Cristina se mete en la campaña con críticas a Vidal y a la economía

Crédito: Mauro V. Rizzi
La expresidenta presentó Sinceramente en Mar del Plata, a unas cuadras donde Carrió hacía lo propio con su obra Vida
Darío Palavecino
(0)
20 de julio de 2019  

MAR DEL PLATA.- Sinceramente fue, más que nunca, un acto de campaña. La habitual presentación del libro se coronó esta vez con un escenario sobre la rambla del Hotel NH Provincial, desde donde la precandidata a vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, se despidió frente a cientos de militantes con brazos en alto: con una mano tomaba la de Axel Kicillof, su elegido para gobernar la provincia, y con otra la de Fernanda Raverta, la diputada nacional que sueña con ser intendenta local.

Irónica y filosa, fue persistente en las críticas al oficialismo y en particular con la gobernadora María Eugenia Vidal, a la que nunca nombró, pero aludió a repetición, en particular por sus recientes participaciones en programas de televisión. "Te pueden coachear para una entrevista, pero no te pueden coachear para gobernar bien", dijo. Y entonces fue cuando salió al rescate de Kicillof, con el que se rió porque algunos "ahora le dicen soviético".

"Esto es un régimen no capitalista, donde la gente no puede comprar lo que quiere", dijo sobre las dificultades que advierte hoy en el país y aseguró que verdadero capitalismo "era cuando estaba Axel de ministro de Economía y la gente compraba y consumía". Y remató: "Hoy compran productos marca pindonga", en referencia a las segundas marcas.

A Vidal, además, le reprochó haber relacionado el aumento de la desocupación al crecimiento demográfico. "Es un disparate", dijo.

La presentación de la expresidenta coincidió con la que Elisa Carrió hizo al mismo tiempo con su libro Vida, a unos 500 metros de allí, también de cara a la bahía Bristol. "Sabemos de lo que salimos, de un gobierno de saqueo, ahora tenemos la República", dijo la diputada, que desde esos ventanales del subsuelo del Torreón del Monje podía ver las dos pantallas gigantes y las luces dispuestas sobre el escenario donde los candidatos del Frente de Todos saludaban a unos 2000 seguidores. "La grieta del libro", bromeó un empresario local por la simultaneidad de ambas actividades.

Elisa Carrió coincidió y presentó su libro en el Torreón del Monje
Elisa Carrió coincidió y presentó su libro en el Torreón del Monje Crédito: Mauro V. Rizzi

A partir de ejes temáticos que le aportaba el periodista Marcelo Figueras, ante un auditorio que tuvo sus 640 butacas ocupadas, Cristina Kirchner abrió lanzada a golpear al oficialismo. Primero referidas a Vidal y luego, en general. "Nunca pensé que iban a hacer esto que hicieron", dijo antes de admitir que tenía sospechas del gobierno, pero "jamás que no solo no iban a cumplir con lo que habían prometido, sino hacer lo contrario".

Citó lo ocurrido con el impuesto a las ganancias. "Hay una diferencia entre la promesa y la mentira", dijo como ya había remarcado hace unos días en Río Gallegos.

También insistió con la deuda que tomó el Gobierno en esta gestión. Citó los 57.000 millones de dólares acordados con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y mencionó otros 160.000 de títulos emitidos. "Más que en la dictadura", comparó. Y fue por una referencia aún más contundente: "Entraron más dólares a Argentina en tres años y medio que en todo el Plan Marshall", advirtió.

Planteó que en diciembre de 2015, al cabo de su gestión, la situación del FMI como prestamista de la Argentina era un "capítulo cerrado" por Néstor Kirchner. De nuevo ahora con estas obligaciones, llamó a un giro porque "nadie puede creer que haciendo lo mismo vamos a obtener resultados diferentes".

Volvió a tomar el último gobierno militar como medida de comparación cuando se refirió al trato que los medios de comunicación tienen con el actual oficialismo. "Este blindaje mediático no lo vi con Alfonsín (Raúl), De la Rúa (Fernando) y Menem (Carlos), algo parecido solo fue con la dictadura", dijo la exjefa de Estado al recordar que por aquellos fines de los 70 y comienzos de los 80 "no salía que desaparecieron tantos o mataron a tal".

En la descripción de un escenario actual dominado por el desempleo y la caída de ingresos también remarcó repercusión en materia de seguridad. Citó un informe de la Procuración de la provincia de Buenos Aires para asegurar que en el distrito creció un 25% la tasa de homicidio en ocasión de robo y 63% la del hurto agravado. "Es por la gente que no tiene para comer, no tengo ninguna duda", insistió.

Llamó por último a despojarse de "prejuicios" contra la fuerza que lidera e invitó a hacer un esfuerzo y tener memoria. "Si pudieran visualizar cómo vivían antes y cómo ahora", dijo en un llamado a comparar su gestión con la actual. Así recordó su primer paso para declarar en tribunales de Comodoro Py, en abril de 2016, cuando a la salida y bajo la lluvia planteó que había que armar un frente electoral para recuperar lo que tenían antes. "Ahora es el Frente de Todos", resumió.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.