Récord Guinnes: la trágica historia de la mujer que se consagró como la más veloz del mundo

Jessi Combs alcanzó en agosto del año pasado el récord de velocidad de 841 km/h montada en un bólido de tres ruedas llamado North American Eagle
Jessi Combs alcanzó en agosto del año pasado el récord de velocidad de 841 km/h montada en un bólido de tres ruedas llamado North American Eagle Crédito: Instagram
(0)
6 de julio de 2020  • 16:50

El 27 agosto de 2019, Jessi Combs, una estadounidense de 39 años, se subió a su bólido de tres ruedas llamado North American Eagle con el objetivo de convertirse en la mujer más veloz de la historia en montar este tipo de vehículos. El hecho terminó de manera trágica: la muchacha se accidentó y murió.

El momento previo al fatal accidente de Jesse Combs.- Fuente: TMZ

01:11
Video

Pero ahora, casi un año más tarde, el Libro Guinness de los Récords anunció que, póstumamente, Combs había obtenido el récord femenino de velocidad en tierra. En el logro que le costó la vida, la mujer amante de la velocidad había alcanzado los 841.338 kilómetros por hora.

La mujer batió el récord femenino de velocidad en un vehículo de tres ruedas en el desierto de Alvord, en el sur del estado norteamericano de Oregon. Lo hizo en un vehículo propulsado por un motor a reacción de 52.000 CV, que llegó a alcanzar los 885 kilómetros por hora, aunque por razones técnicas se haya registrado la velocidad que quedó en el libro Guinness, que fue la que la mujer llevaba en el momento previo al accidente.

La mujer tenía el récord de velocidad en tierra en un vehículo de cuatro ruedas
La mujer tenía el récord de velocidad en tierra en un vehículo de cuatro ruedas Crédito: Captura video CNN

Con esta marca, oficializada a finales de junio, Combs superaba el hito anterior obtenido en 1976 por la conductora también estadounidense Kitty O'Neill, quien, en el mismo escenario y con otro vehículo de tres ruedas, había llegado a alcanzar una velocidad de 825 kilómetros por hora, según lo consigna la señal CNN.

Las causas del accidente de la flamante batidora del récord de rapidez femenina en tres ruedas habrían sido el impacto de algún elemento pequeño, como una piedra, en el tren delantero del vehículo. Al parecer, eso hizo que algo fallara en su rueda y provocó el violento final de la carrera, que dejó como saldo al North American Eagle incendiado y a la conductora sin vida.

El dolor de su pareja

La pareja de Combs, llamado Terry Madden, publicó en su cuenta de Instagram las sensaciones que tuvo al recibir la noticia de que su novia había ingresado al libro Guiness de los récords. "No hay récord que valga no tenerla a ella más aquí conmigo", escribió.

"Pero es algo que ella realmente quería lograr -agregó luego-, por mucho que me cueste entender a mí, que me pongo a llorar de solo volver a ver su coche. Estoy muy orgulloso de ella".

La pareja de Combs señaló que hubiera preferido tenerla a ella viva, más allá del récord alcanzado
La pareja de Combs señaló que hubiera preferido tenerla a ella viva, más allá del récord alcanzado Crédito: Instagram

El novio de Combs también contó algunos detalles de cómo transcurrió ese día, tan trascendente como trágico: "Ella se despertó esa mañana y me dijo: 'Dale, vamos a hacer historia', y pasamos un día genial'".

Finalmente, el hombre informó que ese era "el último récord" que ella pretendía batir y se lamentó de no haberla convencido de que no se subiera a ese vehículo que marcó su destino final.

Una leyenda del automovilismo

Combs era una leyenda en la industria automotriz. Su currículum estaba lleno de logros: fue la primera mujer en colocarse en la categoría automovilista Ultra4 y la primera mujer en competir en The Race of Gentlemen.

También conducía programas televisivos relacionados a las novedades y a diferentes aspectos de la industria del automotor.

Había batido previamente el récord como la mujer más rápida en cuatro ruedas en 2013, cuando estableció una marca de 398 mph en el North American Eagle Supersonic Speed challenger.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.