Reseña. Sigo aquí, de Maggie O'Farrell

Celebración de la vida, aun en su fragilidad
Felipe Fernández
(0)
18 de enero de 2020  

"Cuando eres pequeña, nadie te dice que vas a morir. Tienes que averiguarlo por ti misma", dice Maggie O'Farrell en Sigo aquí, al referirse a los padecimientos que soportó a causa de la encefalitis aguda que contrajo a los ocho años y que le dejó severas secuelas motrices.

Este libro autobiográfico reúne diecisiete experiencias cercanas a la muerte. O'Farrell (Coleraine, Irlanda del Norte, 1972) habla de las dos ocasiones en las que estuvo a punto de ahogarse en el mar y de la vez que casi la atropella un auto. Recuerda el día en que un ladrón le puso un machete en la garganta, su encuentro con un violador en la cima de una montaña, su viaje en un avión que pudo haberse estrellado y el peligro que corrió al aceptar ser la asistente de un lanzador de cuchillos. Cuenta también que por culpa de una negligencia médica debió ser sometida a una cesárea de urgencia en un parto que por poco le cuesta la vida y cómo en una comarca remota una ameba parásita se le metió en los intestinos y le provocó una infección mortal que fue tratada con un antibiótico para caballos.

La escritora irlandesa considera que estas situaciones extremas -enmarcadas dentro de distintos momentos de su vida- no son nada único ni excepcional. En su manera de relatar -precisa y minuciosa- hay un austero apasionamiento que desafía, intriga y conmueve como si trasluciera una fortaleza espiritual construida a lo largo de la paciente superación de muchos quebrantos.

A pesar de las circunstancias adversas que ha enfrentado, O'Farrell elude la tentación de compadecerse a sí misma y no incurre en sentimentalismos banales, aun cuando habla de un hijo no nacido o de una hija que sufre de anafilaxia y debe resistir unas trece reacciones alérgicas al año.

Muchos de estos "roces con la muerte" sorprendieron a la autora mientras se hallaba de viaje. Ella explica esta profunda necesidad de viajar como una forma de calmar el anhelo de escapar "de los días normales" y sentir "el impacto físico y mental de estar en un sitio nuevo".

En una oportunidad tuvo una experiencia extracorporal en la que supo con certeza que su trayecto existencial dentro del tiempo cósmico sería insignificante y percibió su muerte como una persona que siempre se hallaba a su lado. Esta misma conciencia de la fragilidad de la vida es la que la impulsa a celebrarla en este libro

SIGO AQUÍ

Maggie O'Farrell

Libros del Asteroide

Trad.: Concha Cardeñoso Sáenz de Miera

268 páginas, $ 1600

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.