Dólar, deuda y FMI: el mensaje de la campaña de Alberto Fernández a Wall Street

El candidato presidencial del Frente de Todos Alberto Fernández
El candidato presidencial del Frente de Todos Alberto Fernández Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Rafael Mathus Ruiz
(0)
19 de agosto de 2019  • 09:48

WASHINGTON.- Hubo, al menos, dos conference call, uno organizado por el banco de inversión brasileño BTG Pactual, y otro por XP Investments. De un lado escuchaban inversores y analistas de Wall Street. Del otro lado de la línea, Emmanuel Álvarez Agis ofrecía una mirada a una eventual presidencia de Alberto Fernández , con un mensaje ameno al paladar del mercado, que se tomó como un intento por llevar calma en días turbulentos.

Álvarez Agis dijo que ni Fernández ni Cristina Kirchner quieren un default, y se preocupó, en ambos llamados, por sembrar la expectativa de un gobierno moderado y de reforzar la figura de Fernández, ante las inquietudes latentes respecto de cómo será su gobierno, dónde descansará el poder real, y cuál será su margen de maniobra.

"Cristina Kirchner no impedirá una agenda de reformas o políticas centristas", argumentó Álvarez Agis, según apuntes de los llamados, a los que accedió LA NACION. Una idea que Álvarez Agis buscó arraigar es que el ungimiento de Alberto Fernández como candidato por parte de Cristina Kirchner va más allá de una estrategia electoral: además de captar votantes fuera del kirchnerismo, indicó, también puede lidiar mejor con los mercados y sacar reformas en el Congreso.

Los llamados de Álvarez Agis fueron el primer contacto del Frente de Todos con un público amplio de Wall Street desde las primarias del domingo último, que alteraron el escenario político y económico del país, y dejaron a Alberto Fernández con un pie dentro de la Casa Rosada. Álvarez Agis estuvo en Nueva York antes de la elección, con un discurso parecido al que ofreció estos días. Un analista de un banco de inversión lo definió como un economista "razonable", que aboga por "matices" más que por cambios de rumbo. Otro destacó su "inglés perfecto", y su mensaje "bastante market friendly". Hay quienes dudan de su peso como referente.

"Hasta que no haya equipo económico, no va a haber nada", dijo una fuente de un fondo.

Álvarez Agis, quien fue número dos de Axel Kicillof en el Ministerio de Economía, brindó definiciones sobre la crisis, el Fondo Monetario Internacional (FMI), la deuda, la política monetaria, y ofreció pinceladas sobre una eventual política económica de Alberto Fernández. "No quiere un default", remarcó.

El economista dijo que la renegociación con el FMI deberá incluir "un esfuerzo" en reformas estructurales. Fernández está dispuesto, dijo, a discutir una reforma previsional y una reforma laboral, aunque menos agresivas a las que, por ejemplo, impulsa Jair Bolsonaro en Brasil. Alejandro Werner, director del Hemisferio Occidental del Fondo, quien vio a Fernández a fines de junio, ya había dicho que veía "convencimiento" en el arco político para avanzar con reformas estructurales.

Fernández quiere reformas laborales "micro", enfocadas en mercados específicos como el software, el litio, la generación eléctrica o el petróleo y gas, pero no una "reforma laboral macro".

La debacle del peso y de los bonos alentaron las especulaciones sobre una reestructuración de la deuda. "En la comunidad inversora hay mucha discusión acerca de cuándo y cómo se reestructura, más que si se reestructura", confío otro analista.

Para Álvarez Agis, el mayor desafío es la deuda con el Fondo. El primer paso es ver cuánto quiere y cuánto está dispuesto a refinanciar el organismo, y a partir de ahí definir las necesidades de financiamiento futuras. Y el principal problema, remarcó, es más inmediato: que el Tesoro tenga problemas para refinanciar los bonos de corto plazo, las Letras del Tesoro, o Letes, debido al pánico del mercado. Si el Fondo retiene el próximo giro por unos US$ 5400 millones, advirtió, la economía podría colapsar.

A la hora de discutir futuras medidas, Álvarez Agis mencionó un posible aumento de las retenciones para mejorar la recaudación, y dejó la puerta abierta para implementar controles de capitales. Respaldó la política monetaria de Guido Sandleris al frente del Banco Central, algo que también dijo esta semana en Buenos Aires, y abogó por estabilizar el tipo de cambio.

El economista sugirió que, a diferencia de Macri, Alberto Fernández buscará reactivar el crecimiento poniendo más énfasis en la demanda que en la oferta. Otra definición: Fernández necesitará a Vaca Muerta, y buscará darle previsibilidad a los inversores. Revisará el acuerdo comercial sellado entre la Unión Europea y el Mercosur, pero no lo romperá. Y dio una pista sobre cómo se moverá en los próximos meses: no dirá nada que asuste a los mercados, o que lo haga perder votos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.