Apertura de sesiones ordinarias: Cristina Kirchner apenas asintió en algunos pasajes del discurso de Alberto Fernández

La vicepresidenta cedió protagonismo y aprobó las menciones del Presidente contra los especuladores y la fuga de dólares
La vicepresidenta cedió protagonismo y aprobó las menciones del Presidente contra los especuladores y la fuga de dólares Crédito: Senado
Maia Jastreblansky
(0)
1 de marzo de 2020  • 15:51

Cristina Kirchner acompañó al Presidente en su primer discurso deapertura de sesiones ordinarias con un rol secundario y por demás pasivo. Ceñida al protocolo previsto para su investidura, la vicepresidenta siguió el discurso de Alberto Fernández sin hacer declaraciones públicas. Tampoco abundó en gestualidades durante la alocución presidencial en el Congreso de la Nación.

Con ocho mensajes de apertura ante la asamblea legislativa en su haber, por primera vez, Cristina estuvo encargada de inaugurar la sesión, en el que constituye el 138º período de sesiones ordinarias. Fuentes oficiales aseguraron que la vicepresidenta no hizo acotaciones al discurso de Fernández, ni lo leyó antes.

La vicepresidenta partió al Congreso a las 10.40 de su departamento de Recoleta, emplazado en Juncal y Uruguay. Al bajar del auto, saludó a los militantes que se habían movilizado al Parlamento. Aunque en su entorno reconocen que la vicepresidenta está "al tanto de todo", sus más estrechos colaboradores aseguraron que Cristina no se ocupó específicamente de la organización de la ceremonia.

Sergio Massa, Alberto Fernández y Cristina Kirchner
Sergio Massa, Alberto Fernández y Cristina Kirchner Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

La presidencia del Senado, que está a su cargo, fue la que cursó las invitaciones y las acreditaciones a los funcionarios y las personalidades de la cultura y la sociedad civil que se ubicaron en los palcos. Pero la lista de invitados especiales fue confeccionada por la Casa Rosada, aseguraron fuentes oficiales.

Cristina ingresó al recinto a las 11.16, presentada por la locutora de ceremonial del Senado. Hubo un acalorado aplauso. La vicepresidenta dedicó algunos saludos a los balcones, haciendo un vaivén con los dedos y siguió los pasos de inicio de la sesión. Se movió ajustada al libreto, aunque dejando que el micrófono le tome algunos comentarios sobre el protocolo.

"Hacemos todo de una, ¿no?", se la escuchó decir tras darle pie al presidente de Diputados, Sergio Massa, para el izamiento de la bandera nacional y para entonar el himno nacional.

Vestida de rojo, con una túnica floreada, Cristina acomodó varias hojas sobre el escritorio, en un libreto mucho más breve que el que tenía cuando era la encargada de dar el discurso y desplegaba sus apuntes en letra imprenta.

Gestos de aprobación, sin aplausos

Tras un cuarto intermedio, cerca del mediodía, Cristina recibió al Presidente en la explanada del Congreso y lo acompañó, abriéndole paso por el cordón de honor en el atrio. Firmó con una "C", gigante, en el libro de honor.

Cristina Kirchner adoptó un bajo perfil durante el discurso de Fernández
Cristina Kirchner adoptó un bajo perfil durante el discurso de Fernández Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

Acotada al protocolo, Cristina no aplaudió en ningún momento del discurso de Fernández, que se extendió durante una hora y veinte minutos. Tampoco lo hizo Massa. Solo en algunos pasajes, la vicepresidenta se limitó a asentir con la cabeza. Pero el resto del tiempo escuchó, dándose aire y jugando con un abanico negro sobre el escritorio.

Cristina hizo gestos de aprobación cuando Fernández cuestionó a "los pícaros que especulan subiendo los precios". También cuando el Presidente habló de "fuga de dólares" durante el gobierno anterior y pidió averiguar "quiénes se beneficiaron con esas prácticas".

Ni se inmutó cuando Fernández anunció que ordenará la desclasificación de los testimonios secretos brindados por agentes de inteligencia en los juicios vinculados al atentado a la AMIA. Tímidamente, Cristina asintió cuando el Presidente anunció el proyecto de reforma judicial y dijo que buscará impedir que unos pocos jueces definan el "cajoneo o el avance" de las causas.

Terminado el discurso, Cristina Kirchner saludó a Fernández y se quedó para las primeras fotos. Al momento de los saludos informales, se retiró.

Fernández se despidió de la vicepresidenta en las escaleras del Congreso y se retiró con su pareja, Fabiola Yáñez, a Olivos. Los colaboradores de la expresidenta aseguraron que no estaban previstas otras actividades políticas para el día y que, al menos en principio, no estaba pautado que Cristina hiciera comentarios públicos sobre el discurso.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.