Acordaron que el traspaso del poder será en el Congreso

Fernández recibirá los atributos presidenciales de parte de Macri ante los legisladores; así lo acordaron Santiago Cafiero y Marcos Peña
Fernández recibirá los atributos presidenciales de parte de Macri ante los legisladores; así lo acordaron Santiago Cafiero y Marcos Peña
Jaime Rosemberg
(0)
20 de noviembre de 2019  • 10:13

Cuando el presidente Mauricio Macri, el martes, al ingresar en la reunión de gabinete, respondió que no había "nada por ahora" con respecto a la transición escondía una parte de la verdad. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y su virtual sucesor, Santiago Cafiero, dieron inicio al cambio de mando entre ambas gestiones con dos reuniones en los últimos tres días, confirmaron hoy fuentes de ambos espacios políticos.

Entre los temas tratados, y según pudo saber LA NACION, hubo uno trascendente: la ceremonia del traspaso de poder se llevará adelante en el Congreso, como pretendía el Frente de Todos, y no en la Casa Rosada, como en principio quería el presidente saliente.

Las reuniones entre Cafiero y Peña, discretas y sin anuncio oficial, se realizaron "fuera" de la Casa Rosada, según afirmó una alta fuente del Gobierno. No solo se habló de la ceremonia del 10 de diciembre, sino que "se inició formalmente la transición", según aclararon en Balcarce 50, con la actividad presidencial trasladada a la quinta de Olivos.

Cerca de Fernández confirmaron a LA NACION los encuentros y agregaron que la presentación de las delegaciones y los saludos de los presidentes y mandatarios se llevarán adelante en la Cancillería, aunque cerca del ministro Jorge Faurie aún no recibieron instrucciones. Entre los invitados especiales estará "seguro" el expresidente de Brasil Luis Inacio Lula da Silva, revelaron en el entorno del presidente electo.

Los ministros de Defensa, Oscar Aguad, y de Justicia, Germán Garavano, habían dejado en claro hace dos días la "predisposición" de la Casa Rosada a "colaborar" con la transición. Aguad, acaso sin conocer la existencia de las reuniones entre Peña y Cafiero, arriesgó que si no había contraparte formal en el momento de finalizar el mandato, su gestión dejaría "los papeles arriba de la mesa" para la gestión entrante.

En un sector del macrismo, por momentos, se habló de transición congelada, mientras que varios ministros (Rogelio Frigerio y Hernán Lacunza, por dar solo dos casos) continuaban aceitando los vínculos con posibles ministros del próximo gobierno.

"Macri definió el gabinete quince días antes de asumir, Fernández también tiene derecho a tomarse su tiempo", matizaban cerca de uno de los ministros "dialoguistas", y destacaban que, de todos modos, "nosotros les vamos a dejar todo sistematizado y publicado, cuando en 2015 no había un solo papel de la gestión anterior".

Proceso

Tras la victoria electoral, Fernández designó a cuatro representantes para ordenar la transición. Además de Gustavo Beliz, Vilma Ibarra y Eduardo "Wado" de Pedro, estaba en la lista el propio Cafiero, número puesto para hacerse cargo de la jefatura de Gabinete, la silla que el propio Fernández ocupó entre 2003 y 2008 durante toda la gestión de Néstor Kirchner y la primera parte del primer gobierno de Cristina Kirchner.

En el Gobierno especulaban hoy que Fernández quería una ceremonia en el Congreso, porque allí podrá estar Cristina Kirchner, vicepresidenta electa y titular del Senado. Según el artículo 93 de la Constitución Nacional, "al tomar posesión de su cargo el presidente y el vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea". La expresidenta, futura vicepresidenta y titular del Senado será, entonces, protagonista de la ceremonia en la que Macri le dará el bastón y le colocará la banda presidencial.

De todos modos, un funcionario evaluó que el escenario "favorecerá a Mauricio. En el Congreso la cosa en los palcos va a estar bien dividida, mientras que si se hacía en la Rosada Macri iba a estar solo, rodeado de simpatizantes del nuevo gobierno", estimó la fuente.

El Gobierno saldó así la misma discusión que la que se dio en 2015, cuando la entonces presidenta declinó entregar los atributos a Macri en la Casa Rosada, y la transición formal quedó trunca.

"Dijimos que lo íbamos a hacer en el lugar que quisieran ellos, y cumplimos. No vamos a hacer lo que nos hicieron a nosotros", expresaban en un despacho importante de Balcarce 50, dando por hecho el acuerdo verbal que Cafiero y Peña suscribieron en nombre de sus jefes políticos, lo que genera un horizonte de certeza en torno al día final de la gestión macrista y el inicio del comandado por el Frente de Todos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.