Un chimpancé aprovechó que su cuidador olvidó una escoba y se puso a limpiar su jaula