Una casa decorada para la Navidad

Crédito: Peggy Janssen
Con adornos sintéticos y en colores poco usuales como el gris, el cobre y el negro, el clima festivo alcanza cada rincón de esta casa en Holanda
Peggy Janssen
Features More
(0)
20 de diciembre de 2015  • 15:01

La chimenea de basalto belga tiene frente antiguo y laterales hechos a medida para conservar su carácter señorial. En contraste, el espejo clásico se modernizó con una mano de pintura negra. Arriba, letras de madera que, por tener un diseño y mensaje que trascienden lo estrictamente navideño, pueden mantenerse después de las Fiestas.

Crédito: Peggy Janssen

Maaike van Haperen, la dueña de casa, tiene su propia línea de muebles y objetos antiguos, Pronck & Praal. Sobre la cajonera –su primera compra en un mercado de pulgas– vasija clásica que pintó en gris mate para darle un toque actual. El enrejado enmarcado (Van Goeden Huize) se usa en esta época para colgar esferas navideñas y pequeñas obras temáticas de su hija Fee. El gran árbol (natural y fresco, como es costumbre en el país) se completa con adornos heredados o hallados en ferias. Al lado, puf tejido (Loods 5) sobre el piso de roble francés desgastado.

Crédito: Peggy Janssen

Mesa vintage (Le Tresor) con ‘blend’ de sillas compradas en ferias y pintadas de blanco. Camino de mesa de lino y árbol portavelas con brazos móviles (Van Goeden Huize). Sobre el sofá gris grafito (Goossens), manta tejida (Goeden Huize). Como mesa ratona, un baúl antiguo que Maaike pintó exactamente en el mismo tono.

Crédito: Peggy Janssen

Sobre el mueble de madera que Maaike pintó de gris elefante, una vieja bolsa de estirada como un lienzo en un bastidor y una colección de flechas antiguas que su marido, Focco, compró en un viaje. La impronta navideña se sugiere con un gran candelabro plateado (Pol’s Potten), una estrella de corteza patinada (Van Goeden Huize) y dos portavelas hechos en casa.

Crédito: Peggy Janssen

Una puerta corrediza de vidrio separa el comedor de la cocina. Diseño de Martens & Dochters, se diagramó con una cómoda isla. Arriba, una estantería construida por el padre de Maaike sirve como exhibidor para su colección de utensilios de cocina, y se convierte en un cálido rincón navideño con una guirnalda de luces y letras sobre el estante. Debajo, muffins caseros y granola hechos y empaquetados por Maaike para regalar.

Crédito: Peggy Janssen

El piso del pasillo que separa la cocina-comedor de la oficina de Maaike se hizo con calcáreos rescatados de una antigua casa francesa. El banco, que viene de una capilla de la zona, y el maniquí, capricho traído de un viaje, fueron tomados por objetos navideños.

Crédito: Peggy Janssen

Crédito: Peggy Janssen

Agrupadas, una mesa angosta blanca, obra del padre de Maaike, y otra gris, comprada a una colega (Yvonne’s Brocante), forman la superficie de trabajo. La lámpara es un clásico diseño de Ingo Mauer comprado por internet (Markplaats).

Crédito: Peggy Janssen

El papá de Maaike también usó su talento carpintero para construir la cama. A los pies, un baúl antiguo rompe con el blanco. Cortinas de lino (Hennes & Maurits).

Crédito: Peggy Janssen

La cuna (Bambam) se pintó de blanco para continuar con la línea del piso y el revestimiento del techo a dos aguas. Colgadas, una corona con tul, un vestido y pequeñas zapatillas de ballet (Brocanterie Dèjá Vu) arman una elegante escenografía infantil. Como en el resto de la casa, la impronta navideña se cuela con discreción y naturalidad: un árbol rosa pálido con los adornos preferidos de Fee apoyado sobre las cajas antiguas (Pronck & Praal).

Crédito: Peggy Janssen

La base para el baño fueron los cerámicos vintage (Martens & Dochters). El estilo se acompañó con una escalera a modo de toallero y un revestimiento de madera en la bañera, realizado por el padre de Maaike. Como detalles de temporada, un pequeño árbol sobre el antiguo mueble de boticario y un velón en el piso. En el descanso de la escalera, dos baúles antiguos que se usan como espacio extra de guardado se vistieron con una guirnalda, un fanal (Van Goeden Huize) y el oso polar de porcelana que Focco compró en una feria.

Crédito: Peggy Janssen

Texto: Bárbara Orlando.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.