Alberto Fernández eligió a Martín Guzmán y dividió en cinco ministerios el área económica

Alberto Fernández
Alberto Fernández Crédito: Santiago Filipuzzi
El presidente electo reveló los 21 integrantes de su equipo; el académico presidirá Economía para negociar con el FMI; Kulfas, en Desarrollo Productivo, Basterra en Agricultura, Katopodis en Obras Públicas y Meoni en Transporte, completan el esquema
Santiago Dapelo
(0)
7 de diciembre de 2019  

La presentación del futuro gabinete nacional dejó dos certezas: Alberto Fernández se decidió por un equipo que represente a casi todos los sectores que le permitieron llegar a la Casa Rosada y, si bien no habrá un superministro, como en algún momento imaginó, pondrá en marcha un gabinete económico en el que el flamante ministro del área, Martín Guzmán, tendrá la última palabra.

El objetivo central, según explicó el presidente electo, será "combatir el hambre", pero sin agregar problemas a la macroeconomía. En ese equipo, además, estarán Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Claudio Moroni (Trabajo) y Luis Basterra (Agricultura).

Fernández terminó por elegir un modelo de poder fragmentado para atacar por separado los problemas más sensibles que deberá enfrentar a partir del martes, como la negociación con el FMI y la reactivación económica. En esos casilleros, el mandatario electo finalmente se inclinó por Guzmán y Kulfas.

Fernández adelantó que Guzmán, quien "conoce muy bien el conflicto de la deuda y el conflicto macroeconómico de la Argentina", será el encargado de la negociación con el FMI. "Ya estamos trabajando, es un trabajo silencioso, en el que estamos ocupados hace semanas", describió el presidente electo. En eso trabajará "centralmente" el nuevo titular del Palacio de Hacienda.

En paralelo, Fernández también aseguró que Kulfas está abocado a la conformación de un nuevo contrato social y anticipó que enviará al Congreso un proyecto de ley para crear el Consejo Económico y Social.

Fernández presentó ayer a su equipo, un gabinete heterogéneo, con el que cumplió con casi todos los sectores que lo catapultaron a la presidencia. En total serán 21 los ministerios. Así, sumará diez más a los que hoy tiene Mauricio Macri.

"Vamos a enfrentar un enorme desafío. Un país con casi 41 puntos de pobreza. Cuesta ver alguna base sólida en el país. Lo único sólido es nuestra convicción de que van a ser nuestro primer centro de atención. Si va a haber un privilegiado en la Argentina, va a ser esa persona que cayó en la pobreza", sostuvo antes de comenzar la presentación.

Esfuerzos y aportes

El futuro jefe del Estado adelantó que impulsará en los primeros días de su gobierno un aumento para los salarios mínimos, las jubilaciones y los empleados públicos.

"Recibimos una situación financiera penosa, pero haremos el esfuerzo. Necesitamos que todos hagan su aporte", respondió.

Con elogios para cada uno, Fernández presentó a todos los integrantes de su gabinete. Comenzó con Santiago Cafiero, al que definió como su mano derecha y quien estará a cargo de la Jefatura de Gabinete. Como vicejefe de Gabinete asumirá Cecilia Todesca, quien "pondrá la impronta que reclama la Jefatura en temas económicos".

El kirchnerismo estará representado por Eduardo "Wado" de Pedro, al que presentó como "Wadito", Carlos Zannini (Procuración del Tesoro) y Luana Volnovich (PAMI). "Ojalá sientas que es una forma de reivindicarte por esos 107 días que estuviste en cárcel sin merecerlo", le dijo públicamente Fernández al exsecretario legal y técnico de Néstor y Cristina Kirchner.

Los intendentes del conurbano bonaerense tendrán como representante a Gabriel Katopodis -al que describió como un amigo "con una enorme experiencia política"-, que se quedó con Obras Públicas.

La sociedad con Sergio Massa también quedó evidenciada en el reparto de los ministerios. Fernández eligió al exintendente de Junín Mario Meoni para el área de Transporte y la esposa del propio presidente de la Cámara de Diputados, Malena Galmarini, será la titular de AySA.

Fernández también seleccionó a los integrantes del gabinete por su experiencia y un pasado común. En ese listado, Fernández incluyó a Felipe Solá (Cancillería), Agustín Rossi (Defensa), Marcela Losardo (Justicia), Nicolás Trotta (Educación) y Claudio Moroni (Trabajo), a los que resaltó como sus "amigos". En esa categoría también aparece Julio Vitobello, quien se hará cargo de la Secretaría General de la Presidencia.

De todos ellos, Losardo tendrá una tarea especial. La nueva responsable de Justicia tiene como mandato generar un cambio profundo. "Saben lo que me preocupa la Justicia. Creo que está viviendo una situación mucho más que crítica en el orden federal, en el funcionamiento del Consejo de la Magistratura y creo que debemos hacer una revisión seria", anticipó.

En esa misma línea aparecen, también, Vilma Ibarra (Secretaría Legal y Técnica), en quien pensó para que le "cuide la espalda". Y el regreso a la función pública de Gustavo Beliz, lo que retrató como una de las "alegrías". Al exministro de Justicia, que salió eyectado del gobierno de Néstor Kirchner por un enfrentamiento con el espía Jaime Stiuso, Fernández le confió "un tema central: construir un nuevo Estado".

El resto de los ministros serán Ginés González García (Salud), María Eugenia Bielsa (Vivienda y Hábitat), Roberto Salvarezza (Ciencia y Tecnología), Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres, Géneros y Diversidad), Juan Cabandié (Ambiente), Matías Lammens (Deporte y Turismo), Tristán Bauer (Cultura) y Luis Basterra (Agricultura). A ellos se suman los nombramientos de Guillermo Nielsen (YPF), Miguel Pesce (Banco Central) y Victoria Donda (Inadi).

"Somos un frente que se constituyó sobre la base de la unidad y quise que la unidad esté reflejada en el gobierno. Estoy seguro de haber logrado el objetivo", manifestó Fernández, quien dejó una incógnita de peso sin responder. No quiso adelantar quién será el nuevo Señor 5, el jefe de los espías.

Radiografía del poder que viene

El albertismo

Es el grupo más numeroso y representativo dentro del gabinete, lo que marca la voluntad de Alberto Fernández de darle su propia impronta. Figuran allí en los lugares más relevantes Santiago Cafiero, como jefe de Gabinete, y Cecilia Todesca, como su vice; Matías Kulfas, como ministro de Desarrollo Productivo; Marcela Losardo, como ministra de Justicia; Julio Vitobello, como secretario general de la Presidencia, entre otros. En este grupo se destacan Gustavo Beliz y Vilma Ibarra, dos figuras muy corrosivas para el kirchnerismo, que tendrán roles claves, como secretario de Planeamiento Estratégico y secretaria legal y técnica, respectivamente.

El kirchnerismo

La influencia de Cristina Kirchner, ayer ausente, se expresó a través del nombramiento de algunos funcionarios, pero especialmente a través de algunos vetos que ejerció. El ministro clave del sector es Eduardo "Wado" de Pedro, quien estará en Interior. Es una incorporación amigable para el albertismo porque no genera ruidos. También es fluido el ingreso de funcionarios económicos como Mercedes Marcó del Pont en la AFIP o Alejandro Vanoli, en la Anses. Pero mucho más difícil es la inclusión de Carlos Zannini como jefe de los abogados del Estado. Cristina, en tanto, vetó los nombres de Martín Redrado, Diego Gorgal y Carlos Caserio.

Peronistas históricos

En la primera línea del gobierno que viene figuran personajes históricos del PJ, con larga experiencia en el Estado. Un símbolo de ese sector es Felipe Solá, el futuro canciller, un trotamundos de los distintos peronismos, exgobernador y de gran relación personal con Alberto Fernández. Ginés González García también se suma al gabinete en el área de Salud, la misma que condujo con Eduardo Duhalde y con Néstor Kirchner. Agustín Rossi regresa al Ministerio de Defensa, que lideró años durante la gestión de Cristina Kirchner. Su designación tuvo que ver con la operación para dejar el paso libre a Máximo Kirchner en la conducción del bloque oficialista de Diputados.

Los "nuevos"

Juventud y "ausencia de prontuario" son dos características que quiso sumar Alberto Fernández al elenco que lo acompaña en su llegada al poder. Martín Guzmán resalta como el ministro a la vez más relevante y con menos historia política. Es una incógnita cómo navegará las entre las distintas facciones del nuevo poder este académico formado en Estados Unidos al lado del Nobel Joseph Stiglitz. Matías Lammens se estrena también en un cargo político después de su intento fallido por convertirse en jefe de gobierno porteño. La ministra de las Mujeres, Elisabeth Gómez Alcorta, es otra de las que debuta en la administración pública.

Los "olvidados"

La ausencia más sonora en el gabinete es la de los gobernadores peronistas, a los que Fernández les había prometido una suerte de cogobierno. Ninguno de los ministros responde directamente a los mandatarios aliados al presidente electo, como Juan Manzur, Sergio Uñac, Gustavo Bordet o Omar Perotti. Los gremios tampoco entraron a la primera línea, más allá de la buena relación que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, tiene con "los Gordos" de la CGT. Moyano tendrá consuelo en la segunda línea de Transporte. Nada quedó para los movimientos sociales, algo que se intuía desde que Juan Grabois dijo en público que no se sentía "convocado".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.