El Gobierno habilitará el voto por correo para residentes en el exterior

El consulado argentino en Barcelona fue uno de los centros de votación; ahora se podrá evitar ese trámite
El consulado argentino en Barcelona fue uno de los centros de votación; ahora se podrá evitar ese trámite Fuente: Archivo
Mañana se publicará un decreto que establece la incorporación del sufragio postal; hay 360.000 ciudadanos argentinos en condiciones de participar de la elección
Jaime Rosemberg
(0)
13 de enero de 2019  

La cuenta regresiva para las elecciones presidenciales del último domingo de octubre ya comenzó. Y, a juzgar por las encuestas que describen un escenario cristalizado de marcada paridad y polarización, cada voto cuenta a la hora de llegar (o quedarse, en el caso del oficialismo) a la Casa Rosada.

Con esa realidad como contexto ineludible, el gobierno de Mauricio Macri publicará mañana un decreto reglamentario que facilita la votación de los cerca de 360.000 argentinos que viven en el exterior y están en condiciones de participar de las PASO de agosto y las presidenciales de octubre.

El decreto, que lleva las firmas del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el jefe de gabinete Marcos Peña, establece la posibilidad del voto por correo para aquellos argentinos que cumplan con el requisito de haber hecho su cambio de domicilio y presenten una declaración jurada.

Queda, para aquellos que así lo prefieran, la opción que se utiliza desde 1993: la votación presencial en cada consulado argentino en el exterior. En ambos casos el voto es optativo y válido solo para elecciones a presidente y vice, parlamentarios del Mercosur y legisladores nacionales en los distritos del último domicilio en el país.

"Esta reglamentación busca facilitar el voto de los argentinos que viven fuera del país. Lo que se pretende es que todo aquel ciudadano argentino que tenga la voluntad de participar de las elecciones no se vea privado de hacerlo por las dificultades que supone el traslado hasta el lugar de votación", afirmó a LA NACION Adrián Pérez , secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior.

"Muchos argentinos viven muy lejos de los consulados y esto hacía muy difícil el ejercicio del derecho a votar. Por eso incorporamos la posibilidad del voto postal tal como ocurre en muchos países", agregó el funcionario

Según el texto del decreto al que accedió LA NACION, la inscripción para votar por correo podrá hacerse "hasta 90 días antes de las elecciones a través de un registro online que administrará la Cámara Nacional Electoral".

Una vez inscripto, el votante recibe las boletas en su casa (el sistema es el de la Boleta Única Papel) y debe reenviarlas al consulado más cercano junto a su declaración jurada de identidad. Las boletas se reúnen en cada embajada y son enviadas a la Cámara Nacional Electoral, que realiza el conteo de los votos con presencia de todos los partidos y en conjunto con el escrutinio definitivo, cuarenta y ocho horas después de la votación en el país.

El decreto reglamenta la ley 24.007, aprobada durante el gobierno de Carlos Menem, en el que se autorizaba a votar a los argentinos que residen en el exterior, aunque nada decía de la modalidad de votación.

Interés

Más allá de las cuestiones técnicas, para el Gobierno las estadísticas marcan que hay mucho terreno de crecimiento, sobre todo en lo cuantitativo. En las legislativas de 2013 (primeros comicios en los que pudieron participar jóvenes de 16 y 17 años) votaron apenas 3942 personas; en las dos vueltas presidenciales de 2015, 10.676 y 10.870; y en las últimas elecciones legislativas de 2017, 14.006, un incremento que se debió -según Pérez- a las modificaciones introducidas ese mismo año, que habilitaron de manera automática a todos los argentinos que fijaron su nuevo domicilio en el exterior (antes debían hacer otro trámite para ser habilitados para votar).

En la Casa Rosada no desconocen, además, que tanto en las dos vueltas presidenciales de 2015 como en las legislativas de 2017 la lista de Cambiemos derrotó por amplio margen a la de Frente Para la Victoria en Estados Unidos, España, Sudamérica e Israel, donde se reparte la mayoría del millón de argentinos que actualmente residen fuera del país.

Macri derrotó a Scioli en el ballottage de noviembre de 2015 por escasos 700.000 votos, pero en Miami ganó con el 93 por ciento, en Santiago de Chile con el 85 por ciento y en Londres con el 72 por ciento, por citar solo algunos casos.

"Más allá de las especulaciones, tenemos un problema que queremos resolver, que es la dificultad de los argentinos que viven afuera y que quieren votar. Habrá un porcentaje que no querrá votar de todos modos y está en su derecho, pero le facilitamos los trámites a aquel que sí quiera hacerlo", se defendió el secretario de Asuntos Políticos.

Desde la Casa Rosada agregaron que el sistema de voto postal fue implementado en Italia (es la única opción posible), España y México, y en todos los casos aumentaron significativamente los índices de asistencia a las votaciones.

De todo el continente, solo Nicaragua y Uruguay no permiten votar a sus ciudadanos que viven más allá de sus fronteras, a pesar del intenso debate que aún genera esta prohibición en los vecinos orientales.

"Sabemos que puede haber críticas, lo que hacemos es democratizar aún más el voto de quienes por distintos motivos residen fuera del país y quieren participar", contestan en un despacho importante de la Casa Rosada en defensa del proyecto, impulsado por Peña y Frigerio en el inicio del decisivo año electoral que decidirá la suerte del afán reeleccionista del Presidente.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.