El discurso de Alberto Fernández fue el más elaborado desde el tiempo fundacional de Alfonsín

Alejandro Katz
Alejandro Katz PARA LA NACION
(0)
11 de diciembre de 2019  

Un discurso inaugural no es solo una declaración de intenciones, es el primer paso en el camino de su realización. Ordena expectativas, alinea la conducta de los actores, establece un sentido para la acción colectiva, le da un sentido al complejo dispositivo social.

Fija igualmente criterios morales: enuncia los valores que el gobierno se propone propiciar y cuáles intentará desalentar. Y es un recurso de fuerza política: si es eficaz, despejará obstáculos que podrían oponerse a la realización de los propósitos enunciados y reforzará el universo de los aliados.

Desde todas esas perspectivas, el discurso de Alberto Fernández no solo fue notable: fue seguramente el más elaborado de la historia de nuestra democracia después del discurso fundacional de Raúl Alfonsín. Aun aquellos que no compartan la visión de país que ese discurso propone deberán reconocer que fue articulado y prudente y que cada vez que estableció una prioridad o puso un tema en la agenda lo hizo con una argumentación cuidadosa, que permite comprender las razones de la decisión y oponer argumentos para discutirla.

Un discurso de una robusta concepción deliberativa de la democracia, que exige dar razones públicas para fundamentar las decisiones del poder.

El discurso no merece ser valorado solo por las precisas prioridades enunciadas; aunque algunas han estado infructuosamente presentes en numerosas inauguraciones -combatir la pobreza, mejorar la educación-, otras son compromisos que, de cumplirse, modificarán el rostro de nuestra democracia: terminar con los fondos reservados de las agencias de inteligencia, independizar la Justicia, no interferir con la prensa,

Merece ser puesto en valor, también, por su tono, no por aquello que se propone, sino por el modo en el que lo propone: con una fuerte convocatoria a una unidad no carente de tensiones ni conflictos, pero con el convencimiento de que es necesario persuadir de que un mejor destino individual depende de un mejor destino colectivo.

No hay razones para dudar de la voluntad del nuevo presidente. Todos aquellos que tienen la ocasión eligen un momento para comenzar a escribir su biografía. El discurso inaugural es una ocasión privilegiada: no solo para informar qué es lo que se quiere hacer, sino también lo que se quiere legar, es decir, para precisar el modo en el que se querrá ser recordado. Por eso, debemos creer en la honestidad de lo dicho por Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa: está jugando allí su cita con la memoria, su cita con la historia.

¿Podrá cumplir ese legado? Es difícil saberlo. Su convocatoria es suficientemente fuerte, clara y generosa como para diluir la resistencia ideológica de quienes podrían no querer acompañarlo. ¿Lo será también para desarmar los intereses de quienes verán su situación afectada si se cumplen aquellos propósitos?

El país que gobernará Fernández padece tres grandes males: un capitalismo rentístico y extractivo; una democracia clientelar; un Estado franquiciado a intereses corporativos y gobernado por una clase política patrimonialista. No son obstáculos fácilmente removibles, menos si se piensa que muchos de ellos fueron construidos por buena parte de quienes lo llevaron al poder, que se siguen beneficiando personal o corporativamente de posiciones que afectan el bien común.

Si el discurso inaugural de Fernández tiene el propósito de convertirse en la política del Estado, los tiempos serán tormentosos para el nuevo presidente, ya que sus opositores estarán fuera de la coalición gobernante, pero sus enemigos, en el interior. Si consigue conducir la nave con buen pulso, la sociedad será, al llegar a destino, mucho mejor de lo que era en el puerto de partida.

Para merecer un destino mejor, tenemos la obligación de acompañar la travesía, sin dejar de alertar sobre los riesgos, sin advertir sobre los cambios de rumbo. No se trata de darle una oportunidad al nuevo gobierno, sino de dárnosla a nosotros, a todos los que formamos parte de esta comunidad desgarrada, especialmente a los que más han sufrido hasta el presente.

Editor y ensayista

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.