Reseña: La trompetilla acústica, de Leonora Carrington

Surrealista, insólita y de culto
Pedro B. Rey
(0)
6 de enero de 2019  

La inglesa Leonora Carrington (Lancashire, 1917-Ciudad de México) figuraba en la antología precursora que Aldo Pellegrini hizo del surrealismo, y su noticia biográfica sabía encender la imaginación. Escritora y pintora, fue pareja de Max Ernst. Durante la Segunda Guerra, sufrió un colapso y terminó en un psiquiátrico español. Finalmente se instaló en México. donde hizo amistad con Remedios Varo, dueña de un onirismo pictórico que influiría en sus propios cuadros.

Si un libro de culto es aquel que se conoce de nombre y nunca se pudo tener entre las manos, La trompetilla acústica es de culto por antonomasia. Fue escrito en la década de 1940 y circuló de mano en mano hasta que en 1974 vio la luz en francés. La novela es un modelo de surrealismo sui generis, que termina por arrastrar al lector en su vendaval. Marion, una dama inglesa casi centenaria que "nunca volverá al norte" (Inglaterra) pero sueña con Laponia, recibe como regalo de parte de su amiga Carmela (¿tal vez Varo?) un artilugio (la trompetilla del título) para combatir su dureza de oído. El instrumento le permitirá escuchar conversaciones ajenas y descubrir que los suyos se disponen a enviarla a una casa de retiro donde, como al fin ocurre, se sucederán toda clase de aventuras esotéricas. La narración se permite además contar, apenas disfrazada, la experiencia de la autora en aquella vanguardia histórica. Es una obra europea, pero resulta irresistible sumarla, desde el momento que Carrington nunca se fue de México, a la corriente de surrealismo barroco que marcó de manera insólita y subterránea tanta narrativa latinoamericana, de Juan Emar a César Aira.

La trompetilla acústica

Por Leonora Carrington

FCE. Trad.: R. Rodríguez176 págs./ $ 605

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.