Quién es Arthur Huang, el rey Midas de la basura

Convierte en oro el descarte; con diseños y edificios hechos a partir de residuos, el taiwanés Arthur Huang se volvió una celebridad
Convierte en oro el descarte; con diseños y edificios hechos a partir de residuos, el taiwanés Arthur Huang se volvió una celebridad
Martín De Ambrosio
(0)
4 de noviembre de 2018  

San José de Costa Rica

"Me gustaría construir un gran centro de entrenamiento en Pekín", comentó el director y actor cinematográfico Jackie Chan.

"¿De qué tipo de basura lo querés? ¿Te parece hacerlo con los DVD que nadie mira y los CD que nadie escucha?", se entusiasmó el arquitecto taiwanés Arthur Huang.

Si todo sale bien, en un par de décadas, diálogos de este tipo no solo van a ser habituales, sino que también resultará difícil explicar qué es la basura. El mismo concepto podría quedar reducido a una curiosidad de filólogos e historiadores.

Aquella escena de Volver al futuro en la que se utilizaban residuos para alimentar al DeLorean quizás haya anticipado una época en la que la basura sea un recurso y no un desecho. Y sin que eso signifique resignar estética, diseño o deseos consumistas. Por ahí van las ideas, pero sobre todo la praxis, de Arthur Huang, arquitecto taiwanés de 40 años que se ha transformado en una celebridad al mostrar cómo el concepto de economía circular puede aplicarse tanto en megaemprendimientos como en objetos cotidianos. A través de su empresa Miniwiz, fundada en 2005, ha construido íntegramente con desechos de todos los días estaciones terminales, museos, intendencias y escuelas en diversos lugares de Asia y Europa.

Como demuestra el diálogo que Huang tuvo con Jackie Chan, virtualmente se puede hacer cualquier cosa a partir de lo que hoy los consumidores llaman basura. Y, además, con el beneficio extra de involucrar a comunidades a las que se les puede pagar hasta dos dólares por cada caja de basura. Así, dice Huang, "obtenemos tres veces los materiales necesarios" en tiempo récord. "Imaginen las cantidades de desechos que hay por ahí", concluye. Justamente, la participación de las comunidades transforma estas construcciones en emprendimientos muy populares.

La referencia primera fue el EcoArk de Taipéi, estructura de nueve pisos hecha con 1,5 millones de botellas PET. Como arquitecto, Huang se ocupa de aclarar que el edificio tiene todas las prestaciones imprescindibles en cuanto a seguridad, riesgo de incendios, tifones, sismos, habitabilidad y demás.

Por estas cosas, Huang –formado en Estados Unidos, país con el que tiene una relación algo bipolar– fue elegido "explorador emergente" en 2016 por National Geographic y "pionero tecnológico" del World Economic Forum en 2015. El mes pasado tuvo su experiencia latinoamericana al participar del 1° Congreso de Sostenibilidad, Ecología y Evolución organizado en San José de Costa Rica, adonde llegó por invitación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y donde pudo dialogar con la nacion, entre otros medios de la región. Huang, que aún no estuvo en la Argentina, se mostró entusiasmado con el país centroamericano porque ha encarado una campaña para eliminar totalmente en el corto plazo (2021) los plásticos de un solo uso, como pajitas, bolsas y removedores de café, y se propone sembrar de autos eléctricos sus intrincadas carreteras.

Curioso o no, lo cierto es que la saga de Huang empezó con el odio que sentía por el plástico. "Lo veía por todas partes, lo odiaba, hasta que me fui dando cuenta de por qué es tan popular: simplemente, porque es muy bueno y muy barato. Es un súpermaterial y debería ser usado para lo que nació, viajes espaciales y aviones, pero no para tomar un café y luego tirar el vaso. Hay que detener el uso del plástico desechable y hacerlo de manera fashion para el consumidor". En esa última frase pueden encontrarse dos de las claves del éxito imparable de Huang (el tercero es inmaterial: un entusiasmo desbordante).

Por un lado, el secreto técnico es una máquina móvil que se llama Trashpresso (trashpresso.com), alimentada con energía solar, en la cual mete material plástico que es reducido a su estructura molecular sin perder propiedades y queda listo para ser transformado en ladrillos, sillas o cualquier otro objeto que haga falta. ¿Esa máquina se vende? "No... Es decir, podría venderla, pero para qué –responde–. Está hecha en código abierto, y la idea es que cualquiera que la necesite alrededor del mundo tome los planos y la reformule".

La segunda clave es la admisión de que las cosas deben agradar a la mente del consumidor. "Queremos usar esta materia para conseguir nuestros nuevos deseos", dice y deja claro su interés por la psicología aplicada a la política. "Tomar esa materia en desuso y transformarla, con tecnología, en algo que podamos volver a usar. La humanidad ya no compra ropa, zapatos o mochilas por pura necesidad. Nadie necesita esa remera de más que adquirió. Se trata de deseos, de alimentar la economía, de ser distintos. Lo que queremos nosotros, en Miniwiz, es usar ese material hoy desechado para darle energía a la economía de la siguiente generación". La otra palabra clave, que viene por lógica después de "deseo", es "sexy". Dice Huang: "Si el edificio es lindo, no te importa absolutamente nada de qué está hecho; simplemente te gusta. ¿Qué muestran las publicidades? Productos lindos, sexys; vos querés ser como eso que ves. Entonces, con lo que nosotros hacemos el consumidor queda metido en ese placer sin saber necesariamente que, además, es parte de algo bueno. No proponemos salvar los océanos de la contaminación, sino usar algo lindo. Esa es nuestra solución. Así es como se va a poder llegar a grandes escalas".

De algún modo, Huang reconoce que hacer lo correcto en términos ambientales meramente por razones morales, o pensando en nietos de nuestros nietos, es una causa perdida, algo que está condenado a tener solo un número marginal de adeptos. ¿Entonces los ecologistas deben pensar como publicistas?, plantea una colega mexicana. "Sí, exacto. Hacer cosas que sean lindas, cómodas, fáciles de llevar. Es difícil transformar a un consumidor en un comprador ético. Si la gaseosa está muy lejos, no vamos a buscarla; la gente llega cansada a su casa y quiere abrir una latita y la latita tiene que estar cerca, en la heladera. Por eso hablo de distribución local y demás, que sea fácil y local, que esté a la vuelta de tu esquina. Eso es muy importante. Es cierto que la moda es todo vanidad y no se basa en nada real, pero la humanidad no puede volver a las cavernas, no comprar nada, sino que realmente tenemos deseos de compararnos entre nosotros. Por eso compramos casas, autos y ropa, para compararnos. Si eso es así, ¿podemos hacer lo reciclado sexy, conseguir basura sexy? La respuesta es sí".

Tan sexys resultan los productos de Huang que marcas top de la globalización, como Starbucks, Nike o Philip Morris, lo han convocado para diseñar locales de venta o crear productos a través de desechos típicos como la colilla de cigarrillos (oír esos nombres comerciales es algo que no resulta neutro para los activistas ecologistas: para ellos, esas multinacionales son los villanos, y le han dejado sentir a Huang cierto resquemor). Mientras tanto, él da su charla vestido con un saco realizado íntegramente a partir de plásticos reciclados. "Tóquenlo, es lindo y cómodo, no solo moralmente correcto", desafía.

En esa búsqueda de lo agradable, convoca y trabaja con los mejores diseñadores de modas del mundo. Sin olvidar un aspecto por el cual se viene abogando últimamente: la economía circular. "Imaginen un estadio de fútbol, vean cuánta basura se genera allí; si hubiera una planta recicladora al lado, se lograría transformar esa basura en camisetas. Eso es economía circular. Lo interesante es que también permite más creatividad local y fortalece esas pequeñas economías", dice y completa el círculo virtuoso.

No siempre es tan fácil de aplicar, pero, por poner ejemplos regionales, ya hay incipientes desarrollos en este sentido para la producción de café en Colombia o en la industria maderera argentina (¿para qué tirar el aserrín si se puede volver a usar?). Requiere imaginación, poner las manos en el barro, compromiso. Y salir de la tendencia de al menos un par de siglos de una economía lineal que termina con basurales para los cuales ya no hay, literalmente, más lugar en el planeta. "La polución es una solución", promueve el hombre de Taiwán. Y, por improbable que parezca hoy, hay indicios de que el concepto de basura podría extinguirse. En el caso de que así suceda, Arthur Huang habrá tenido bastante que ver.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.