Cristina Kirchner: "Nos quisieron vender que Chile era el modelo a seguir"

Cristina Kirchner en el acto de campaña de Axel Kicillof, en La Plata
Cristina Kirchner en el acto de campaña de Axel Kicillof, en La Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford
María José Lucesole
(0)
24 de octubre de 2019  • 18:32

LA PLATA.- La expresidenta Cristina Kirchner acompañó el cierre de campaña de Axel Kicillof y en su discurso aludió a los conflictos en Chile: "Nos presentaron al país vecino como el modelo económico, social y político a seguir", cuestionó.

En el Paseo del Bosque de La Plata, Kicillof prometió "transformar la provincia y cada uno de los municipios" si resulta elegido gobernador el domingo.

Apenas a diez cuadras de la Gobernación, rodeado de Kirchner y la candidata a vicegobernadora Verónica Magario, Kicillof llamó también a redoblar esfuerzos para imponerse en las urnas el próximo domingo: "Nos trataron de hacer creer que la economía iba mal por no votar a Macri y a Vidal. Es exactamente al revés: porque la economía iba mal, la sociedad votó al Frente de Todos", aseguró el exministro de Economía.

Y aseguró: "Nos dejaron una provincia arrasada. Una enorme deuda de 12.000 millones -de los cuales el 80 por ciento está en dólares y vencen en cuatro años-. Unas 3300 pymes cerradas, 9000 comercios cerrados, 87.000 puestos de trabajo se perdieron. Tenemos 1,7 millones de nuevos pobres", enumeró.

Unas treinta mil personas se congregaron en el Paseo del Bosque para aplaudir a la fórmula opositora al gobierno de María Eugenia Vidal y Mauricio Macri.

Ante ellos, la candidata a vicepresidenta dijo que hay que "democratizar la economía".

"Podemos tener 20.000 elecciones, pero si no democratizamos la economía, va a ser muy difícil construir una sociedad mejor", agregó. La expresidenta, que se llevó los mayores aplausos, acusó a Macri de dejar "un país devastado". Se discurso fue interrumpido una y otra vez con cánticos que la expresidenta dejaba escuchar con su micrófono.

"Acá estoy acompañando a una nueva generación de dirigentes que no son de relleno. Van a protagonizar la historia", dijo. "Cristina, Cristina, Cristina corazón, acá tenés los pibes para la liberación", fue la primera estrofa que vitoreó el público.

La expresidenta dedicó una parte de su discurso a criticar el "modelo chileno": aludió a los destrozos provocados por las protestas y dijo que sus protagonistas "no cayeron de un plato volador, más allá de que algunos hablan de una invasión alienígena en el otro lado de la cordillera", en referencia a las afirmaciones que se filtraron de Cecilia Montes, esposa del presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Antes habló la candidata a vicegobernadora Verónica Magario: "Cada ciudadano y ciudadana sabe lo que ha ocurrido estos cuatro años. Han traído muchas tristezas y desazón. Pero es tiempo de cambiar esa historia. De empezar a sentirse bien", dijo. "Hay que cambiar las políticas que ahogan el bolsillo de los bonaerenses", agregó.

Desde la tribuna asentían una decena de intendentes peronistas. Estuvieron presentes Alberto Descalzo, de Ituzaingó; Gabriel Katopodis, de San Martín; Francisco Durañona, de San Antonio de Areco; Juan Horacio Zabaleta, de Hurlingham; Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora; Mario Secco, de Ensenada, y Mariano Cascallares, de Almirante Brown, entre otros.

Hubo sindicalistas como Roberto Baradel y Omar Plaini; legisladores nacionales como Facundo Moyano, Jorge Taiana y Cristina Álvarez Rodríguez, y Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

No estuvo presente Diego Maradona, pese a que el acto tuvo lugar muy cerca de la cancha de Gimnasia, club de fútbol que dirige el exdiez de la selección.

Ante ellos habló la candidata a intendenta local Florencia Saintout, que pelea la elección cabeza a cabeza con el alcalde de Cambiemos, Julio Garro. El intendente reparte boletas cortadas junto con la de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

La exdecana de Periodismo llamó a no cortar boleta: "Es con Alberto y con Cristina. Es con Verónica y con Axel. Es con todos", pidió a la multitud.

Al terminar el acto, unos pocos concurrentes se iban con una remera nueva que se repartió entre los asistentes: "Vidal corrupción, mentiras, pobreza. Kicillof-Magario 2019", decía la inscripción, que llevaba como escudo el logo de la feria La Salada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.