A pesar de las diferencias, Macri y Evo Morales avanzan en acuerdos

Evo Morales y Mauricio Macri, ayer, en la Casa Rosada
Evo Morales y Mauricio Macri, ayer, en la Casa Rosada Crédito: Presidencia
El Presidente le ofreció a su par de Bolivia un avión a cambio de gas y habrá reciprocidad en la atención médica; evitaron debatir sobre Venezuela y la Unasur
Jaime Rosemberg
(0)
23 de abril de 2019  

"Vamos a ser vecinos de por vida y tenemos la obligación como presidentes de trabajar por el bien de nuestros pueblos ", dijo Evo Morales sin sonreír, en el Salón Blanco de la Casa Rosada y con su anfitrión a pocos pasos.

La frase del presidente de Bolivia marcó con claridad el tono y la distancia política que hoy separa a su gestión -alineada con el venezolano Nicolás Maduro y de fluida relación con Cristina Kirchner- de la del presidente Mauricio Macri , quien encabeza la avanzada regional contra el sucesor de Hugo Chávez.

Luego de más de un año y medio de desaires, idas y venidas, y en un alarde de pragmatismo, Morales concretó su visita a Balcarce 50, con la provisión de gas, los acuerdos bilaterales de atención de salud y la posibilidad de negocios conjuntos en temas como el biodiésel, la carne y las salidas a los puertos como principales ejes de debate y discusión.

Un día después de participar de un acto en La Matanza junto a la intendenta kirchnerista Verónica Magario y la comunidad boliviana en el país , Morales compartió con Macri una visita al aeropuerto de El Palomar. Allí, y en uno de los momentos más distendidos del encuentro bilateral, el presidente boliviano se sentó en el avión Pampa III, que el Gobierno pretende venderle a Bolivia a cambio de un aumento del 40% en la provisión de gas para la Argentina.

Hubo sonrisas compartidas, más allá de que Bolivia aún analiza el ofrecimiento. "Me sorprende (la oferta). Vamos a mandar nuestros técnicos, pilotos, para empezar a negociar la adquisición de estos aviones Pampa", dijo Morales durante la declaración conjunta, que duró seis minutos en total y en la que no hubo muestras desmedidas de calidez, más allá de los apelativos que utilizaron: "hermano presidente" usado por Morales, y "querido presidente", en boca de un Macri serio y escueto en sus palabras, con un discurso que apenas superó el minuto.

Luego de las breves palabras a la prensa, Morales y Macri se sentaron de ambos lados de la mesa y junto a varios de sus ministros y secretarios a discutir temas concretos. La provisión de gas (Bolivia reclama una deuda millonaria al país) fue uno de los temas, pero no el único: la exportación de carne argentina, el uso del biodiésel y etanol fueron algunos de los temas tratados, según contaron a LA NACION testigos del encuentro.

Morales se mostró interesado, además, en dos temas: la utilización de la hidrovía a la altura de Rosario para que Bolivia tenga una salida al océano para sus productos (el titular de Puertos, Gonzalo Mórtola, se encargó de repasar los detalles durante el encuentro) y la posibilidad de compartir satélites de comunicación, un tema del que habló el secretario de Planeamiento, Jorge Aguado.

Morales, que le obsequió a Macri un retrato del argentino, concedió al secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, que habrá reciprocidad en la atención médica de los ciudadanos argentinos en Bolivia, un tema que generó repetidas controversias y que motivó una pelea pública de Morales con su homónimo gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

Cuando terminó la reunión comenzó el almuerzo, que tuvo un carácter más privado: junto a Macri, su jefe de Gabinete, Marcos Peña; el canciller Jorge Faurie y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo. Con Morales estuvo solo su canciller Diego Pary Rodríguez, y el embajador boliviano en el país, Santos Javier Véliz. Allí sí, comentó uno de los funcionarios al tanto del diálogo, se habló de la situación política y social en Venezuela, aunque no hubo chance para las discusiones acaloradas. "Fue una charla de presidentes. Se habló de la región y de las oportunidades que tenemos como bloque regional", afirmó un alto funcionario. La "disolución" de la Unasur, que impulsaba Morales y que recientemente abandonaron la Argentina y Brasil, tampoco fue motivo de encontronazo, afirmó otra alta fuente diplomática.ß

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.