"Defensores del cambio": el Gobierno moviliza a 300.000 voluntarios

Fuente: Archivo
Se trata de parte del equipo que fiscalizó las elecciones en 2015; saldrá a defender la gestión de Macri y convencer a los votantes
Santiago Dapelo
(0)
13 de mayo de 2019  

El macrismo activó su músculo electoral. Unos 300.000 voluntarios esparcidos por todo el país llevarán el mensaje del Gobierno. "Los defensores del cambio", como se los denomina puertas adentro de la Casa Rosada, serán los responsables de contarles a sus vecinos los avances de los últimos cuatro años en sus distritos.

El operativo iba a comenzar hoy pero se postergó por la muerte del diputado Héctor Olivares. La primera etapa estará centrada en dos distritos claves: la provincia y la ciudad de Buenos Aires. En las próximas semanas el proceso se extenderá al resto de las provincias. A los mano a mano se sumará una muy fuerte presencia en redes sociales. Durante la semana que pasó, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, a cargo de la campaña electoral, mantuvo varios encuentros con sus colaboradores para terminar de sellar la estrategia. Con Peña a la cabeza, el equipo de comunicación le presentó al presidente Mauricio Macri, anteayer por la mañana en la quinta presidencial de Olivos, las bases de la estrategia.

"El Presidente estaba muy entusiasmado", confió uno de los testigos de la reunión, en la que además estuvieron el consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba y su socio, Santiago Nieto; el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; el secretario de Medios, Jorge Grecco, y su segundo, Gustavo Gómez Repetto; el secretario de Movilización y Voluntariado de Pro, Federico Morales, y el publicista Joaquín Mollá. Es prácticamente el mismo equipo que trabajó en la campaña hace cuatro años.

"Vamos a utilizar todos los recursos que tenemos", adelantaron fuentes cercanas al ministro coordinador. Se trata de parte del ejército de voluntarios que en 2015 ayudaron a fiscalizar la elección que catapultó a Mauricio Macri a la Casa Rosada y que se mantuvieron en contacto con los referentes de Pro en cada distrito. "El llamado es para todos los que quieran defender el cambio, los que tomaron la determinación de ir para adelante y no volver atrás", se entusiasmaron fuentes oficiales.

Los "defensores del cambio" ya tienen el detalle de dónde actuar. La primera acción será "escuchar" los reclamos y quejas de los desencantados que votaron por Macri hace casi cuatro años y que hoy están muy enojados. El objetivo es contener, pero también destacar todas las acciones que el gobierno nacional desplegó en esas áreas. Hablar de obras y de transparencia y evitar la economía.

"Estamos acá para defender el cambio que pidió la gente. Y lo defendemos convocando a todos los argentinos que quieren cambiar de una vez y por todas este país, porque este cambio nació en la cabeza y en el corazón de los argentinos", describieron cerca de Peña.

La meta es ampliar los respaldos públicos al Presidente con un mensaje claro y unificado para detectar y trabajar sobre los indecisos, que según las encuestas que circulan en la Casa Rosada representan, al menos, un 20% del electorado.

Así, la táctica de la micromilitancia callejera se suma a la acción que Cambiemos desplegará a través de WhatsApp, donde apuntará a influir en los grupos de padres de los colegios. Como adelantó LA NACION en abril, la meta de la "micromilitancia M" es una: la reelección de Macri.

En la Argentina existen unos 40 millones de líneas de celular activas y la gran mayoría utilizan WhatsApp. A eso se suma la actividad en el resto de las redes: Twitter, Facebook, Instagram, y la lista continúa. Los voluntarios recibirán videos, stickers, imágenes, audios y textos con los temas de interés del barrio de cada uno para compartir con todos sus contactos.

La elección de los dos primeros terrenos para actuar no fue aleatoria. En la Capital, que gobierna Horacio Rodríguez Larreta, bastión macrista indiscutido, buscan reeditar la sintonía que se vio dañada por la crisis económica. Pero el desafío más grande es en la provincia, principal distrito electoral del país. Ahí, sobre todo en el conurbano, la imagen del Presidente es muy baja, pero lo que más preocupa es la imagen negativa, que se estacionó hace varios meses arriba del 60%.

"Hacer campaña para Macri es difícil, pero tenemos que lograr que suba por lo menos cinco puntos", advirtió uno de los hombres de confianza de Vidal, que logró sortear los efectos de la crisis económica y subió de 41 a 51 puntos su imagen positiva en las últimas cinco semanas. En eso trabajarán los voluntarios.

El trabajo de los "defensores del cambio" se suma a las actividades que están desplegando Vidal y Rodríguez Larreta, sobre todo en el conurbano. Al menos una vez por semana la mandataria y el jefe de gobierno porteño se reúnen con vecinos para escuchar quejas y destacar las principales obras en cada localidad. El último jueves, Vidal estuvo en Quilmes. En todos los casos, en los últimos minutos ambos ensayan el mismo monólogo: las obras "que cambiaron sus vidas", dicen, son "gracias al financiamiento de la Nación", es decir, gracias a Macri. El gran objetivo es revitalizar la figura presidencial. En eso también están abocados Vidal y Rodríguez Larreta, que lo acompañarán en gran parte de la campaña y cederán el protagonismo para que aparezca como "un hacedor". En parte se vio el viernes en la presentación del viaducto Mitre, donde Macri tuvo la centralidad, flanqueado por Vidal y Larreta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.