Suscriptor digital
srcset

Paisajismo

Quién es James Hitchmough

(0)
13 de marzo de 2019  • 00:00

Observador, investigador, caminante, paisajista y provocador. El inglés James Hitchmough es de quien hablan hoy los que tienen relación con el paisajismo, la horticultura y la jardinería. Ha ido un paso más adelante en lo que al diseño naturalista se refiere. Con sus estudios de comunidades de plantas desarrolló métodos para asociar especies ecológicamente compatibles, formando tramas que imitan al paisaje natural en los jardines diseñados.

Sus investigaciones se centran en la reinterpretación de la vegetación herbácea, ecológicamente concebida, en el contexto cultural del espacio verde público urbano. Esto ha derivado en un gran volumen de investigación sobre la creación de comunidades de plantas nativas y exóticas para praderas, estepas y praderas ornamentales. Paralelamente ha llevado a cabo investigaciones complementarias basadas en la aplicación de metodologías de la psicología ambiental al diseño de la vegetación urbana. Por ello promueve jardines concebidos para que los parques urbanos transporten a los habitantes de las ciudades a un entorno natural.

Comunidad densa de plantas creada por James para el Olympic Park.
Comunidad densa de plantas creada por James para el Olympic Park. Fuente: Jardín

Ha escrito varios libros relacionados con el diseño y gestión de espacios verdes urbanos, así como múltiples ensayos y textos sobre el desarrollo y el impacto de plantaciones naturalistas. Su último libro, Sowing Beauty, publicado en 2017, abarca 30 años de investigación, pone foco en la capacidad de adaptación de las plantas con sus experiencias a campo, da instrucciones claras y precisas sobre cómo combina especies y la forma en que interactúa cada comunidad que crea.

Estudia cada especie conociendo cuáles son las condiciones extremas en donde la planta puede sobrevivir, algo muy valioso en tiempos de cambio climático y clima errático en cada lugar. Viaja por el mundo investigando y compartiendo sus conocimientos. En 2018, recibió –junto con Nigel Dunnett– el galardón Honorary Fellowship of the Kew Guild por sus servicios a la horticultura y al paisajismo.

Jardines drenantes que evitan las inundaciones y generan espacios naturales. Los transeúntes circulan más por las calles que poseen canteros que por las que no tienen propuestas verdes.
Jardines drenantes que evitan las inundaciones y generan espacios naturales. Los transeúntes circulan más por las calles que poseen canteros que por las que no tienen propuestas verdes. Fuente: Jardín - Crédito: Gentileza: Cristóbal Elgueta y Nélida Bazán.

Los comienzos

James se declara apasionado por la naturaleza desde su infancia. Desde niño se sintió atraído por el mundo natural y su padre era jardinero aficionado. "Leía y leía; cuando tenía 16 años conocía las plantas silvestres, recolectaba semillas y cultivaba. Había usurpado el jardín de mis padres en beneficio de mis investigaciones, lo había convertido en un pequeño jardín botánico", recuerda Hitchmough.

Su carrera profesional comenzó con un título de grado en Medio Ambiente en la Universidad de Bath y luego realizó una licenciatura en Arquitectura del Paisaje. "Allí vi que solo contaba el diseño, la mirada era desde la arquitectura, la planta estaba en un segundo plano…Curiosamente aún ocurre esto en la mayoría de las universidades del mundo". Luego de graduarse como arquitecto del paisaje, hizo un doctorado que analiza la construcción de bases de datos sobre nuevas tecnologías informáticas emergentes para respaldar sistemas de selección y uso de plantas. Terminado el doctorado, se fue a Australia, donde se dedicó a la docencia y la investigación hasta 1993, cuando regresó a Inglaterra y entró como profesor asociado en el Departamento del Paisaje de la Universidad de Sheffield en 1995, cargo que aún conserva.

Solo alguien muy ortodoxo puede centrarse solo en el cultivo de plantas nativas. Las plantas no saben de fronteras, los insectos tampoco
James Hitchmough

Allí se pone en primer plano el manejo vegetal en el aprendizaje del arquitecto paisajista, el uso de cada especie y cada ámbito con relación a mitigar sucesos climáticos, aumentar la biodiversidad para mejorar el ambiente, generar espacios a escala humana donde se persiga mejorar la calidad de vida, acercando a las personas a la naturaleza.

La floración estival se sostiene en invierno con la aparición de bulbos y cubresuelos en una sucesión de especies que van apareciendo en cada estación, evitando espacio para malezas invernales.
La floración estival se sostiene en invierno con la aparición de bulbos y cubresuelos en una sucesión de especies que van apareciendo en cada estación, evitando espacio para malezas invernales. Fuente: Jardín

En la actualidad

Además de seguir investigando y de la docencia, invierte su tiempo en su empresa de consultoría, James Hitchmough Design and Management LTD, y es asesor de LDA Design y de Tom Stuart-Smith Design. Tiene importantes proyectos en varias ciudades de China. Bajo la premisa de que sus espacios diseñados se asemejen al paisaje natural, James diseña para dar una sucesión de emocionantes experiencias estacionales. Lotus Lake, en el centro de Pekín, es un buen ejemplo de esto, que actualmente se encuentra en proceso de construcción y es un proyecto innovador en China. También está terminando "un jardín arbolado" para la Expo 2019 en Pekín, que será la máxima exposición de horticultura en este año.

James ha recorrido los 5 continentes reconociendo especies y comunidades de plantas.
James ha recorrido los 5 continentes reconociendo especies y comunidades de plantas. Fuente: Jardín - Crédito: Gentileza James Hitchmough.

Cada vez son más los proyectos de diferentes países que lo tienen en cuenta para que integre la flora nativa en paisajes diseñados, como los de la Universidad de Kwa Kwa de Sudáfrica y el Departamento de Arquitectura de la Universidad de Estambul. Podemos ver sus trabajos en su exquisita pradera en el Botánico de Oxford y el muy visitado London Olympic Park, donde, con su colega Nigel Dunnett y la paisajista Sarah Price, participaron desde el principio junto con un equipo interdisciplinario de arquitectos y urbanistas. Esto, sumado a su espacio experimental en Sheffield, en el que estudiantes de todas partes del mundo siguen bajo su tutela un método de control y manejo de parcelas donde va realizando sus combinaciones magistrales.

En su propio jardín, James Hitchmough cultiva 700 especies de plantas.
En su propio jardín, James Hitchmough cultiva 700 especies de plantas. Fuente: Jardín - Crédito: Gentileza: Cristóbal Elgueta y Nélida Bazán.

Cuando uno visita el jardín urbano de James, queda deslumbrado. Siempre hay plantas en plena actividad, porque a la floración otoñal le sigue una poda drástica que da a lugar a los bulbos de invierno. Entonces, ellos aportan vida al frío invierno de Sheffield, pero además cubren el suelo evitando el desarrollo de malezas tempranas. Para cuando los miles de bulbos terminan la floración, ya están los brotes de su magnífica comunidad de plantas que van brindando sutiles combinaciones de texturas y exquisitos colores que se suceden desde primavera hasta otoño. Es tan importante su jardín que lo fotografía desde 30 puntos fijos, aproximadamente cada 2 semanas, para obtener una comprensión completa de la dinámica espacial de 700 especies organizadas en la naturaleza. Es su laboratorio, donde se comunica con su mundo natural.

Texto: Mariela Schaer.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?