Opinión. Bienvenido el carácter didáctico de la sentencia