Cristina Kirchner volvió a encender la hoguera contra los periodistas

Pablo Sirvén
Pablo Sirvén LA NACION
(0)
12 de junio de 2020  • 20:18

Volvieron los afiches cristinistas para escupir. Una vez más, la vicepresidenta Cristina Kirchner dio rienda suelta a su obsesiva antipatía contra el periodismo, ahora en su nuevo formato virtual. Desde sus redes sociales, dio a conocer esta semana dos videos cortos sobre su presentación, en calidad de testigo, ante el juez federal Federico Villena , que lleva adelante una de las causas sobre presunto espionaje a políticos, magistrados y periodistas, realizados por una banda de narcotraficantes. En el primero se refirió a las escuchas tan difundidas en que se cruzaba telefónicamente con Oscar Parrilli y, en un tiro por elevación, le pegó a la Suprema Corte de Justicia por no haber impedido esa filtración. En el segundo , directamente mostró imágenes de conocidos periodistas y escenas genéricas de pilas de diarios, mientras con su voz en off culpaba a "la cobertura de los medios hegemónicos" de "complicidad" con el gobierno anterior y con dichas maniobras de espionaje. Por medio de ese mensaje, además, informó que había aceptado convertirse en querellante.

El mensaje audiovisual de la presidenta del Senado resulta ideal para que, sin violentar la cuarentena, los militantes de las redes sociales, especialmente los ultra fans del clan Kirchner, puedan alimentar su resentimiento hacia medios y periodistas desde la comodidad de sus casas. Los deja a salvo del mal que azota al mundo, pero no del virus del odio que siempre pretende inocular contra el periodismo. Se trata de una curva que Cristina Kirchner está muy lejos de querer achatar. Los leales seguidores cristinistas responden en consecuencia: insultan, difaman y amenazan con violencia a los periodistas que va marcando la máxima dirigente del Frente de Todos.

Los internautas agradecen porque ahora no tienen necesidad de gastar saliva exponiéndose en lugares públicos, como sucedió para el Día de la Memoria de 2011, cuando se dispusieron gigantografías de periodistas, empresarios y otras figuras críticas del entonces todavía primer gobierno de Cristina Kirchner. Aunque cueste creerlo, sucedió a las puertas de uno de los tres poderes del Estado, el Congreso Nacional, y con un plus inaudito de perversidad: incitaban a los más chicos a escupir esas fotos.

La superpoderosa titular del Senado encendió una vez más esta semana la hoguera contra la prensa y se mostró como la principal interesada en que la grieta siga más abierta que nunca, un camino inverso al que, por lo menos de palabra y con algunos gestos, el presidente Alberto Fernández parece querer transitar, con sus frecuentes contactos con periodistas y medios de distintas tendencias.

En el primer video, la viuda de Kirchner se asombraba de que, esta vez, no hubiese camarógrafos y fotógrafos montados en motos persiguiéndola cómo había sucedido en años anteriores cuando era citada a comparecer por las diez graves causas de corrupción en su contra, entre otras, a los tribunales de Comodoro Py. En el segundo, mientras aseveraba de que se trata de "la trama más escandalosa de la que se tenga memoria", se veían imágenes de periodistas como Jorge Lanata, Alfredo Leuco, Nicolás Wiñazki, Daniel Santoro y Maximiliano Montenegro. También, de la diputada Mariana Zuvic, de Coalición Cívica.

Con factura audiovisual muy cuidada, que incluyó dramatizaciones de su paso por el juzgado de Lomas, islas de edición y monitores, expedientes, imágenes de archivo y del penal de Ezeiza, las dos piezas emitidas tienen la misma estética y tono pausado de otro par conocidas anteriormente, y atribuidas a Tristán Bauer, en ocasión de dar a conocer la enfermedad de su hija Florencia y su internación en un centro de salud en La Habana, y el mensaje en el que difundió su idea de integrar una fórmula presidencial con Alberto Fernández en el primer lugar y ella, en el segundo. En procura de confirmar si Bauer nuevamente había sido el realizador de ambos envíos, se le consultó al respecto al entorno más cercano de la vicepresidenta. "Lo hizo el equipo audiovisual", fue la respuesta parca y sin más detalles.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.