Caída de la Tupac: dirigentes "liberados", pero preocupados

Los murales del barrio El Cantri, de la Tupac, están deteriorados
Los murales del barrio El Cantri, de la Tupac, están deteriorados Fuente: LA NACION
Los cooperativistas que trabajaban para Milagro Sala destacan que ya no los obligan a militar, pero advierten sobre la situación social
Alan Soria Guadalupe
(0)
21 de enero de 2019  

SAN SALVADOR DE JUJUY.- Verticalismo, sometimiento, represalias. Los cooperativistas de Jujuy recuerdan hoy cómo vivían cuando estaban en la órbita de Milagro Sala y aseguran que hoy se sienten "liberados", pero también advierten sobre la situación social, agravada en los últimos meses por la crisis económica. Y todo con el temor del regreso del kirchnerismo de fondo.

Juliana lidera una organización social que hoy no da abasto. Tiene una veintena de merenderos en esta capital y sus alrededores y lamenta no poder brindar una mayor asistencia. "La gente viene cada vez más. Nosotros agradecemos que ya no vivamos con tanta presión como antes, pero esto es duro también", dice, en diálogo con LA NACION. Se queda pensando y agrega: "Igual, menos mal que ella está encerrada. Si no, ¿qué sería de Jujuy?".

Los otros cooperativistas que la rodean asienten y hablan todos a la vez cuando la figura de Milagro Sala entra en la conversación.

La caída de la Tupac Amaru - Créditos: Javier Corbalán

00:46
Video

"Si llega a volver... nosotros tememos por nuestras vidas. Nos tendremos que ir a vivir a otro lado", dice Rubén, un trabajador social de piel curtida por el sol y manos ásperas.

Se ve desilusionado y habla con hastío, pero desenvaina una energía sorpresiva cuando habla de los políticos que todavía defienden a Sala.

"En Buenos Aires no ven la realidad de lo que era esta mujer. [Amado] Boudou , [Luis] D'Elía pidiendo su libertad... si ella fue tan buena, ¿por qué el pueblo de Jujuy no está pidiendo que la liberen? La gente se cansó de ella y se quedó sola", sostiene. Y agrega: "No tienen que verla como la Virgen María, porque no lo es".

La mayoría de las organizaciones sociales que hoy trabajan en Jujuy tuvieron que atravesar un proceso de blanqueo tras la partida del kirchnerismo del poder. En una estrategia para comenzar a diezmar el poder de la Tupac Amaru -que reunía a todas las agrupaciones barriales-, el gobierno de Gerardo Morales dispuso que para seguir funcionando todas las cooperativas iban a tener que regularizarse ante el Estado mediante el blanqueo de sus integrantes y la bancarización de sus ingresos y egresos. De esa manera, Sala dejó de tener el control absoluto del dinero que le había girado por años el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, en la gestión de Alicia Kirchner .

Sala repartía el dinero -inicialmente destinado a la construcción de viviendas sociales- con discrecionalidad. El pago a las organizaciones quedaba sujeto al cumplimiento de las órdenes de la dirigente, como asistir a marchas, cortar una ruta o ocupar un terreno.

"Estamos tranquilos, liberados y seguimos haciendo lo que sabemos hacer, que es asistir. La cooperativa va a retirar sus fondos, no van ellos. No hay más verticalismo. Antes, si no hacíamos lo que ella, decía perdíamos todo. Se cortaba la plata, nos sacaban los bolsones con alimento, nos retiraban los planes sociales y nos quedábamos sin obras", cuenta José. Con insistencia, el dirigente busca mostrarse neutral y asegura que el objetivo del trabajo que hacen las cooperativas no cambió, sino que las formas son diferentes. "Nosotros vamos a ser luchadores sociales siempre. Con o sin ella [por Sala]; con o sin este gobierno", agrega.

En una suerte de catarsis que se extiende poco más de una hora, los cooperativistas denuncian que Sala mandaba a sus "changos" a pegarles a quienes no cumplían sus órdenes y que usaba sus contactos en el Estado provincial para asegurarse de que no consiguieran trabajo en el gobierno los que abandonaban la Tupac. También, que los hacía trabajar demasiadas horas de corrido y que a veces les prohibía ver a sus familias.

Pese a que por el desmoronamiento la Tupac ya no ejerce presión sobre ellos, todos coinciden en que el problema de fondo no está solucionado. El déficit habitacional de la provincia asciende a 10.000 unidades, el Estado sigue siendo elefantiásico y la recesión incrementa el temor de que se frenen las obras que les dan trabajo. Un extupaquero que hoy trabaja de sereno en la sede central de la agrupación para que nadie la usurpe resume su indignación: "La Tupac no era buena, pero este gobierno no sirve para nada".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.