Cuadernos: Hugo Dragonetti recuperó su libertad y declaró Eduardo Eurnekian

El titular de la Corporación América fue citado por Bonadio por la presunta participación de una de una de sus empresas en la cartelización de la obra pública
El titular de la Corporación América fue citado por Bonadio por la presunta participación de una de una de sus empresas en la cartelización de la obra pública
Candela Ini
(0)
27 de febrero de 2019  • 17:24

El empresario sanjuanino Hugo Dragonetti, que había sido indagado por el juez federal Claudio Bonadio la semana pasada en el marco de la causa de los cuadernos de las coimas y quedó detenido el viernes, recuperó su libertad hoy al mediodía, después de ampliar su indagatoria y reconocer que había mentido.

El dueño de la firma Panedile volvió a Comodoro Py después de pasar cuatro días preso, y pidió rectificar sus dichos. La semana pasada había negado conocer al financista Ernesto Clarens y haber efectuado pagos ilegales. Su empresa figura mencionada en uno de los listados aportados por Clarens, como una de las que estuvo involucradas en el pago por la adjudicación de obras viales.

Aunque no se presentó como arrepentido, Dragonetti hoy asumió que pagó dinero para que le liberaran las certificaciones de obras que habían sido adjudicadas a su empresa de manera lícita. Además, aclaró que los pagos se hicieron con dinero suyo y no con dinero de la constructora. Sus declaraciones motivaron a Bonadio a concederle la libertad bajo caución juratoria.

Declararon Eurenekian, Huergo y Paolini

La visita de Dragonetti al juzgado de Bonadio, esposado y con casco, impresionó a los empresarios que aguardaban en el hall para ingresar a ser indagados. Allí se encontraban, entre otros, Eduardo Eurnekian, de Corporación América; Enrique Huergo, de Dycasa; y Juan José Paolini, de Paolini.

Todos ellos, históricos conocidos del sector de la construcción, ingresaron juntos y escucharon la imputación, donde se los acusa de haber integrado una asociación ilícita que, entre los años 2003 y 2015, funcionó para la recaudación de dinero de manera ilegal para digitar la adjudicación de licitaciones de obras públicas.

Según supo LA NACION, Huergo, de la empresa constructora Dycasa, reconoció en su indagatoria haber tenido dos reuniones con Clarens antes de una importante licitación, en las que, dijo, se le pidió un retorno que él se negó a pagar. Su negativa, declaró Huergo, motivó que no le asignaran más obras desde le 2006 en adelante.

Sobre la situación de Eurnekian primó el hermetismo. El empresario, que fue citado por la presunta participación de su empresa Helport en este esquema de cartelización, presentó un escrito y no se le hicieron preguntas.

Eurnekian y Huergo son representados en esta causa por los abogados Javier Landaburu y Ricardo Rosental, quienes también defienden al primo del Presidente, Ángelo Calcaterra , a Horacio Sánchez Caballero y Santiago Altieri, de la ex Iecsa, y Juan Carlos De Goycoechea y Mario Maxit, de Isolux.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.