Alberto-Mauricio, el abrazo de la historia

Martín Rodríguez Yebra
Rivales, no enemigos; el gesto entre Fernández y Macri
Rivales, no enemigos; el gesto entre Fernández y Macri Fuente: AFP - Crédito: Ronaldo Schemidt
(0)
11 de diciembre de 2019  

Sonrisas, ojos vidriosos, unas palabras susurradas al oído, el apretujón de dos tipos grandes en una encrucijada de sus vidas. En la extraordinaria normalidad de ese instante, Alberto Fernández y Mauricio Macri son como dos enemigos que se atrevieran a un abrazo fraternal, convertidos al cabo de tanta batalla en serenos adversarios.

La historia de este 10 de diciembre podría empezar a contarse con ese saludo fundacional. La posibilidad de un país en el que no se pisotee al que piensa distinto, en el que se discutan ideas de manera firme pero respetuosa. En donde la ley sea sagrada. Sin persecuciones de ninguna clase. Con líderes capaces de anteponer el interés público al impulso de sus egos.

Alberto Fernández pareció calibrar el gesto con su discurso. Llamó a "despojarnos del rencor que cargamos". Convocó a debatir políticas de largo plazo, con la oposición invitada. Fue rebautizado por la locutora oficial -hay que suponer que por pedido de él- "el presidente de la unidad de los argentinos".

La declaración de intenciones trazaba una línea imaginaria a su izquierda, donde se ubicó la vicepresidenta Cristina Kirchner. Ella, que se negó hace cuatro años a entregarle la banda y el bastón presidencial a Macri y que ayer ni siquiera se dignó mirar a los ojos al presidente saliente cuando él le tendió la mano.

Hay un mundo de distancia entre el guiño cariñoso con que Alberto Fernández despidió a Macri y la mueca de desprecio que le dedicó Cristina (ni siquiera quiso tocar la lapicera con que el fundador de Cambiemos había firmado el acta de la Asamblea Legislativa).

De alguna manera, ese empeño en el resentimiento dotó de un mayor sentido político la actitud simultánea del nuevo presidente.

A los gestos siguieron las palabras. Fernández diseccionó críticamente la gestión macrista -con expresiones menos agrias que en los días de la campaña-, pero al mismo tiempo presentó una enmienda tácita del derrotero político de la mujer que tenía sentada al lado.

Los servicios secretos que, en su descripción, "contaminaron" la Justicia son los mismos que empujaron del poder en 2004 a Gustavo Beliz, el ahora reivindicado secretario de Planeamiento Estratégico. El despilfarro de propaganda oficial -que el Presidente tanto denostó en su discurso- nunca resultó tan evidente como en los años cristinistas posteriores al triunfo por el 54% de los votos. La promesa de transparentar las contrataciones de obra pública conectó con un pasado de corrupción que tuvo su clímax en la década pasada.

"Apostar a la fractura es apostar a que las heridas sigan sangrando. No cuenten conmigo para seguir transitando el camino del desencuentro", afirmó Fernández al inicio de su primer mensaje como jefe del Estado.

Se dirigió a la "ciudadanía", en lugar de al "pueblo". Llamó a abandonar la discordia que tantas veces parecieron promover sus propias declaraciones previas a la investidura. Ejercitó la indulgencia con el agresivo Jair Bolsonaro, en nombre de la hermandad con Brasil. Tarareó la marcha peronista, pero con el expreso cuidado de no alentar versos ofensivos hacia la oposición.

La incógnita que abre la jura es si Fernández será capaz de armonizar el mensaje conciliador con el ejercicio del poder, en una coalición política dominada por Cristina Kirchner y con una fragilidad económica angustiosa que lo expone al juicio rápido de la impaciencia.

Es demasiado pronto para saber si Alberto Fernández eligió la civilidad como un rasgo distintivo de su biografía como presidente. Dicho de otra forma: ¿será capaz de atarse a su palabra y desviarse de la trayectoria autoritaria de la fuente de poder que lo llevó a la Casa Rosada?

Hace cuatro años también Macri empezó su aventura en la Casa Rosada con un llamado a la unidad y a la pacífica convivencia política. Aquel discurso de 2015 tiene tantos trazos en común con el de ayer que por momentos apenas el timbre de una voz lo diferencia del otro. La pobreza, el hambre, la transparencia, la República, la necesidad de poner en marcha la economía.

Con otra crisis a cuestas, la Argentina vuelve a empezar en el inicio de otra década. Un presidente no peronista entregó el mando en paz por primera vez desde que el peronismo existe. Un nuevo presidente ofrece la utopía del país normal y la concordia. Queda desearle que consiga perseverar en el camino cuando se terminen los festejos por el cambio de mando. Y que pueda evitar la confortable coartada de la grieta.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.