Coronavirus en la Argentina: refuerzan con Gendarmería los controles en La Matanza por la cuarentena

El Presidente revelará que se destinará una dotación de gendarmes para contribuir a la seguridad local
El Presidente revelará que se destinará una dotación de gendarmes para contribuir a la seguridad local Crédito: Captura Presidencia
Jaime Rosemberg
(0)
15 de abril de 2020  • 13:11

El presidente Alberto Fernández llevó hoy a La Matanza su decisión de reforzar los controles para impedir un relajamiento de la cuarentena en el combate directo a la expansión del coronavirus en el territorio más poblado del país.

"No bajen los brazos, sean firmes en exigirle a la gente que se quede en sus casas", dijo el Presidente, en la escuela de Gendarmería Guemes, y ante gendarmes formados, guardando distancia y con barbijos puestos.

En ese distrito, uno de los más calientes del conurbano, es donde -como en otros sectores clave de la provincia- los funcionarios reconocen un relajamiento en el cumplimiento de la cuarentena obligatoria, prevista en principio hasta la medianoche del domingo 26 de abril. Tal como lo anunció el Presidente, el número de gendarmes pasará de 90 a 250, para "reforzar la seguridad en el marco de la pandemia", según informaron desde el Ministerio de Seguridad que encabeza Sabina Frederic, presente en el acto, del que también participaron el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el intendente local, Fernando Espinoza.

"Hemos logrado triplicar el número de gendarmes en el distrito más populoso de la provincia de Buenos Aires", dijo el primer mandatario, que en la primera parte de su discurso-de tan sólo seis minutos-agradeció a las fuerzas de seguridad por su tarea durante el desarrollo de la cuarentena. "Todos los días salen a la calle, se arriesgan al contagio, se exponen como cada hombre y mujer de la salud que trabaja tratando de socorrer a los que lo necesitan, como los que abren comedores y merenderos en estos barrios para acercar su solidaridad a los argentinos.", dijo el Presidente, quien-aseguran en su entorno-está "muy contento" con la actuación de todas las fuerzas de seguridad, y la inexistencia de "abusos" en sus tareas de control.

"Estamos haciendo un enorme esfuerzo, y hasta acá con resultados que nos dan tranquilidad. Estamos haciendo lo que hay que hacer, en el camino correcto, pero falta mucho", sostuvo el Presidente, con la intención de sostener la cuarentena obligatoria "todo lo que se pueda", según afirman cerca suyo.

La decisión de reforzar los controles en esta nueva etapa de la cuarentena, tiene como punto neurálgico a la provincia de Buenos Aires, con crecimiento sostenido de casos (pasó los 600) de coronavirus, y con una perspectiva preocupante.

Como anticipó LA NACION en su edición del lunes, la idea de redoblar controles formó parte de las conversaciones del Presidente con los gobernadores, y también las que Kicillof viene teniendo con intendentes de los 25 distritos bonaerenses que integran el Comité Operativo de Emergencia (COE) junto a autoridades nacionales y provinciales.

"La provincia va a seguir siendo restrictiva en todo lo que se pueda", afirmó uno de los participantes de esa reuniones. "No podemos aflojar. Se viene la etapa más complicada, faltan insumos, la economía se está complicando y la gente también se está cansando", comentaron desde una intendencia clave del conurbano. La multiplicación de casos en la provincia-desde el gobierno porteño critican por lo bajo la decisión de Kicillof de enviar a los casos potenciales a realizar cuarentena en sus hogares en lugar de concentrarlos en hoteles-es prioridad para la Casa Rosada.

En su visita a La Matanza-estuvo a fines del mes pasado recorriendo junto a Espinoza uno de los 12 hospitales modulares que se construyeron a toda velocidad con fondos públicos-el Presidente también dejó definiciones en relación a la crisis económica. "No teman, porque cuando sepan que se están quedando solos, el Estado va a estar al lado suyo. No estamos aquí para dejar caer empresas y dejar argentinos sin trabajo", expresó el Presidente. Fernández no dejó pasar la ocasión de contestarle de manera elíptica al sector "duro" de Juntos por el Cambio, que viene subiendo el tono de sus críticas al Gobierno. "Nos han llenado de palabras, y nos dejaron en la miseria", afirmó el Presidente.

Por la tarde, a las 17, el primer mandatario tiene previsto recibir a una delegación de la Cámara de la Construcción, encabezada por su presidente Iván Szcech, y representantes de la Uocra.

Los empresarios y sindicalistas le presentarán al jefe del Estado un "protocolo" sobre desarrollo de tareas en el marco de las normas sanitarias requeridas para evitar contagios de la enfermedad infecciosa.

La semana pasada, el Gobierno exceptuó, entre otras tantas actividades, a la obra pública -no así a la obra privada- del cumplimiento por parte de los trabajadores del aislamiento social, preventivo y obligatorio, que vence el 26 de abril.

A las 18, el jefe del Estado mantendrá una reunión con el titular del Banco Nación, Eduardo Hecker, también en la residencia de Olivos.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.