Barajar y dar de nuevo frente al Covid

Sandra Choroszczucha
Sandra Choroszczucha PARA LA NACION
(0)
7 de enero de 2021  • 16:40

Hace más de un año padecemos una pandemia por Covid-19 a nivel global. Cada país de cada región fue atravesando diferentes instancias, donde las mayores prohibiciones y aperturas formaron parte de un menú muy variado de medidas que fueron implementándose y reformulándose a lo largo de este período. Los ciudadanos del mundo fuimos dudando de las bondades o maldades relativas de este virus, porque los científicos y funcionarios políticos del mundo fueron dudando sobre las bondades y maldades relativas de este virus.

En Argentina el gobierno nacional, provincial y local aunaron criterios y optaron por una estrategia donde las medidas consistieron en numerosas y rigurosas prohibiciones con fuerza de ley, a partir de lo cual las actividades económicas y sociales se mantuvieron paralizadas por un largo período. Si bien los ciudadanos fuimos obligados a mantenernos encerrados en nuestras casas durante varios meses, las consecuencias no se hicieron esperar. Así, un tiempo después se evidenció con crudeza la parálisis total de la economía, el aumento notable del desempleo y la pobreza y millones de mentes deprimidas y agotadas por la imposibilidad prolongada de socializar bajo cualquier tipo de circunstancia.

¿Advirtieron que cuando un sujeto se "manda una macana" luego intenta compensar haciendo todo lo contrario a lo hecho con anterioridad? Todo parece indicar que nuestros gobernantes consideran haberse "mandado una macana"; además de economías y mentes devastadas, en Argentina los contagios y muertes por coronavirus empezaron a ocupar primeros lugares a nivel global.

Existe una frase popular: "barajar y dar de nuevo". Con frecuencia, es importante cuando las cosas resultan mal, barajar y dar de nuevo; el punto es barajar y dar de nuevo bien. ¿Si la estrategia sanitaria argentina que implicaba prohibiciones extremas resultó en depresiones económicas y mentales, esto justificaría que, luego, nuestros gobernantes realicen todo lo contrario (flexibilizaciones y aperturas totales) en el momento que los contagios y las muertes por coronavirus siguen aumentando exponencialmente?

Al mismo tiempo, la irresponsabilidad social ayudó enormemente al desbande del coronavirus, para que los contagios y muertes se incrementaran en los últimos meses en la Argentina. Millones de ciudadanos reclamaban con ímpetu por mayores libertades, y cuando las obtienen, confunden libertad con "hago lo que quiero, como quiero, aunque lastime a millones de conciudadanos".

En los últimos meses hemos visto reuniones masivas de funcionarios políticos y ciudadanos de a pie sin respetar ningún tipo de protocolo, un funeral que superó un millón de personas para despedir en la Casa Rosada a un ídolo del futbol, el transporte público atestado de gente o la decisión de dar "piedra libre" a una temporada veraniega donde "el vale todo" es parte de nuestra nueva nueva normalidad.

El presidente Alberto Fernández repitió al menos durante doce quincenas que la vida de los argentinos se anteponía ante todo, y muchos nos preguntamos donde quedó ese principio. Hoy el coronavirus se encuentra descontrolado, los contagios siguen escalando intempestivamente. Según el sitio worldometer, Argentina está en el lugar número 12 en cantidad de infectados con un total de 1.662.730 de personas contagiadas y en el lugar número 22 en cantidad de muertes por cada millón de habitantes con un total de 43.785 fallecidos; se vienen reportando desde el Ministerio de Salud más de 8200 casos diarios de Covid-19 a nivel nacional, y la Asociación Médica de Bahía Blanca reportó que el día 5 de enero fueron confirmados en el país 13.790 nuevos casos de Covid-19.

La ocupación de camas en Unidades de Terapia Intensiva (UTI) llega a promediar 53,3% a nivel nacional y 57,3% en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), y los expertos cuentan que continúa su escalada. Médicos y enfermeros de los diferentes centros médicos del AMBA relatan que las guardias están atestadas de gente con Covid-19 y los llamados para solicitar ser testeados se volvieron incesantes. La no disponibilidad de camas en los centros médicos empieza a ser preocupante.

Según el sitio worldometer, Argentina está en el lugar número 12 en cantidad de infectados con 1.662.730 personas contagiadas y en el lugar número 22 en muertes por millón de habitantes, con un total de 43.785 fallecidos

Mientras nos estamos estrellando, seguimos esperando que los dirigentes políticos de ambos lados de la "grieta" dejen de lado tácticas y estrategias para mejorar su imagen de cara a elecciones que se celebrarán recién el 24 de octubre y que la copiloto deje de anteponer sus intereses (penales) particulares a los de la nación argentina. Al mismo tiempo, el interrogante es, si al margen de algunas expresiones en los medios, el piloto de los argentinos tiene un concreto plan para poder hacer frente a un flagelo sanitario.

Politóloga y Profesora (UBA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.