Ante obispos argentinos, el Papa dijo que le "duele" la polarización en el país

Francisco les expresó a los religiosos su "deseo" de visitar la Argentina
Francisco les expresó a los religiosos su "deseo" de visitar la Argentina Crédito: @PrensaCEA
Elisabetta Piqué
(0)
2 de mayo de 2019  • 08:51

ROMA.- El papa Francisco recibió hoy al primer grupo de 31 obispos argentinos en visita ad limina -de las regiones platense, litoral y nordeste del país-, con quienes estuvo más de dos horas reunido en la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano.

En dos horas de un "diálogo muy abierto, cordial, fraterno y franco", el exarzobispo de Buenos Aires alentó a los obispos a seguir adelante en sus tareas pastorales, dándoles especial atención a los pobres, a los jóvenes y a la educación y buscando "liderazgos que ayuden al encuentro entre los argentinos".

Según contaron a medios argentinos el arzobispo de La Plata, Víctor Manuel "Tucho" Fernández, y de Corrientes, Andrés Stanovnik, virtuales voceros del primer encuentro de este tipo entre el episcopado y un papa argentino, durante el encuentro se habló del país desde el punto de vista pastoral y el Papa se manifestó dolido por la polarización y la tensión social.

"Se mencionó como preocupación de algunos obispos la existencia de tensión social. Ustedes saben que hay una polarización en la Argentina y en el caso del aborto esa polarización se afirmó más aún. Y mencionó que le duele eso porque hace que haya jóvenes reticentes a escucharnos, después de todo este período de tanta discusión y con tanta fuerza", contó Fernández.

Si bien Francisco expresó su "deseo" de visitar al país, no dio ninguna indicación de que ese postergado viaje esté, al momento, en sus planes. "No tenemos ningún indicio ni por el sí, ni por el no, solo sabemos que es difícil", dijo Fernández ante una pregunta de LA NACION sobre la posibilidad de una visita el año que viene.

"Pero expresó varias veces el deseo de visitarnos, aunque nos habló de las dificultades que tiene debido a una agenda de viajes a otros países ya muy intensa, que postergan la visita", añadió Stanovnik.

Antes de reunirse con el Papa este primer grupo de obispos -que salió muy satisfecho de la reunión con el máximo jefe de la Iglesia católica-, celebró misa en el Altar de la Tumba de San Pedro, en el subsuelo de la Basílica de San Pedro, uno de los lugares más sagrados del catolicismo.

Durante el encuentro que tuvieron luego con el Papa, alguien que para ellos "era Bergoglio y ahora es el sucesor de Pedro y vicario de Cristo", el 90% de los temas fueron de orden pastoral, aseguraron. Se habló de temas particulares de las diversas diócesis, de los seminarios, de la formación de los seminaristas, del clero y de las diversas preocupaciones. "Fue un diálogo abierto, sin ninguna agenda previa, cada uno exponía la problemática pastoral de su diócesis y el Papa escuchaba dos o tres planteos e interrogantes y respondía a ellos muy ampliamente y generosamente", detalló Stanovnik, que destacó que el Papa insistió tanto en el tema de la educación, como en el de la cercanía con la gente que más sufre, el acompañamiento de los jóvenes y la búsqueda de "liderazgos que ayuden el encuentro entre los argentinos".

Críticas a los medios

Durante la reunión, junto con la polarización política y tensión social, los obispos también plantearon su preocupación por el modo en el cual es tratado el Papa en los medios argentinos. Fernández puso como ejemplo la escasa cobertura del gesto que Francisco tuvo hace unas semanas por la reconciliación en Sudán del Sur, "que fue ponerse de rodillas a besarle los pies a sus líderes políticos para decirles por favor, superen esta división, por favor no dejen el camino de la unidad", al final de un retiro espiritual al que invitó mandatarios del país africano. "Eso no fue suficientemente rescatado en la Argentina, como si lo fue en otros países, mientras que se destacan cosas menores, que no tienen importancia", indicó. "La respuesta del Papa ante este planteo fue: no le echemos la culpa a la Argentina, sino que en realidad este es un fenómeno mundial", agregó el arzobispo.

Más allá de la crítica a los medios, preguntado por LA NACION acerca de la manipulación política que se le suele dar a cualquier cosa que diga el Papa, Fernández admitió que "en la Argentina hay una polarización política muy grande, muy tensa, que hace que sea muy difícil hablar". "Nosotros tenemos miedo de hablar de cualquier tema porque es muy raro que te lo interpreten adecuadamente, siempre te lo politizan, o a favor de un partido o a favor del Gobierno, o en contra de este. Y la mayoría de las veces uno no tiene ni de lejos la intención que se le atribuye. Le pasa al Papa y nos pasa a nosotros", reconoció.

Aunque el arzobispo se manifestó esperanzado por una reunión a la que convocó recientemente en La Plata a sectores políticos diversos para reaccionar a la grave situación social con propuestas "por el bien concreto de la gente", destacó, por otro lado, que va a hacer falta mucho tiempo para superar la crispación. "El país se ha tensado mucho y la vuelta atrás lleva más tiempo que lo que llevó a provocar esta situación. Va a suponer un camino educativo, lento, pero también creo que la misma sociedad en algún momento se da cuenta de que esto no puede ser, toma conciencia", dijo.

Fake-news

En este sentido, se mostró espantado ante las fake-news que circulan en el país, que muchísima gente, incluso sacerdotes, se creen. "¡Un estúpido dice que el Papa tiene el dinero de Cristina en el Vaticano y hay gente tonta, hasta curas, que se creen semejante barbaridad! Y uno dice '¡pero en qué nivel estamos, Dios mío! Con lo cual lo de la educación que mencionó el Papa se ve con más claridad todavía. ¿Qué educación hemos dado, incluso dentro de la Iglesia, donde nuestra propia gente se cree cualquier cosa? ¿Cómo damos marcha atrás con todo esto?", se preguntó Fernández. "Y nos va a llevar bastante tiempo. Pero es verdad que también ya hay gente que se está dando cuenta que se dice cualquier cosa, que ya no hay ética periodística y profesional y que hay que ser más crítico y que hay que estar atento a no creerse cualquier cosa", agregó.

Viaje postergado

En cuanto al tan postergado viaje a la madre patria, los obispos dijeron que el Papa ya fue invitado muchas veces y que aunque expresó su "deseo" de ir a la Argentina, aún no hay nada a la vista. "La última vez le dijimos en broma que 'no se prive de la alegría' de visitarnos, un chiste en el estilo de él, que quizás no fue interpretado adecuadamente", confesó Fernández. "Siempre lo invitamos, pero nos estuvo contando todas las preocupaciones que tiene y nosotros tenemos que asumir que él en la Argentina ya dio mucho. Sobre muchos temas sobre los que necesitaríamos una palabra hoy, tendríamos que ponernos a ver lo que ya dijo en sermones y homilías cuando estaba allá y tendríamos una respuesta", apuntó.

Stanovnik añadió que el Papa les comentó que en los próximos meses, hasta fin de año, tiene una agenda muy intensa de viajes al exterior, "breves, pero numerosos, lo cual posterga naturalmente la visita a la Argentina". "Los argentinos tenemos que darnos cuenta que en el Papa tenemos una figura internacional de una relevancia extraordinaria, lo tendríamos que aprovechar muchísimo más", agregó. Al igual que Fernández, el arzobispo de Corrientes lamentó que los medios hacen "un trabajo de deterioro de la figura" del Papa que, según quiso destacar, "no condice con el sentir del pueblo". "Nosotros estamos en contacto con nuestra gente y sentimos que nuestra gente lo quiere al Papa, lo valora y espera su visita naturalmente".

Los participantes

Al margen de los dos arzobispos mencionados, participaron del encuentro:

Por los obispos del NEA: Hugo Nicolás Barbaro (San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña), Damián Bitar (Oberá), Adolfo Ramón Canecin (Goya), José Vicente Conejero Gallego (Formosa), Ramón Alfredo Dus (Resistencia), Angel José Macín (Reconquista), Juan Rubén Martínez (Posadas), Marcelo Martorell (Puerto Iguazú), Gustavo Montini (Santo Tomé) y Ricardo Faifer (emérito de Goya).

Por la región Litoral, los obispos Luis Collazuol (Concordia), Sergio Fenoy (Santa Fe de la Vera Cruz), Luis A. Fernández (Rafaela), Gustavo Help (Venado Tuerto), Eduardo E. Martín (Rosario), Juan Alberto Puiggari (Paraná), Hugo Norberto Santiago (San Nicolás de los Arroyos) y Héctor Zordán (Gualeguaychú).

Por la región Platense, los obispos Carlos Azpiroz Costa OP (Bahía Blanca), Nicolás Baisi (auxiliar de La Plata), Alberto Bochatey OSA (auxiliar de La Plata), Carlos Humberto Malfa (Chascomús), Luis Martín (auxiliar electo de Santa Rosa), Raúl Martín (Santa Rosa), Gabriel Mestre (Mar del Plata), Hugo Manuel Salaberry SJ (Azul), Jorge Eduardo Scheinig (auxiliar de Mercedes-Luján) y Ariel Torrado Mosconi (Nueve de Julio). Además estuvieron monseñor Oscar Sarlinga, obispo emérito de Zárate-Campana, y monseñor Alfredo Zecca, arzobispo titular de Bolsena.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.