El indulto alcanza a ocho militares y 17 guerrilleros

Todos serán liberados junto con Gorriarán Merlo y Seineldín El Presidente afirmó que tomó la decisión "por convicción" Dijo que la medida será un "aporte a la pacificación" Alfonsín lo visitó en la Casa Rosada y evitó criticarlo
(0)
22 de mayo de 2003  

Además del ex guerrillero Enrique Gorriarán Merlo y del ex líder carapintada Mohamed Alí Seineldín, otros 23 reclusos que cumplen condenas por las mismas causas que ellos fueron indultados por medio de tres decretos que el presidente Eduardo Duhalde firmó antenoche. Los alcanzados por la medida dispuesta por el jefe de Estado en los últimos días de su gestión suman un total de 25 personas.

Así se desprende de documentos oficiales elaborados por la Secretaría Legal y Técnica, en colaboración con los ministerios de Justicia y de Defensa, a los que tuvo acceso LA NACION. Sucede que ayer no se dieron a conocer oficialmente los argumentos y alcances de la medida, tal como había sido anunciado a la prensa previamente.

Duhalde se limitó ayer a decir que tomó la decisión por "convicción y no por política", y sostuvo que si hubiera tenido tiempo de iniciar un nuevo gobierno le "habría gustado indultar a todos los presos políticos" del país.

"Entiendo que hablar de guerrilleros en la Argentina o de militares insubordinados al poder civil es parte de un pasado que tenemos que sepultar. Estoy convencido de ello", aseveró.

Sin embargo, por medio de los decretos, se pudo saber que la determinación del jefe del Estado fue la de congraciar con el indulto a la totalidad de los condenados, y no la de conmutar penas, una posibilidad que se analizó seriamente y que demoró los trámites.

Además de Gorriarán Merlo, se verán beneficiados 16 militantes del Movimiento Todos por la Patria (MTP) que en 1989 y bajo su comando tomaron por asalto el Regimiento de Infantería Mecanizada de La Tablada. Estos son: Roberto Felicetti, Claudia Beatriz Acosta, Miguel Angel Aguirre, Luis Díaz, Isabel Fernández, Gustavo Mesutti, José Moreyra, Carlos Motto, Sergio Paz, Luis Ramos, Sebastián Joaquín Ramos, Claudio Rodríguez, Claudio Veiga, Juan Antonio Puigjane, Ana María Sívori (ex esposa de Gorriarán Merlo) y Dora Molina.

También se benefician con esa medida siete ex carapintadas que, coordinados por Seineldín, se sublevaron en enero de 1990 contra el gobierno del entonces presidente Carlos Menem.

Ellos son: Luis Baraldini, Oscar Vega, Pedro Mercado, Osvaldo Tevere, Hugo Abete, Enrique Fernández y Miguel Angel Segovia.

"Consolidar la unidad"

Tanto los hombres que corresponden a este listado como al primero estaban, al igual que sus jefes, condenados por haber violado la ley de defensa de la democracia.

Los principales fundamentos del perdón presidencial concedido a los 25 reclusos giran en torno de la pacificación nacional, el principal argumento esgrimido por Duhalde para explicar su disposición.

"Las circunstancias históricas por las que atraviesa la República exigen consolidar la unidad" y "restañar viejas heridas del pasado, enfrentando la realidad con la perspectiva de un futuro donde la reconciliación entre los argentinos es condición necesaria para la paz", dice uno de los párrafos.

Se agrega además que "razones humanitarias y el respeto por la dignidad de las personas constituyen deberes fundamentales (...) a cuyo cumplimiento la República está obligada por la Constitución Nacional y los tratados internacionales de derechos humanos", en especial la "Convención Americana de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos".

Respecto de Gorriarán Merlo y de Seineldín, el texto sostiene que informes penitenciarios indicaron que tanto sobre el ex guerrillero como sobre el ex jefe carapintada "han operado el efecto (de rehabilitación), con el período de encierro sufrido, existiendo elementos de convicción que permiten avizorar que su reintegro a la vida en libertad lo será en condiciones de normalidad social".

"En lo que respecta a la medida que se adopta con relación a Gorriarán Merlo y a (su ex esposa y también condenada) Ana María Sívori, cabe esperar que la misma contribuya a recrear la paz social y reconciliación entre los diversos sectores que componen la comunidad argentina", se destaca.

Duhalde, por su parte, dijo haber utilizado "criterios de generosidad política" para propiciar la paz, lo cual "no significa desconocer la existencia de hechos que pretendieron vulnerar el orden constitucional" y por los cuales fueron penalizados los ahora indultados.

El ex presidente Raúl Alfonsín, que ayer visitó a Duhalde en la Casa Rosada, manifestó que tiene que "estar en contra de la medida " desde el punto de vista racional, aunque reconoció que emocionalmente tiene una sensación ambigua" ya que, consideró, ninguno de los beneficiados por la medida representa un peligro para la sociedad.

Autocrítica

  • LA PLATA.- "Si no hicimos más, fue porque no pudimos", aseguró ayer la primera dama Hilda González en su última actividad oficial. En Ensenada entregó mercadería incautada en la Aduana por $ 31 millones. No negó que aspire a ser gobernadora en 2007. "No me pongo techo", respondió a la pregunta puntual. Pero aclaró: "Tampoco me enamoro definitivamente de las cosas".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.