A la distancia, Cristina quiso enviar señales de tranquilidad

Cristina Kirchner votó y prefirió hacer la fila
Cristina Kirchner votó y prefirió hacer la fila Crédito: Horacio Córdoba
Votó en Río Gallegos y se quedó en Santa Cruz; mandó un mensaje grabado a los militantes
Mariela Arias
(0)
12 de agosto de 2019  

RÍO GALLEGOS.- La expresidenta Cristina Kirchner votó y se retiró sin detenerse ante los periodistas para hablar, como lo había hecho históricamente, en cada elección en que votó en esta ciudad. Ayer, en su primera contienda como precandidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, intentó pasar inadvertida y correrse del centro de la escena.

Por la noche, sin embargo, quiso estar presente con un mensaje grabado en el búnker donde su fuerza política celebraba el triunfo de Alberto Fernández y transmitió un mensaje de tranquilidad, ante un eventual nuevo gobierno.

"Estamos contentos no solo por haber ganado la elección. Los argentinos hemos dejado de ser felices y muchos comprenden que las cosas deben cambiar.

Se dirigió especialmente al presidente Mauricio Macri, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Marcos Peña -la plana mayor del Gobierno- para que "no vuelva a ocurrir lo que pasó en 2017", cuando se demoró sin explicaciones la difusión del escrutinio.

El video grabado de Cristina

07:15
Video

"Somos conscientes del difícil momento que atraviesa el país por la falta de trabajo, gente que no tiene dónde vivir. Lejos de ponernos felices, queremos dar la tranquilidad absoluta de la responsabilidad con que afrontaremos esta nueva etapa".

Por la mañana, en permanente contacto con Alberto Fernández, había lanzado un mensaje cargado de ironía, destinado a Macri. "¿Vieron cuánto frío hacía?", le preguntó a la prensa , al retirarse de la escuela en que votó. "Y eso -prosiguió- que tenemos las veredas calefaccionadas, como dicen algunos, gracias". Recordó, así, la frase del Presidente, quien haciéndose eco de un informe periodístico de 2018 había asegurado que en el sur existían veredas con losa radiante.

Antes de entrar a la escuela, simpatizantes la recibieron en la entrada con el canto "Vamos a volver, a volver". La frase fue silenciada rápidamente por otros militantes.

Durante su permanencia en Río Gallegos, Cristina Kirchner no habló en público. Se mostró tranquila y accedió a sacarse fotos con simpatizantes y votantes, mientras esperaba su turno en la cola, pasada la una de la tarde, frente a la mesa 611.

Durante la espera, la expresidenta controló su celular, firmó libros, aceptó besos, pedidos de fotos y les pidió a sus secretarios que enderezaran un cuadro de San Martín colgado en un pasillo de la escuela Nº 19 Luis Piedrabuena, donde votó.

Cámara personal

Antes de su llegada al lugar de votación, el revuelo lo originó la decisión del entorno de la expresidenta de permitir que solo la cámara de la productora La Corte registrara la espera y su voto. A diferencia de lo ocurrido en otras elecciones, Cristina Kirchner decidió que no sacaran la urna al gimnasio de la escuela, donde se montaba una tarima para las cámaras y ella emitía el voto frente a los periodistas.

En su entorno explicaron que esta vez decidió hacer la cola, como todos los votantes, y esperar su turno en el pasillo. Explicaron que la decisión de que solo la productora privada captara la imagen la tomaron para evitar amontonamientos y tumultos.

Alberto Fernández: "Empezamos a construir otra historia"

08:00
Video

Según trascendió, no existía ninguna orden de la Justicia Electoral que impidiera el acceso de otras cámaras al pasillo donde esperaba Cristina Kirchner. Sin embargo, el dispositivo de seguridad coordinado entre la policía provincial y la custodia de Cristina Kirchner así lo dispuso.

Enfundada en un tapado de piel, Cristina llegó junto al jefe de su custodia, el comisario Diego Carbone, y parte de su custodia y asistentes. No pudieron impedir que la salida de la escuela fuera tumultuosa y que durante varios minutos simpatizantes rodearan el auto, lo que generó malestar entre la expresidenta y su custodia.

Hubo, incluso, quienes intentaban acercarle cartas y hacer una última foto. Y quien le alcanzó, a través de la ventanilla del auto, un ejemplar de su libro para que lo autografiara. El resto del día lo pasó entre su domicilio de la calle Mascarello y la residencia oficial de su cuñada y gobernadora, Alicia Kirchner. Su regreso a Buenos Aires está previsto para hoy, en un vuelo de línea, desde Río Gallegos, ciudad a la que llegó el sábado a la madrugada.

Así fueron las PASO 2019

02:32
Video

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.