entre estos hay que indagar sobre el carácter de cada etiqueta ya que mientras un assemblage puede resultar potente otro podrá ser delicado.

De más está decir que un Malbec o un Cabernet jamás fallarán, tanto a la hora de los principales como para proponer los primeros brindis de la noche.

Como podemos observar, no existe un vino perfecto sino que hay cientos que pueden adaptarse a cada situación. Todo depende de cuanto queremos arriesgarnos a salir de la zona de confort que nos brindan los vinos conocidos. En estas fiestas no dejes pasar la oportunidad de sorprender a tus amigos y familiares con las mejores etiquetas de Argentina. Asociate a Club BONVIVIR y comenzá a recibir en tu casa nuevos vinos todos los meses. Llamá al 5555-6958 y sumate al club de vinos más grande del país y recibí 6 copas como regalo de bienvenida con tu primera selección haciendo clic acá.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.