El macrismo es plano, un fenómeno que todavía es difícil de interpretar