Alejandro Rozitchner: "No me sorprendieron las denuncias de abuso sexual en La Cámpora"

Argentina y la insistencia en el pasado: Entrevista a Alejandro Rozitchner

30:57
Video
(0)
2 de enero de 2019  • 18:53

El filósofo Alejandro Rozitchner dijo hoy que las denuncias de abuso sexual que se registraron dentro del grupo militante kirchnerista La Cámpora no lo sorprendieron. En diálogo con la periodista Luciana Vázquez en el noticiero +INFO, en LN+,el pensador de Cambiemos dijo que la agrupación "tiene una sensibilidad autoritaria" y un "estilo de vida ligado al aplastamiento" en el marco de un análisis sobre las diferencias entre una militancia sacrificial y una ciudadanía centrada en la libertad individual, como la que alienta Cambiemos.

"Es un movimiento que hace pesar mucho la autoridad", desarrolló Rozitchner. "Por eso no me sorprendieron en absoluto las denuncias de abuso", dijo.Para Rozitchner, la situación en Cambiemos es diferente: "Hay un estilo sano. Sin sumisión ni de mujeres ni de hombres".

El filósofo también dio sus puntos de vista acera del peso excesivo del pasado a la hora de conceptualizar el presente y el futuro en Argentina. "Estamos creídos que la orientación respecto del presente y del futuro se obtiene en el conocimiento de la historia y eso me parece una barbaridad. Me parece que eso es mirar hechos muertos, gente muerta, ideas viejas y vive en ese ambiente conservador" y agregó: "La relación sana con la realidad no sería estar observando siempre cómo fue la realidad sino estar conectados física y directamente con la realidad que estás viviendo aunque como objeto de conocimiento es más difícil"

También dijo: "Un mínimo porcentaje de la población, que sigue debatiendo el pasado, tiene una enajenación suficiente como para creer que las cosas suceden en un tiempo muerte". "La superación del pasado es una relación directa con el presente; no es haber hecho las pases", argumentó.

"En este equipo político hay mucha pasión por lo ejecutivo. Es un grupo que hace política para transformar la realidad. Hay otros grupos políticos que hacen política como un fin de en sí mismo. Podríamos hablar de un movimiento simbólico delictivo que se vale de símbolos anclados en el pasado, en el autoritarismo de los líderes y el delito y robar. Robar no es pensar distinto, es robar", también afirmó refiriéndose al macrismo.

Rozitchner elogió la decisión del presidente Mauricio Macri de alentar el debate sobre el aborto. "Lo importante que hizo Mauricio fue impulsar el debate y dejar que la sociedad viva la experiencia colaborativa de conversar sobre el tema y actuó como un ciudadano normal que es decir yo quiero esto pero lo que salga. Mauricio de haber tenido que votar, habría votado en contra del aborto", afirmó.

"Estoy a favor del aborto -sostuvo respecto de su propia opinión-. No me parece que sea un derecho de la mujer; me parece que es una desgracia, pero tiene que ser legal. No se puede pensar en términos de derecho porque hay una vida que se elimina"

Sobre el poder, el filósofo dijo: "No sé si un gobierno o un presidente tiene el poder. Puede imprimir el caracter a una época pero eso siempre y cuando también forme parte de la sociedad que produce esos sentidos. Un presidente no inventa nada. Puede ponerse a caballo de ciertas necesidades y por eso tener éxito. Por ahí al poder no lo detentan personas sino procesos como la limitación de la violencia o el maltrato a los chicos"

Además, relativizó la idea de que Argentina es una sociedad excepcional en su nivel de fracaso y retroceso histórico: "No somos los peores del mundo. Es una especie de narcisismo invertido, eso de decir peor que yo, no hay nadie. Pensamos en Europa que es la cuna de la civilización y en el siglo pasado hubo 100 millones de muertos en las dos guerras mundiales. Nosotros tenemos grandes dificultades.

Sobre la ex presidenta Cristina Kirchner, sostuvo: "En el discurso de Cristina ella es protagonista. Siempre en el discurso de los líderes autoritarios ellos son personajes centrales de la historia. En movimientos más modernos, más capaces de la realidad, se trata más de un trabajo en común y el líder no tiene esa necesidad de culto a la personalidad, más bien desearía lo contrario".

Finalmente señaló a la figura del presidente Macri como el presidente que mayor cambio representó en la política desde 1983. Dijo en ese sentiddo:

"Sin duda Mauricio. Porque la época cambió mucho y este es un equipo político que dejó de hacer fuerza en contra de la época y entocnes acepto volverse real y jugar la política como se juega ahora y la comunicación como se juega ahora porque hablamos con personas reales y no con conceptos que tenemos de cómo es el sujeto político. Esta que estamos explicitando vale para cualquier experiencia. Si volvemos a la realidad amorosa, uno podría tener un preconcepto de cómo tienen que ser las cosas y lo cierto es que las cosas pueden ser de maneras muy distintas y uno va cambiando en la vida y van cambiando esas formas de ser. Estar atento a sus necesidades es mejor que tener en claro en el nivel del debate dialéctico el deber ser"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?