Luis Majul: "Con la cuarentena sola no basta"

Luis Majul
Luis Majul LA NACION

Luis Majul, en LN+

20:42
Video
(0)
29 de junio de 2020  • 23:25

  • Ayer, Jorge Lanata - cuándo no- reveló, con una frase sencilla y potente, el tenso clima que existe entre el Gobierno y los medios. Lo hizo en el contexto de su monólogo de todos los domingos. Y no se refirió solo a la vicepresidenta, Cristina Fernández, a Pata Medina, Luis D' Elia, Hebe de Bonafini y Hugo y Pablo Moyano. Habló, directamente, del presidente Alberto Fernández, quien cada vez parece menos moderado o un mediador, y cada vez se acerca más, con su silencio que aturde, a los talibanes del Frente de Todos. Contó Lanata que Alberto escrachó a nuestro compañero José Del Rio haciendo un retuit de un periodista que simpatiza con este Gobierno, quien a su vez acusaba al jefe de Redacción de la LA NACION de mentir con datos oficiales..¡de este Gobierno!
  • Después, Lanata recordó que Cristina había subido un nuevo video, en el que escrachó, en esta oportunidad, a Diego Leuco, Mariana Fabbiani y Adrián Ventura. Al final, Lanata remató: "Antes 6,7,8 estaba en la tele. Ahora está, directamente, en el poder".

  • Todavía nadie lo había presentado con tanta claridad. El mecanismo 6,7,8 de demolición de periodistas cada vez está más claro.
  • Cristina le pone la voz. Alguien con la estética del ministro de Cultura Tristán Bauer lo transforma en video. Y las imágenes de los periodistas son la señal de largada para los multiescraches: en las redes, en programas de televisión como los de C5N y otros; a través de llamadas telefónicas amenazantes y acoso callejero, disfrazado de abordaje periodístico. Herida narcisista abierta. Odio puro. Fogoneo de violencia verbal que cada vez está más cerca de la física.
  • Se viene repitiendo demasiado seguido y con demasiada intensidad. Por eso ayer, en los casos que me involucran, denuncié civil y penalmente a todos los que están implicados en las falsas acusaciones.
  • Aprovecho para agradecer el apoyo de cientos de personas y organizaciones. Y de quienes están auspiciando una solicitada para que las denuncias de los ataques sean más visibles.
  • La estrategia de demolición contra mi trabajo, que todavía no terminó, ya está en manos de la Justicia, y de las más organizaciones que defienden la libertad de prensa.
  • Agradezco también las invitaciones de Graciela Ocaña y de Waldo Wolf para asistir a la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados.
  • Con el paso de los días les voy a ir contando más. Pero lo que me gustaría que entendiéramos todos es que esto no se trata de mi persona. No se trata de un periodista. Es un plan sistemático.
  • Y la estrategia es intentar demoler a uno por uno. Con nosotros no están pudiendo. Pero eso no es, tampoco, lo importante.

  • Lo importante, por ejemplo, es saber qué piensa el Presidente sobre esto. ¿Lo apoya? ¿Lo alienta? ¿Se hace el distraído? ¿Es cómplice por acción u omisión? ¿Habla con la vicepresidenta para pedirle moderación? ¿Tiene una manera de explicarlo para algunos y otra para otros?
  • Aunque el jefe de Estado no quiera fundar el albertismo, debería comprender, si quiere seguir gobernando con una base de apoyo más o menos sólida, que ganó con el invaluable voto de los moderados. Los que "compraron" que iba a ser el paragolpe o el rivotril de Cristina, como dijo Lanata.
  • Y esto vale para la gestión del día a día. Y para la gestión de la pandemia también.
  • Porque si el Presidente no aprovecha esta nueva fase de la cuarentena estricta para disponer un aumento masivo de testeos y un seguimiento de los contagiados mucho más serio y eficaz vamos a chocar con el mismo muro de los 100 días, y tendrá que empezar a contemplar otra variable: la contención social de millones de argentinos que no aguantan más la restricción.
  • La frase sencilla se la escuché a Claudio Santa María, médico, profesor de medicina, rector de la Fundación del Instituto de la Salud. Santa María se hizo muy conocido en 2009, cuando advirtió que la "gripe A" o "gripe porcina" llegaría a nuestro país.
  • Por supuesto: subestimaron su advertencia. Así nos fue: esta pandemia, la primera del siglo XXI, mató en la Argentina a 621 personas. Y a cientos de miles de personas en el mundo.
  • Pero ahora, con su lenguaje sencillo, Santa María viene diciendo, cada vez con más fuerza, lo que ya vienen planteando Adolfo Rubinstein, Conrado Estol, quienes no forman parte del grupo de asesores del Presidente, pero también Eduardo López, quien sí lo hace.
  • "Con la cuarentena sola no alcanza". "Con la cuarentena sola no basta".
  • Rubinstein, el más proactivo y preocupado por haberlo puesto sobre la mesa y plantear incluso una alternativa de salida, ahora es atacado, de manera virulenta, por los voceros oficiales de la cuarentena. E incluso se atreve a decir: se necesitan con urgencia 20 mil personas capacitadas para realizar testeos y hacer los seguimientos de los contagios correspondientes.
  • Incluso el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, aceptó, en el medio de sus adornadas declaraciones con giros idiomáticos del lunfardo, que una de las principales fallas de la política sanitaria es que no somos capaces de aislar como corresponde a los contagiados.
  • Pero si no somos capaces como Estado de aislarlos. ¿Cuánto tiempo vamos a tener que recurrir a la cuarentena estricta como única herramienta para detener el Covid-19?
  • Como si esto fuera poco, la sociedad en general y los periodistas en particular tenemos que estar atentos a la próxima jugada de Cristina y sus chicos grandes de La Cámpora, quienes le siguen marcando la cancha al Presidente, con iniciativas extravagantes como la expropiación de VicentIn.
  • Y también debemos estar atentos a las acciones de otros talibanes, quienes tampoco son censurados y detenidos por el Jefe de Estado, como los que destruyen y queman silobolsas por los campos de todo el país.
  • Para los grandes ideólogos del intento de expropiación de VicentIn hoy la doctora Silvina Martínez nos va a mostrar una perlita, por la vía del absurdo.
  • Si la excusa del Gobierno es la situación de la empresa, los supuestos delitos que cometió y la cantidad de dinero que le debe Vicentin al Estado como su principal acreedor: ¿por qué no expropiar de inmediato el Grupo Indalo o el Grupo Austral Construcciones, antes de que se caigan y dejen a sus trabajadores en la lona?
  • El día que el Presidente me vuelva a dar una entrevista, se lo voy a preguntar.

Por: Luis Majul
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE LN+

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.