Desde a Alfonsín a Cristina Kirchner, los intentos frustrados por las "capitales alternas"

Los expresidentes tuvieron iniciativas sin éxito para trasladar la capital del país; Alberto Fernández envió hoy un proyecto con 24 ciudades como "capitales alternas"
Los expresidentes tuvieron iniciativas sin éxito para trasladar la capital del país; Alberto Fernández envió hoy un proyecto con 24 ciudades como "capitales alternas" Fuente: LA NACION
(0)
12 de febrero de 2020  • 13:13

Alberto Fernández envió hoy un proyecto de ley al Congreso para establecer 24 "capitales alternas". Lo cierto es que las iniciativas por mudar la capital o establecer alternativas en ciudades menos pobladas y más aisladas económicamente ya tienen varios años y todos terminaron en la nada.

El proyecto que más avanzó, pero tampoco prosperó, fue el del presidente radical Raúl Alfonsín y su intención de mudar la capital a la ciudad patagónica de Viedma. A su vez, Cristina Kirchner, durante el final de su Presidencia, apoyó públicamente la idea que tenía el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, de trasladar la capital al norte del país.

La iniciativa de Alfonsín se llamó " Proyecto Patagonia" y propuso radicar empresas a través de ventajas impositivas. El presidente primero se reunió con un Consejo para la Consolidación de la Democracia, en el cual el discurso que leyó fue transmitido por Cadena Nacional. Al día siguiente viajó a Viedma y fue recibido por el entonces gobernador radical de Río Negro Osvaldo Álvarez Guerrero. Alfonsín le entregó un anteproyecto al gobernador y después lo envió al Congreso. En ambas cámaras obtuvo aprobación. El papa Juan Pablo II visitó la ciudad del sur y fue visto como una bendición a la futura capital.

Una vez avanzado el proyecto de ley, el Gobierno creó el Ente para la Construcción de la Nueva Capital (Entecap) que estuvo a cargo del diseño de planos y maquetas. Según contó Infobae en una crónica de lo ocurrido, hubo estudios económicos, de impacto ecológico, demográficos y energéticos, obras hidráulicas, edificios públicos, barrios enteros, hospitales, puentes, colegios, universidades y embajadas, todo bordeando el curso del Río Negro.

Pero la hiperinflación y el debilitamiento político de Alfonsín aceleraron el final de su presidencia y su plan de descentralizar el país. "Me tendría que haber mudado aunque sea en carpa a Viedma. Eso hubiera cambiado todo", dijo. Recién en 2014 se derogó la ley propuesta por el presidente radical.

Ese mismo año, el entonces presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, propuso mudar la capital del país de la ciudad de Buenos Aires al norte del territorio. "Hay que volver a repensar la Argentina, repensar en el norte grande, repensar si la capital política argentina debe estar en esta ciudad o en el norte argentino", expresó el legislador.

Meses después, Cristina Kirchner, al mando del Ejecutivo,durante un acto en Santiago del Estero, apoyó la idea de Domínguez. "Debemos empezar a repensar la ubicación de nuestra Capital Federal. Alguna vez deberíamos pensar los argentinos un diseño territorial diferente, tal vez podría ser aquí, en Santiago del Estero, la madre de ciudades", señaló la actual vicepresidenta la Nación.

Y recordó sus años en el sur y la propuesta de Alfonsín: "Me acuerdo cuando el presidente Alfonsín intentó trasladar la capital al Sur. Nosotros, con Néstor, salimos a apoyarlo inmediatamente. Es una idea que debemos discutir, y para los que mañana largarán encuestas no se preocupen. Miren, si hubieran encuestado si San Martín tenía que cruzar la cordillera de los Andes les hubiera dado negativo". Sin embargo, no hubo ningún avance en dirección a esa propuesta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.