Arte y política. Realidad en tensión