Coronavirus: a pesar del riesgo, Cristina Kirchner viajó a Cuba

La vicepresidenta viajó a Cuba para visitar a su hija Florencia. Permanecerá en la isla hasta la semana próxima.
La vicepresidenta viajó a Cuba para visitar a su hija Florencia. Permanecerá en la isla hasta la semana próxima. Fuente: Archivo
Gustavo Ybarra
(0)
16 de marzo de 2020  • 12:36

A pesar de encontrarse dentro de la población de riesgo por el coronavirus, tiene 67 años, la vicepresidenta Cristina Kirchner viajó anoche hacia Cuba para visitar a su hija Florencia, donde permanecerá al menos hasta la semana próxima.

Según informaron sus voceros, la vicepresidenta viajó en un vuelo de regular de la aerolínea Cubana de Aviación, que llegaba este mediodía a la isla caribeña.

"Era un viaje previsto, sacado con antelación", aclararon las fuentes consultadas por LA NACION sobre el nuevo viaje de Cristina Kirchner,

Si bien en Cuba ya se informaron cuatro casos confirmados de coronavirus, las autoridades de la isla decidieron mantener abiertas sus fronteras para el turismo, una de sus principales fuentes de ingresos, aplicando severos controles en los ingresos fronterizos.

Por el momento, el regreso de Cristina Kirchner está previsto para el próximo domingo, aunque la estadía podría prolongarse. Las últimas medidas anunciadas por el Gobierno permiten el retorno de argentinos al país (no así el ingreso de extranjeros hasta el 31 de marzo), queda por ver si en los próximos días no empiezan a resolverse cancelaciones de vuelos de línea aunque provengan de países no incluidos en la lista de los más afectados por el virus. Al día de hoy el itinerario de su viaje tampoco la obligaría a hacer cuarentena al volver.

La partida de la vicepresidenta coincidirá con una semana en la que la actividad en el Senado será casi nula como consecuencia de la pandemia de coronavirus y las medidas adoptadas por el Gobierno.

Si bien no se declaró un asueto total, la secretaria Administrativa de la Cámara alta, María Luz Alonso, dictó en los últimos días una serie de resoluciones adoptando medidas preventivas en sintonía con las tomadas por el Poder Ejecutivo.

La última se publicó ayer, resolución administrativa 475/20, y estableció la restricción temporal del ingreso de público a las dependencias del Senado. Solo se permite la entrada del personal de la Cámara alta. Ya la semana pasada se habían cancelado todas las actividades que no tuvieran que ver con el trabajo legislativo.

Además, se suspendió el servicio de guardería y del jardín materno infantil y se otorgó licencia hasta el 31 de marzo a todos los empleados de la Cámara alta con hijos que concurran a establecimientos primarios y secundarios.

Este escenario dejó en suspenso y sujetos a futura definición algunos de los temas que se esperaba que comenzara a tratar el Senado antes de que se declarara la pandemia.

El tratamiento del pliego que nomina al juez federal Daniel Rafecas para procurador general de la Nación, que tomó estado parlamentario en la sesión del jueves, es uno de los temas que, por el momento, quedaron en la nebulosa de la virtual parálisis de la actividad legislativa.

Además, se postergó el envío de los proyectos de ley de legalización del aborto y de reforma judicial, que el Poder Ejecutivo tenía previsto enviar al Congreso la semana pasada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.