AMIA: duras críticas al pacto con Irán

Familiares de las víctimas dijeron que el acuerdo "está hecho para garantizar la impunidad" y le apuntaron especialmente al canciller Héctor Timerman; con la Presidenta en Colombia, ningún ministro del gabinete fue al acto en la calle Pasteur
Jaime Rosemberg
(0)
19 de julio de 2013  

Ubicados a un costado del escenario, de frente al débil rayo de sol que hacía más soportable el gélido viento matinal, el senador Aníbal Fernández y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, escuchaban, incómodos, las palabras de Sofía Guterman . "Es una utopía pensar que Irán entregará a sus hombres o admitirá su responsabilidad en el atentado. Todo está hecho para garantizar la impunidad", afirmó la familiar de una de las víctimas en un momento clave del acto en el que se recordó ayer a las 85 víctimas que dejó como saldo el ataque terrorista a la sede de la calle Pasteur, hace ya 19 años.

Con ausencia casi total de representantes del Gobierno (la presidenta estaba en Colombia) y nutrida delegación opositora, los discursos de Guterman y del flamante presidente de la AMIA, Leonardo Jmelnitzky, apuntaron contra el memorándum firmado con Irán el 27 de enero último y en reclamo a la Justicia por la falta de avances en la causa judicial que investiga el ataque. El tono de los discursos, más allá de la política de "no confrontar" de la AMIA, evidenció un brusco y tal vez definitivo giro en la relación del Gobierno con la comunidad judía: de ser un espacio afín pasó a ser, desde 2011 y por obra y gracia del acuerdo firmado con Irán en enero, territorio hostil.

Video

"La impunidad no decayó en ningún momento en todos estos años. Mantuvo su reinado alimentada por los culpables, los cómplices y los encubridores", disparó Guterman, mamá de Andrea, joven de 27 años al momento del atentado. Sin nombrar a la presidenta Cristina Kirchner, la familiar fue muy dura con el canciller Héctor Timerman y con el grupo de familiares cercanos al Gobierno recibidos por la Presidenta el martes último. "Señor canciller: ¿usted aceptaría acordar con los genocidas del Proceso?", le dedicó al primero. Y después afirmó: "No se puede luchar por justicia y al mismo tiempo compartir actos con Luis D'Elía", en una frase que molestó al grupo 18-J, que encabeza Sergio Burstein, presente en el acto (ver aparte).

"El memorándum es pobre, tiene inconsistencias, omisiones, inexactitudes y violaciones de la ley argentina [...] Si en un acuerdo una de las partes dice que es poco lo que se consigue, está diciendo que la otra consiguió mucho. Eso lo dijo usted, señor canciller", dijo Guterman. Y después agregó: "Con los muertos no se negocia". Antes del acto, el senador Fernández enfrentó los micrófonos y soltó una frase polémica. "[El memorándum] es un convenio con un país soberano aprobado por el Congreso [...] y si Irán no cumple, no perdemos nada", afirmó el senador kirchnerista.

Con tono moderado, el titular de la AMIA también repartió críticas a Irán y la justicia argentina. Se centró en los jueces federales Rodolfo Canicoba Corral, que investiga la conexión local ("desde 2009 no hemos conocido avances"), y Ariel Lijo, "que ha elevado un tramo de esas investigaciones a juicio pero no ha surgido nada". En lo que Jmelnitzky y Guterman coincidieron fue en la defensa del fiscal Alberto Nisman, criticado por el Gobierno. Guterman calificó de "preocupante" que la procuradora Alejandra Gils Carbó le haya "prohibido" disertar ante el Congreso norteamericano, y Jmelnitzky valoró como "incuestionable" que lo investigado por el fiscal especial de la causa AMIA haya servido para sustentar el pedido a Interpol para que éste pidiera la captura internacional de funcionarios y ex funcionarios iraníes por su participación en el ataque.

La demora de la Justicia en resolver el caso fue un eje de la demanda
La demora de la Justicia en resolver el caso fue un eje de la demanda Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

La ausencia de la Presidenta y ministros del gabinete -el titular de Educación, Alberto Sileoni, había confirmado su presencia y faltó sin aviso- contrastó con la multitud de dirigentes opositores que llegaron a la calle Pasteur. El titular del FAP, Hermes Binner, y los candidatos a diputados de UNEN, Alfonso Prat-Gay, Victoria Donda y Ricardo Gil Lavedra, estuvieron allí, al igual que la vicejefa de gobierno porteño, María Eugenia Vidal; el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, y los postulantes macristas porteños Sergio Bergman, Federico Sturzenegger y Laura Alonso, además de Patricia Bullrich, titular de Unión por Todos, y el ministro sciolista Jorge Telerman. También dijeron presente la embajadora de Israel en el país, Dorit Shavit, e Inés Werinberg de Roca, jueza del Tribunal Superior de Justicia porteño.

Todos escucharon la sirena que, a las 9.53, dio inicio al acto recordatorio. Le siguió la mención, una por una, de las víctimas del atentado, debajo del enorme cartel que rezaba: "19 años, la herida sigue abierta". El periodista Andy Kusnetzoff recordó a Diego de Pirro, víctima con quien compartió su bar-mitzvá, y la cantante Patricia Sosa cantó "Decir adiós".

Al final de su discurso, Guterman bajó del escenario y se abrazó con familiares y dirigentes. Tardó en darse vuelta y recibir con pocas ganas el saludo del senador Fernández. Una postal del cambio de clima entre la comunidad judía y el Gobierno.

Un cita de campaña para los candidatos

  • Presencia Pro

    El acto conmemorativo del atentado a la AMIA tuvo una inusual presencia opositora, a días de las PASO. Los primeros en llegar fueron los macristas: a la vicejefa de gobierno, María Eugenia Vidal, se sumaron los tres primeros candidatos de la lista en Capital: Sergio Bergman, Federico Sturzenegger y Laura Alonso. Aunque no es candidata, también estuvo Patricia Bullrich, líder de Unión por Todos y aliada a Pro
  • Centroizquierda unida

    Siempre juntos, y con fotógrafo propio, llegaron Alfonso Prat-Gay, Victoria Donda y Ricardo Gil Lavedra, candidatos porteños. Hermes Binner, candidato en Santa Fe, llegó temprano pero eludió a la prensa
  • Del editor: qué significa.

    El acuerdo con Irán profundizó la bronca de la comunidad judía, un entorno amable para el Gobierno hasta hace unos años, convertido en territorio hostil.

    Debido a la sensibilidad del tema, la nota está cerrada a comentarios.

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.