Un cazador de tesoros pasó cinco años preso por negarse a revelar dónde escondió un millonario botín