Durán Barba volvió para una cumbre de campaña en Olivos

Fuente: Archivo
Se apunta a segmentar la comunicación y unificar la estrategia en la Ciudad, la Nación y la Provincia
Maia Jastreblansky
(0)
1 de junio de 2019  

"Esta va a ser una campaña de WhatsApp a WhatsApp". Esa fue la conclusión que sacó el colaborador de uno de los principales candidatos de Cambiemos tras escuchar, durante algo más de una hora, la estrategia que trazó Marcos Peña para las elecciones de este año.

El jefe de Gabinete reunió ayer a los principales estrategas de Pro con los equipos de la Ciudad, la provincia y la Nación para pulir las tácticas que pondrá en práctica el "laboratorio electoral" del oficialismo. El escenario elegido para la "charla técnica" fue la misma quinta presidencial de Olivos. Mauricio Macri , recién llegado de Salta, hizo un paso fugaz para saludar y provocar algunas risas entre los hombres que darán la batalla por su reelección.

Hasta Olivos se habían acercado la gobernadora María Eugenia Vidal y el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, acompañados por sus colaboradores políticos y sus equipos de comunicación. "Hablamos de sincronizar la comunicación de las obras. Vamos a trabajar los tres coordinadamente", resumió un alto funcionario a LA NACION. Tras habilitar el Paseo del Bajo, planificaron la inauguración de la ampliación de la línea E, el metrobús de Quilmes y el viaducto del San Martín.

A la hora de bajar la estrategia de campaña, Peña se respaldó en el publicista Joaquín Mollá, recién llegado a Buenos Aires y pieza clave de la campaña macrista. Federico Morales y Guillermo Riera, a cargo de la estrategia territorial y digital, respondieron dudas de los referentes políticos del partido. El consultor ecuatoriano, Jaime Durán Barba, que volvió al país esta semana, se limitó a hacer breves acotaciones durante la exposición: elogió el trabajo que vienen haciendo los equipos y pidió que los tres distritos trabajen "sincronizados". El "gurú" estrella del macrismo suele analizar los números de Cambiemos en reuniones mucho más acotadas.

Según pudo reconstruir LA NACION, el jefe de Gabinete está obsesionado por la comunicación por nichos. El objetivo del oficialismo es "generar conversación" a partir de la segmentación que permiten las redes sociales. La de este año será -según reconocen en el macrismo- la campaña del WhatsApp. Difundirán contenidos direccionados por intereses. Un procedimiento casi quirúrgico.

La planificación de la campaña es el terreno donde Pro se mueve con mayor soltura. "En eso somos los mejores", se convencen en el oficialismo, confiados en el éxito que la maquinaria electoral del macrismo tuvo en campañas anteriores. Es, sin embargo, la primera vez que Pro enfrentará las urnas como responsable del Poder Ejecutivo, y con una crisis económica en las espaldas.

"Marcos dice que ahora es distinto porque tenemos la centralidad de la comunicación, antes nos teníamos que hacer oír", señaló a este medio uno de los colaboradores del equipo de campaña de Pro. Todos reconocen, sin embargo, que el factor económico es insoslayable y que necesitan que persista la tranquilidad cambiaria para que las recetas de sus consultores políticos surtan efecto. "Si la economía está mal, magia no podemos hacer", reconoció un hombre clave de Pro.

Los equipos que trabajan en Balcarce 412 ya comenzaron a mover los engranajes de la campaña en las redes sociales, el terreno donde, creen, hoy se dirimen las decisiones de los electores. El macrismo ya "activó" a sus "voluntarios" para que difundan videos y mensajes en sus grupos de chat.

En rigor, los voluntarios son 300.000 personas que figuran en una base de datos del partido de Macri (con su información personal, su casilla de mail y su celular) y que están dispuestos a difundir el mensaje de Pro. En 2015 esa base de datos había llegado a un millón de personas, pero en el partido hicieron una "limpieza" para asegurarse de que los voluntarios sean activistas convencidos y dispuestos a militar por la continuidad de Cambiemos en sus círculos sociales.

El próximo paso en la estrategia electoral de Pro será desembarcar con fuerza con publicidad electoral en Google, Facebook, Instagram y Twitter. Para ello, el oficialismo contratará agencias especializadas para llegar con su mensaje a los segmentos que ofrecen esas plataformas. El pasado lunes, de hecho, en la sede del partido hubo una reunión que fue bautizada "de segmentación".

Las estrategias de Pro en internet se complementan con el trabajo territorial. Hace varias semanas que Vidal se sienta a escuchar a vecinos desencantados y el mismo trabajo comenzaron a hacer los candidatos a intendente de Cambiemos.

"La primera hora es de catarsis y hay que escuchar callado", reconoció a LA NACION uno de los postulantes a un importante distrito del conurbano.

En los últimos días, un funcionario nacional imitó la estrategia bonaerense para "poner la cara" frente a grupos de pymes del gran Buenos Aires que necesitan descargar su enojo contra el Gobierno.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.