Cuarentena: contrapuntos de Fernández con gobernadores por el "botón rojo" y reunión con Larreta y Kicillof

Videconferencia de Fernández con lo gobernadores
Videconferencia de Fernández con lo gobernadores Crédito: Presidencia
Maia Jastreblansky
(0)
9 de octubre de 2020  • 12:16

"Los conduce la gente. Algunos deberían cerrar y no se animan". El comentario de un alto funcionario de la Casa Rosada sobre algunos gobernadores reflejó la atmósfera que sobrevoló en el Gobierno tras la reunión virtual de más de cuatro horas que ayer Alberto Fernández mantuvo con los mandatarios provinciales.

Bajo el prisma que rigió la política sanitaria en los últimos seis meses, en la Casa Rosada no comprenden cómo hay centros urbanos del interior del país que tienen una ocupación de camas de terapia intensiva por encima del 80% y no toman medidas más drásticas para cortar los contagios. La inquietud de los funcionarios nacionales está puesta en algunas zonas de Mendoza (fundamentalmente la capital provincial), Santa Fe (en especial Rosario y Venado Tuerto), Tucumán y Río Negro (General Roca), si bien algunos de esos distritos tomaron medidas para restringir parcialmente la circulación en los últimos días.

Del otro lado, algunos gobernadores -no todos- argumentan que mientras haya capacidad de respuesta, no es posible a esta altura de la pandemia volver atrás con las medidas. "Mendoza está funcionando desde mayo. La economía está en marcha y también buena parte de la vida social. Cuando todo el mundo estaba cerrado nosotros estábamos abiertos. También el año pasado durante el invierno hubo un alto nivel de ocupación del sistema sanitario", señalaron cerca del gobernador Rodolfo Suárez, al tiempo que reconocieron que la capital provincial hoy tiene una ocupación de camas de terapia intensiva cercano al 90%. "Siempre se satura a ese nivel, es manejable", argumentaron y acotaron que cuando es necesario la provincia realiza un cierre temporario, con un sistema "on-off". Ocurrió, por ejemplo, el Día de la Primavera.

Portavoces del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, reconocieron que la provincia está "en su peor momento" aunque, señalaron, "no hay mucho margen para cerrar". "La gente está ahorcada con la economía y no sabemos cuándo terminará la pandemia. Hay que intentar convivir con el virus mientras haya capacidad de respuesta sanitaria", agregaron. Perotti -que mantiene un trabajo fluido con la Casa Rosada y que inauguró el plan Detectar Federal- anunciaría que no se abrirán nuevos grifos y que el esquema de restricciones permanecerá prácticamente igual.

En el Gobierno, en tanto, mostraban cierta sorpresa porque el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, tampoco tiene en carpeta, por ahora, volver atrás con las medidas, si bien la provincia restringió la circulación en el horario nocturno. El mandatario fue ministro de Salud de Cristina Kirchner. En Río Negro, la provincia tiene un paisaje variopinto: mientras que hay localidades que están comprometidas con los contagios, Bariloche planifica una prueba piloto con el turismo a partir del 16 de este mes, con un cupo inicial de 500 turistas simultáneos y un estricto protocolo que será un botón de muestra de la temporada de verano.

Ejemplo de AMBA

Alberto Fernández
Alberto Fernández Crédito: Presidencia

Esta tarde, según fuentes oficiales, Fernández mantendrá una nueva reunión virtual con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof antes de que el Presidente haga los anuncios cerca de las 18, probablemente en vivo y desde la Casa Rosada.

A pesar de que la zona metropolitana tiene su curva de contagios con una tendencia a la baja, en el Gobierno quieren repetir la foto de "concordia" entre las tres jurisdicciones que protagonizaron la mayoría de los anuncios de la pandemia. "Es una forma de dar el ejemplo al resto de los gobernadores", comentó un funcionario que trabaja palmo a palmo con Fernández.

Ayer, en la reunión virtual con los gobernadores que se entendió hasta las 22, Fernández les transmitió a los gobernadores que "hay que bancar" la presión social. "Yo como Presidente tuve que bancar cuando tuvimos que cerrar el AMBA", les dijo y puso como ejemplo la coordinación entre Nación, Provincia y Ciudad. De hecho, en la Casa Rosada no descartaban hacer nuevas comunicaciones mano a mano con algunos mandatarios provinciales que tienen su situación sanitaria comprometida.

Más allá de los casos puntuales en el interior del país, se espera que hoy Fernández vuelva a ponerle el rostro y la voz a los anuncios con una proyección más a largo plazo. Es que, si bien hay alarma por algunos focos de contagio puntuales, el Presidente también debe dar una perspectiva a futuro.

Tal como informó LA NACION, Fernández se referirá a preocupaciones comunes a todo el país para la última etapa del año: el regreso parcial y protocolizado de los alumnos a las clases, la habilitación del transporte interprovincial, las Fiestas y las vacaciones de verano.

El Presidente deberá buscar el tono justo entre ofrecer una perspectiva de convivencia con el virus hasta que llegue la vacuna y alertar por los focos que pueden saturar los sistemas de salud locales.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.