El Gobierno busca neutralizar el paro de la CGT con un aumento a los estatales

La Casa Rosada otorgaría una suba de 3% más un bono de $2000 como compensación por la paritaria de 2018
La Casa Rosada otorgaría una suba de 3% más un bono de $2000 como compensación por la paritaria de 2018 Fuente: Archivo
Jaime Rosemberg
(0)
8 de abril de 2019  • 12:54

En otro gesto hacia el sindicalismo tendiente a evitar un nuevo paro general para fines de mes, el gobierno de Mauricio Macri acordó una compensación salarial para los empleados estatales agrupados en UPCN y ATE.

"Estamos trabajando en un complemento salarial como parte de la paritaria de 2018; hoy tenemos una reunión al respecto y habrá novedades", anticipó el vicejefe de gabinete Andrés Ibarra luego de la reunión del gabinete nacional encabezada por el presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada.

Horas después, y luego de una reunión formal en la Secretaría de Trabajo, se confirmaron las condiciones del incremento: un aumento del 3% a cobrar en mayo más un bono por única vez de $2000 que se pagará durante este mes y un aumento adicional del 13% del premio por presentismo, que actualmente alcanza los $1500.

"Sabemos que [el aumento] no llega ni por casualidad a compensar la inflación del año pasado, pero ayuda a descomprimir", sostuvieron desde la Jefatura de Gabinete. El acuerdo, concretado con el gremio que encabeza Andrés Rodríguez, también alcanza a los afiliados de ATE, aunque esta organización de estatales firmará, como es costumbre, "en disidencia" y sin ceder en su reclamo de un 40% de incremento.

La "compensación" salarial para los estatales se suma a la cesión por decreto a las obras sociales de los sindicatos de cerca de $13.000 millones, acordada luego de semanas de sigilosa negociación entre el representante de la CGT , José Lingeri, y los ministros Dante Sica (Producción y Trabajo) y Carolina Stanley (Desarrollo Social), publicado hoy en el Boletín Oficial.

"(La cesión) es la integración de un fondo a partir de deudas existentes, este fondo se va a aplicar a las obras sociales", afirmó Ibarra con diplomacia cuando LA NACION le preguntó si estos fondos irán a "aplacar" los reclamos de la CGT. La central medita si se suma al paro general que planean el camionero Hugo Moyano y las tres CTA y al que podrían adherir los sindicatos de izquierda, que tiene como fecha tentativa el próximo martes 30 o mediados de mayo. Rodríguez, quien integra el consejo directivo de la CGT, es uno de los dirigentes que se oponen a la medida de fuerza.

"En el marco de la difícil situación económica que atraviesan los argentinos, nuestra organización decidió acortar e intensificar los plazos de la negociación paritaria para lograr una revisión, cada vez más acotada, de la realidad salarial y el incesante deterioro del poder adquisitivo de las trabajadoras y los trabajadores", informó UPCN a través de un comunicado.

Allí, la entidad promete a sus afiliados "multiplicar los esfuerzos, sobre la base del diálogo y la negociación, para alcanzar una rápida recomposición salarial de las trabajadoras y los trabajadores estatales en el marco de la paritaria 2019", que aún no comenzó.

Fondos por decreto

En el decreto publicado, que lleva la firma del presidente Macri; el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, el Gobierno efectivizó un nuevo guiño hacia los gremios. Delegó en la Superintendencia de Servicios de Salud parte del Fondo de Asistencia de Emergencia y un porcentaje del dinero colocado en bonos Bonar, que llegarían a las obras sociales si es que los gremios apoyan, mediante sus referentes parlamentarios, la ley que regula el empleo no registrado (ingresó el viernes al Senado) y medidas para frenar la litigiosidad laboral, iniciativa que el Gobierno intentó aplicar durante la gestión de Jorge Triaca al frente del Ministerio de Trabajo.

El decreto también establece la creación de la Agencia de Evaluación de Nuevas Tecnologías (Agnet), que servirá como freno a las demandas judiciales millonarias por servicios médicos no prestados por las obras sociales a través del programa médico obligatorio (PMO). "Estamos organizando un sistema que estaba desordenado, con juicios por todos lados. Los gremios están contentos", afirmaron desde la Jefatura de Gabinete.

La nueva agencia, afirmaron desde la Superintendencia de Servicios de Salud, dictaminará sobre los reclamos a las obras sociales sobre servicios no prestados, aunque sus fallos no serán vinculantes.

Más allá del coqueteo con la central obrera y los gremios afines, los sindicatos opositores al Gobierno y los movimientos sociales planean ir al paro para protestar contra la situación económica y social. "Si la CGT sigue dando vueltas, vamos a convocar al paro igual", sostuvo días atrás Pablo Micheli, de la CTA Autónoma.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.